El Perú como un gran desafío

La agenda pública está conformada por una serie de discusiones efímeras, por lo que muy poco se habla de lo que realmente requiere el país para salir de esta crisis que nos agobia a todos. Quizás sería mejor no hablar tanto de lo mal que sucedió sino de lo que debe hacerse en el presente para avizorar un mejor futuro.

Por José Soto Lazo | 24 agosto 2018 |  4.6k 
El Perú como un gran desafío 4613  

La agenda pública está conformada por una serie de discusiones efímeras, por lo que muy poco se habla de lo que realmente requiere el país para salir de esta crisis que nos agobia a todos. Quizás sería mejor no hablar tanto de lo mal que sucedió sino de lo que debe hacerse en el presente para avizorar un mejor futuro.

El país no solo demanda solucionar sus problemas institucionales y particulares, sino que además se necesita de verdaderas políticas públicas, que nos saquen del fondo que a veces nos hace sentir desesperados y angustiados. Todo lo ocurrido debería presentarse como un gran desafío, por lo que lo que realmente necesitamos es una actitud proactiva, porque solo así nos dedicaremos a cosas con respecto a las cuales se puede hacer algo.

La única salida es tener buenas políticas que nos posibiliten el bienestar que todos anhelamos. Por muchas razones, la política es un concepto muy amplio y a veces difuso y que parece perverso, por lo que me propongo explicar ¿en qué consiste la auténtica política?

Más que un concepto oscuro, está generalmente relacionado al poder, pero al poder hacer bien las cosas, recordemos que se define como una forma ideológica que concentra la hegemonía de un grupo de personas para alcanzar ciertos objetivos superiores, que suponen conciliar los intereses de toda una población.

Se dice también que política es el arte de gobernar, pero gobernar es una tarea compleja, aunque necesaria y muy importante en una sociedad. Es en esa medida que las políticas públicas corresponden a soluciones específicas de cómo manejar los asuntos públicos, que nos competen a todos.

Por otro lado, el real objetivo de los llamados políticos consiste en llegar a establecer beneficiosas políticas públicas, es decir establecer los pasos para encaminar decisiones gubernamentales que prioricen agendas importantes y que tiendan a cubrir las necesidades apremiantes, resuelvan problemas y satisfagan diferentes intereses. Por lo tanto, su realización busca resultados para todos provechosos y por lo tanto es lo que siempre deberíamos demandar de dichos políticos.

Una política pública de calidad implica cursos de acción y flujos de información relacionados con un objetivo político que son desarrollados por el sector público, frecuentemente, con la participación de la comunidad y el sector privado. Pero cabe precisar que las políticas públicas incluyen tanto temas de gobierno como de Estado. Estas últimas en realidad son políticas de más de un gobierno, lo que plantea una decisión de largo plazo, pero que es necesaria iniciar ahora y no dejar para mañana.

En estos términos, el gran desafío del Estado sería lograr el cumplimiento de los

Objetivos de Desarrollo Sostenible, que son:

1. Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo.

2. Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.

3. Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades.

4. Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos.

5. Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas.

6. Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos.

7. Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos.

8. Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.

9. Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación.

10. Reducir la desigualdad en y entre los países.

11. Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

12. Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles

13. Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.

14. Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.

15. Promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y frenar la pérdida de la diversidad biológica.

16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles

17. Fortalecer los medios de ejecución y revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible

Estas son metas globales a alcanzar en el 2030, para todos los países del mundo en conjunto, en especial para el Perú, quien debería avanzar si es posible más allá de lo que plantean éstos propósitos. Sería mejor debatir qué hacer ahora para alcanzarlas.

A mi juicio, promover el desarrollo humano y recuperar al ser humano como centro de la actividad del Estado, solo será posible si se pone en práctica políticas públicas, realmente efectivas para solucionar toda esta gran problemática económica y social.

El trabajo requerido es vasto y complejo, por lo que cada nivel de gobierno de tiene que convertir los programas ofrecidos en políticas públicas, que no se reduzca al accionar en función de un rango de soluciones presupuestalmente posibles. Se convierte en un deber de los gobiernos elegir cursos de acción más adecuados y por ende las nuevas políticas gubernamentales corresponden a una selección de temas y objetivos, las cuales se vienen a sumar a la multitud de políticas en desarrollo.

Sabemos también que establecer las prioridades del desarrollo nacional es aún un reto por satisfacer en muchos gobiernos modernos. Muchas veces confiamos que una política se presente bajo la forma de un conjunto de prácticas y normas que emanan de uno o varios actores públicos con intereses diferentes, pero con necesidades similares, esto implica un conjunto de acciones que manifiestan una determinada forma de intervención del Estado, en relación con un tema que concita la atención, o la movilización de otros actores en la sociedad civil.

En países como el nuestro, la política supone un proceso complicado que se inicia al identificar un problema económico-social o políticamente relevante, que continúa con una toma de posición por parte del gobierno ante dicha cuestión y que requiere un conjunto de acciones estatales dirigidas a mantener, transformar o modificar la realidad o el contexto.

Sin embargo, debe precisar que en la realidad, las políticas públicas son la resultante de conflictos entre actores sociales, económicos y políticos que se manifiestan al interior del sistema político. Hablar de “conflicto” nos enfrenta a una situación que nos resulta común, por lo que es posible afirmar que el conflicto está presente en nuestra existencia y en todas nuestras relaciones.

Por lo anterior, resulta importante que los procesos de toma de decisiones se realicen en el marco de una planificación participativa, por lo que la determinación de una política pública está muy ligada a nuestras vidas tanto que no podemos prescindir de ellas. En el Perú no podemos darnos ese lujo, especialmente en turismo, es momento de definir y aplicar importantes políticas públicas que nos permita determinados resultados de la acción pública.

[b]Autor: Eco. José Soto Lazo

jsoto2503@gmail.com[/b]

Referencia
JHSL



    José Soto Lazo

    José Soto Lazo

    Sobre Turismo
    José Soto Lazo comparte 26 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario