Es momento de precisar ¿qué es una política pública?

En circunstancias en las que el desarrollo económico y social del Perú requiere de verdaderas políticas públicas, es bueno reflexionar sobre este tema.

| 12 junio 2018 03:06 PM | Turismo | 1.5k Lecturas
1587

En circunstancias en las que el desarrollo económico y social del Perú requiere de verdaderas políticas públicas, es bueno reflexionar sobre este tema. La política es un concepto muy amplio, generalmente relativo al dominio, que puede definirse como una forma ideológica que concentra el poder en un grupo de personas para alcanzar ciertos objetivos, que suponen conciliar los intereses de toda una población. Se dice que es el arte de gobernar, pero gobernar es una tarea compleja, aunque necesaria y muy importante en una sociedad, mientras que las políticas públicas corresponden a soluciones específicas de cómo manejar los asuntos públicos.

En esa medida, el objetivo de los políticos consiste en llegar a establecer buenas políticas públicas es decir establecer los pasos para encaminar decisiones gubernamentales que priorizan agendas importantes y que supuestamente tienden a cubrir necesidades apremiantes, resuelven problemas y satisfacen intereses. Así como el logro principal de una empresa privada no es su organigrama, sino la generación de sus utilidades, lo importante en el gobierno son sus resultados, más que su estructura. En ese sentido, los gobiernos debieran ser instrumentos para la realización de políticas públicas.

Por ello, una política pública de calidad corresponde a aquellos cursos de acción y flujos de información relacionados con un objetivo político que son desarrollados por el sector público, frecuentemente, con la participación de la comunidad y el sector privado. Entonces, deberá incluir orientaciones o contenidos, instrumentos o mecanismos, definiciones o modificaciones institucionales y en especial la previsión de resultados.

Pero cabe precisar que las políticas públicas incluyen tanto temas de gobierno como de Estado. Estas últimas en realidad son políticas de más de un gobierno, lo que plantea una determinación de largo plazo, pero que es necesaria iniciar ahora y no dejar para mañana. También es posible considerar como políticas de estado aquellas que involucran acciones multisectoriales o requieren del conjunto de los poderes del estado en su diseño o ejecución.

Los gobiernos de turno tienen que deben convertir los programas ofrecidos en políticas públicas para su período y aquí empiezan sus problemas. Esta determinación es también un modo de priorizar lo que se es posible desarrollar. Lo habitual es que no haya políticas públicas óptimas, sino un rango de soluciones posibles y esto porque no hay forma de escoger la mejor política pública. Pero es un deber de los gobiernos elegir cursos de acción, por ende las nuevas políticas gubernamentales corresponden a una selección de temas y objetivos del programa de gobierno, las cuales se vienen a sumar a la multitud de políticas en desarrollo y allí empiezan los problemas de credibilidad.

También lo característico de la política es la decisión en función de la disponibilidad de los presupuestos públicos, porque no todo lo necesario puede ser provistos por el mercado u otros mecanismos privados. Solo imaginemos un mundo en el que todos tengan el mismo acceso a los recursos. Algunas personas tendrían menos de lo que tienen ahora, pero muchas personas tendrían más.

En ese sentido, las políticas públicas resultan claves porque visibilizan lo que los gobiernos hacen o pueden hacer, pero lo cierto es que la decisión tomada no nos anticipa cuáles serán los resultados que las políticas públicas producen. Por lo tanto, se debería definir con un sentido estratégico, para promover determinados resultados de la acción pública en su conjunto, siempre con una gran dosis de realismo y al mismo tiempo tratando de cubrir las necesidades básicas de la población, lo cual representa un tremendo desafío a solucionar.

Sabemos también que establecer las prioridades del desarrollo nacional es aún un reto por satisfacer en muchos gobiernos modernos. Muchas veces confiamos que una política se presente bajo la forma de un conjunto de prácticas y normas que emanan de uno o varios actores públicos con ambiciones diferentes, pero con necesidades similares, esto es un conjunto de acciones que manifiestan una determinada forma de intervención del Estado, en relación con un tema que concita la atención, interés o movilización de otros actores en la sociedad civil.

En países como el nuestro, la política supone un proceso complejo que se inicia al identificar un problema económico-social o políticamente relevante, que continúa con una toma de posición por parte del gobierno ante dicha cuestión y que requiere un conjunto de acciones estatales dirigidas a mantener, transformar o modificar la realidad o el contexto en el que los actores intervienen o los propios comportamientos de los actores afectados por la política.

Pero en la realidad, las políticas públicas son la resultante de conflictos entre actores sociales, económicos y políticos que se manifiestan al interior del sistema político. Hablar de “conflicto” nos enfrenta a una situación que nos resulta común, por ello de manera general, se puede afirmar que el conflicto está presente en nuestras vidas y en todas nuestras relaciones.

La puesta en marcha de una política pública sino está diseñada de manera participativa, puede conllevar a conflicto por el solo hecho de concretarse, sino se consideran las diferentes perspectivas y visiones respecto del tema de la política. Desde esta perspectiva, la política pública unida a la participación ciudadana puede gestionar espacios de negociación, una deliberación más legítima y acuerdos más sostenibles y tolerables.

Por lo anterior, ésta es la importancia de los procesos de toma de decisiones en el marco de una planificación participativa, por lo que la determinación de una política pública está muy ligada a nuestras vidas tanto que no podemos prescindir de ellas, porque decidir no tomar una decisión implica de por sí haberlo hecho, lo que sí podemos decidir es si la queremos definir nosotros o si preferimos que otros lo hagan.

Autor: Eco. José Soto Lazo

jsoto2503@gmail.com

Loading...



Fuente: > jhsl
José Soto Lazo

José Soto Lazo

Sobre Turismo

Soy Economista con 30 años de experiencia en turismo