Sí es posible luchar contra la explotación sexual infantil

La Explotación Sexual de Niñas, Niños y Adolescentes – ESNNA es una problemática que afecta gravemente los derechos fundamentales de la niñez y adolescencia, sin embargo no somos conscientes del tema, por ello es calificado por muchos como un delito invisible, ya que pese a su gravedad pasa casi desapercibido por el Estado y la sociedad en general.

Por José Soto Lazo | 13 nov 2018 |    
Sí es posible luchar contra la explotación sexual infantil

Algunos estudios nacionales demuestran que hasta el 71,5 por ciento de las mujeres ha experimentado violencia física y/o sexual por parte de un compañero sentimental durante su vida, por lo tanto el problema de la violencia sexual resulta un delito frecuente por lo que resulta preocupante lo que la sociedad en su conjunto realice para prevenir acciones tan infames

Lo que es peor es que en muchos países y también en el Perú, la Explotación Sexual de Niñas, Niños y Adolescentes – ESNNA es una problemática que afecta gravemente los derechos fundamentales de la niñez y adolescencia, sin embargo no somos conscientes del tema, por ello es calificado por muchos como un delito invisible, ya que pese a su gravedad pasa casi desapercibido por el Estado y la sociedad en general.

Empecemos por explicar en qué consiste: la ESNNA es la utilización de menores de edad en actos o representaciones de carácter sexual o eróticos, para satisfacer intereses o deseos de otras personas a cambio de un beneficio económico o pago de otra índole. Desde esta perspectiva, implica reconocer un comportamiento abusivo contra las niñas, niños y adolescentes, en el que se les despoja de sus más elementales derechos.

En otras palabras, se trata de un delito en donde el adulto concibe al menor de edad como un objeto o producto comerciable (susceptible de ser comprado o vendido) para la satisfacción de sus propios deseos y fantasías enfermizas.

La explotación sexual de la niñez y adolescencia, es una actividad lucrativa e ilícita que obedece a un conjunto de prácticas sociales propias de una cultura de ejercicio del poder y violencia frente a quienes, por circunstancias de la vida, suelen ser los más débiles y vulnerables.

De lo anterior, se deduce que cualquier forma de violencia sexual contra las mujeres o niñas es un problema de grandes proporciones que tiene consecuencias en su vida, en su entorno y en cada uno de los contextos en los que la víctima se desarrolla.

Si intentamos explicar las razones de su existencia, podemos afirmar que la ESNNA responde a múltiples factores que trascienden a cualquier entorno o situación particular. Si bien es cierto se estima que miles de niños y niñas son explotados sexualmente, este delito posee como características principales: la clandestinidad y la tolerancia social, además de ser un delito oculto para algunos, existe un altísimo nivel de indiferencia de la sociedad, lo que demuestra la necesidad de fomentar una mayor responsabilidad de todos para prevenir y eliminar la explotación sexual.

Hablemos claro, se trata de un fenómeno extenso y grave, sus huellas (culpa, humillación, depresión, pérdida de autoestima, entre otras) son heridas que alteran y dañan la vida misma de las niñas, niños y adolescentes, comprometiendo seriamente su desarrollo integral. Por sobre todo es una problemática que afecta gravemente los derechos fundamentales de la niñez y adolescencia en el Perú.

Lamentablemente, no se dispone de una cifra precisa y confiable que muestre la dimensión del problema en toda su magnitud, se conoce que la mayoría de casos se reportaron en las regiones Lima, Cusco, Iquitos, Puerto Maldonado y Puno. Eso quiere decir que el peligro existe a la vuelta de la esquina, por eso es necesario tomar conciencia del problema al que se exponen nuestros niñas, niños y adolescentes.

Esta situación de vulnerabilidad exige una especial protección por parte del Estado, la familia y la comunidad. Cabe señalar que el 93% de las menores explotadas sexualmente tiene entre 12 y 17 años.

En el ámbito del turismo, esta actividad perjudica los esfuerzos desarrollados para la creación y consolidación de lugares turísticos y para lograr un mayor número de llegadas internacionales al país, dado que es un problema que existe en importantes destinos de nuestro país, donde participan de manera oculta o notoria algunos malos operadores turísticos.

La explotación sexual de niños, niñas y adolescentes en turismo es un delito que en las últimas décadas ha cobrado mayor importancia, en especial en la agenda nacional, por lo que no se puede negar que es una realidad presente pero que cada día va en aumento, lo que preocupa, es lo mucho que hay por realizar en este tema.

Mientras no podamos sancionar adecuadamente a los actuales explotadores, una forma eficiente de ayuda es la prevención, para lo cual se debería aplicar un programa de sensibilización, que enseñe a las niñas, niños y adolescentes, autoridades, empresarios y población en general las consecuencias de participar en un delito como la explotación sexual infantil y nos permita superar las barreras de la tolerancia social, que no nos permite rechazar de manera contundente que se explote a niñas, niños o adolescentes.

Pero además, no se debe permitir que esta clase de delincuentes queden libres o impunes y también no deben abandonarse a su suerte a las víctimas recobradas en los operativos desarrollados, al contrario debe garantizarse la asistencia, protección y rehabilitación de las víctimas, así como su reinserción dentro de sus familias y la sociedad en su conjunto, de no hacerlo nada se habrá logrado y este delito se mantendrá como un grave peligro para muchas personas.

Se debe proporcionar al público información sobre la explotación sexual y sobre los medios para prevenirla. Para muchos la explotación sexual es considerada un tema tabú y existe un mutismo generalizado en cuanto a estas prácticas que afecta el mundo entero.

Seamos conscientes que todos podemos contribuir a combatir la explotación sexual al mantener a los peruanos correctamente advertidos acerca de tales prácticas y al denunciar oportunamente a quienes explotan a los niños a las autoridades correspondientes. ¡Es momento de tomar la decisión correcta!

Eco. JOSE SOTO LAZO

jsoto2503@gmail.com

Referencia
jhsl

    José Soto Lazo

    José Soto Lazo

    Sobre Turismo
    José Soto Lazo comparte 29 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.