PERÚ: ¿QUÉ HACE FALTA?

El presente artículo busca precisar cuáles son los verdaderos problemas a enfrentar en el Perú, dado que en la agenda nacional éstos no son visibilizados por la mayoría de peruanos. Nos dicen que somos un país rico cuando en realidad solo somos un país lleno de recursos naturales. Es imprescindible perder de vista que la riqueza de un país no se calcula solamente en función de la posesión de recursos naturales.

| 22 junio 2017 02:06 PM | Turismo | 4.3k Lecturas
PERÚ: ¿QUÉ HACE FALTA?
JHSL
4317

PERÚ: ¿QUÉ HACE FALTA?

El presente artículo busca precisar cuáles son los verdaderos problemas a enfrentar en el Perú, dado que en la agenda nacional éstos no son visibilizados por la mayoría de peruanos. Nos dicen que somos un país rico cuando en realidad solo somos un país lleno de recursos naturales. Es imprescindible perder de vista que la riqueza de un país no se calcula solamente en función de la posesión de recursos naturales. En realidad, la riqueza nacional se mide por la capacidad de adoptar las medidas necesarias para lograr la competitividad global. He aquí el principal problema a superar.

Por otro lado, nos mencionan que pronto podríamos ser un país desarrollado, lo que no dicen es que si se quiere alcanzar el desarrollo será necesario una política de Estado seguida por diferentes gobiernos que tomen en cuenta una serie de reformas económicas, políticas y sociales. Lo cual parece una situación muy lejana y poco probable.

Las perspectivas generadas por tal anuncio y la realidad en que vive nuestra sociedad, generan entre nosotros paradigmas negativos sobre el desarrollo futuro. Para ser un país desarrollado tenemos que dejar de apoyar estos modelos mentales negativos, los cuales solo se irán suprimiendo, en la medida en la que los gobiernos eduquen mejor a la población. La educación hace libre y nivela a las personas, constituyéndose en la base para acabar con la pobreza y la mediocridad. Seamos conscientes que todos los países desarrollados tienen en común: una buena educación. Este es otro gran problema a superar en el país.

Un país desarrollado realiza con buenos proyectos lo que necesita en energía, infraestructura, minería, gas, turismo, petróleo, en fin, en todo lo que requiere. La diferencia con otras sociedades es que en ellas todos son conscientes de las necesidades y en conjunto adoptan medidas para superarlas. Es decir dejan de estar rivalizando y evitando que los gobiernos tengan éxito, aún a costa del nivel de gobernabilidad más aconsejable.

Pero además se requiere tener un eficaz Poder Judicial y un Ministerio Público confiable, transparente, justo y rápido; un Congreso de la República que además de tener representación popular actúe de forma coherente en la búsqueda de las leyes que se necesitan y un Poder Ejecutivo que se encargue de la implementación de medidas para aumentar el bienestar del pueblo. Deberíamos anhelar un país donde los sectores más pobres, por sus propios esfuerzos y con el apoyo del Estado, puedan superar esa pobreza.

El Perú posee una economía sólida, que en un futuro nos puede proporcionar una repartición equitativa de la riqueza, porque ahora los beneficiados son unos pocos, la gente más necesitada, que es la mayoría, sigue viviendo en la misma miseria de hace tres décadas.

Debemos mantener la apertura de los mercados, para que se convierta en la real fuente del crecimiento económico, situación que debe de ser complementada con la superación de la calidad del capital humano, a través de la mejora en la calidad de la educación, la salud y el crecimiento de la inversión privada, que posibilite la optimización del clima de negocios sin la corrupción, que tantos años hemos padecido.

El Perú carece de una clase media empresarial, pues tiene una estructura productiva con muchas micro y pequeñas empresas informales de muy baja productividad con salarios de subsistencia, concentradas en el sector servicios y un grupo reducido de empresas grandes y competitivas internacionalmente. El turismo es un claro ejemplo.

Para que pueda surgir masivamente esta clase media empresarial necesitamos liberarla del peso de un Estado disfuncional, con regulaciones sin sentido, las que generan incentivos perversos que facilitan la corrupción y la asignación de recursos de manera ineficiente. Por lo que urge una reforma que sin duda erradique la corrupción, disminuya la inseguridad, desarrolle y genere un poder judicial que respete los derechos de de todo los individuos.

Estuvimos creciendo durante la última década, debido a que logramos una estabilidad macroeconómica, hemos abierto la economía al mundo y empezado a desarrollar el sistema financiero, no obstante el país tiene todavía una enorme brecha en infraestructura que cohíbe el crecimiento de la productividad y genera una desventaja competitiva frente a países de similar desarrollo.

El Perú ha llegado esta situación de enorme informalidad y concentración de la producción en pequeñas empresas de baja productividad, porque las políticas públicas han incentivado la informalidad y la pequeñez debido al alto costo de hacer negocios formales y no pequeños.

El nuevo reto es lograr un crecimiento acelerado y sostenido pero de mejor calidad que el alcanzado hasta la fecha. Tener una visión más completa del desarrollo quizás ayudaría a responder a ¿Qué falta para desarrollarnos?, pero además da una idea de la magnitud del desafío, lo cierto es que lo faltante que se observa en cada uno de los sectores económicos no se va a ir cerrando automáticamente conforme el país crezca.

Para cerrar las múltiples brechas que nos separan del desarrollo se requiere un esfuerzo consciente y organizado. Esto involucra realizar reformas en áreas fundamentales del funcionamiento de la economía y la sociedad. Por fin, comprendamos que una nación desarrollada debe ser entendida como un país en el cual todos los ciudadanos y emprendimientos cuenten con las condiciones y oportunidades necesarias para competir y aprovechar su potencial.

Autor: JOSÉ SOTO LAZO

jsoto2503@gmail.com


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


Fuente: > JHSL
José Soto Lazo

José Soto Lazo

Sobre Turismo

Soy Economista con 30 años de experiencia en turismo