ES HORA QUE MIREMOS EL FUTURO

Actualmente nos sumergimos en problemas y en discusiones justificadas o no, pero olvidamos que no podemos darnos el lujo de detenernos en situaciones del pasado, tenemos que mirar al mundo de modo diferente y encontrar respuestas porque es en el presente que estamos construyendo el futuro.

Por José Soto Lazo | 24 ene 2018 |    
ES HORA QUE MIREMOS EL FUTURO

Actualmente nos sumergimos en problemas y en discusiones justificadas o no, pero olvidamos que no podemos darnos el lujo de detenernos en situaciones del pasado, tenemos que mirar al mundo de modo diferente y encontrar respuestas porque es en el presente que estamos construyendo el futuro.

Además, es necesario ser conscientes que las circunstancias nos obligan a ver el futuro, porque somos parte de los cambios extremadamente rápidos e interrelacionados, que nos afectan de una u otra forma. Por lo tanto es importante decidir si nos enfocamos sobre el futuro o no o simplemente nos quedamos discutiendo el presente.

Pensar en el futuro es una nueva actitud sobre el mundo, sobre la sociedad, sobre las relaciones de la sociedad con la naturaleza, por eso también es un proyecto social. Debemos tener en cuenta que el futuro es donde pasaremos el resto de nuestra vida y hoy existen herramientas para poder anticiparnos a ella.

Pero no se trata de predecir el futuro, ni de adivinarlo, menos de usar medios que tradicionalmente han sido empleados para ello: la astrología, las cartas, los caracoles, las runas, el café, los cuarzos, etc. Tampoco se trata de diseñar una sociedad ideal, ni de inventar un futuro pesimista basados en supuestos con la información actual, como de alguna manera lo hace la ciencia ficción.

En mi opinión, el conocimiento del pasado, presente y futuro suministra una visión amplia y enriquecida de la vida, ya que vivir solo en el pasado si bien nos facilita elementos valiosos, obstaculiza nuestro raciocinio, dado que nos proporciona una visión incompleta y parcial de los acontecimientos.

Durante mucho tiempo se ha explorado el pasado para investigar qué ocurriría en el futuro, nos limitábamos a hacer previsiones basándose en los datos disponibles. Observaban lo que ocurrió ayer, en diversas zonas y tendencias de los mercados y lo extrapolaban a lo que ocurriría mañana, suponiendo que la historia se repetiría. Ese tipo de información puede ser muy útil, pero seamos claros no procura la información que necesitan los especialistas para saber lo que los consumidores harán en el futuro.

La Prospectiva es una forma de planeación de nuestra vida personal y profesional y tiene la posibilidad de crear nuestras fantasías y volverlas futuros posibles conciliando las situaciones reales. Es la manera cómo se estudia, clasifica y procesa nuestros proyectos, sueños, esperanzas y temores que guían nuestra actividad presente y lo convierten en imágenes para el estudio del futuro, por eso es fundamental para el estudio de los problemas político-sociales de la actualidad.

Entendamos que una de las tareas fundamentales de la prospectiva es hacer reflexionar a la gente sobre el futuro que realmente quiere y puede lograr. El propósito es que la gente recapacite y ayude a clarificar sus ideas sobre el futuro, para que con ello se pueda mejorar la calidad de las decisiones que impactarán en ese mañana.

Si empezamos a incursionar en la Prospectiva es transcendental desarrollar la imaginación creativa, nuevas formas de pensar y una capacidad de análisis que permita ampliar el pensamiento más allá de donde ven nuestros ojos.

En un mundo de caos, complejidad y cambio, son necesarias nuevas herramientas para entender a un mundo que se ha vuelto una interconexión de redes y estructuras sistémicas. La palabra caos en lenguaje ordinario se usa para describir condiciones de turbulencia, desorganización o volátiles, sin embargo, la ciencia le ha dado un nuevo significado. La teoría del caos es el nombre popular para la teoría de los sistemas dinámicos o estudios no lineales.

Vamos a necesitar un equilibrio del ser humano para enfrentar un mundo diferente que se viene lleno de experiencias nuevas, conocimientos infinitos, nuevas carreras, mayores interconexiones. Ya nada será fácil.

La prospectiva como herramienta metodológica abre un cúmulo de posibilidades a quien la use, pues facilita la toma de decisiones ante la consideración de un abanico de oportunidades, no plantea meras soluciones estándar ante problemas estándar, permite la construcción de diferentes escenarios que nos aseguren estrategias exitosas, por consecuencia será primordial para el diseño de políticas y tendrá la posibilidad de prevenir las crisis y conflictos.

Pero no es un ejercicio exclusivamente intelectual, si bien hay aportes teóricos muy fundamentados, que amplían la claridad de los pensamientos, este método está concebido para la acción, pues ahí es donde se concreta el futuro, por lo tanto no es ficticia, influye en las decisiones y los acontecimientos, por lo tanto no plantea sistemas, planes o proyectos irrealizables.

Por ejemplo, en turismo, existe la necesidad de realizar un estudio prospectivo, que explore los escenarios del futuro, por lo tanto es necesaria para poner en marcha un proceso de reflexión y de análisis sobre el modelo turístico a aplicar, de manera que las respuestas conseguidas puedan ser utilizadas para la formulación de estrategias por los agentes que operan en el sector.

Los estudios de prospectiva permitirían reducir la incertidumbre ante el entorno cambiante que caracteriza al turismo. Además, permite incorporar capacidad de anticipación a las entidades y organizaciones pero no garantiza su realización, es decir no predice, sino que anticipa el posible o probable futuro.

La prospectiva turística aportaría una visión científica novedosa y flexible para lograr estrategias en el largo plazo, permitiendo reducir la incertidumbre ante el entorno cambiante que caracteriza al turismo. Además, permite incorporar capacidad de anticipación a las entidades y organizaciones pero no garantiza su realización, es decir no predice, sino que anticipa el posible o probable futuro.

Uno de los retos más grandes que tiene el análisis prospectivo es nuestra capacidad para descubrir el futuro y poder estructurarlo en el presente de la manera en que pueda construirse el futuro preferido.

¡¡Basta ya, es hora que dejemos de hablar solo del pasado y pensemos que lo importante es construir el futuro que muchos anhelamos!!

Autor: Eco. JOSÉ SOTO LAZO

jsoto2503@gmail.com

Referencia
JHSL

    José Soto Lazo

    José Soto Lazo

    Sobre Turismo
    José Soto Lazo comparte 29 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.