Se debe reducir las tragedías en vías del Perú

Especialista en temas de transporte propone crear una autoridad única del sector, instaurar una escuela nacional de pilotos, fundar el instituto superior de tránsito, entre otras ideas.

| 05 junio 2014 11:06 PM | Transporte | 13.9k Lecturas
Se debe reducir las tragedías en vías del Perú
Urge reducir la fatalidad en las vías del país
Por: Federico Battifora Laca
13976

Terminé de escribir estas líneas el jueves 20 de marzo. Ocho muertos y una treintena de heridos en la Av. Néstor Gambetta, (Callao) producto, una vez más, de un incidente de tránsito revestido de fatalidad; y, como siempre, las autoridades de turno empiezan su acostumbrado juego del gran bonetón, plagado de mediocridad por cierto, uno culpa al otro, el otro a aquél y el abogado del irresponsable piloto, dizque piloto profesional, tratando de minimizar la responsabilidad absoluta de este homicidio culposo.

Se trata de echar la responsabilidad a los frenos del camión, omitiendo la fatiga e impericia técnica del chofer como siempre, lo que nos transparenta ante el mundo entero, ya que esta noticia ya es de conocimiento mundial, como una colectividad de quinta, siempre responsabilizando a otros y nunca asumiendo cada uno lo que le toca como responsabilidad.

El ministro de Transporte, “supuestamente” el líder del sector” es la autoridad actual del ente rector del transporte. De repente a partir de hoy estará manifestándose, pero más por presión mediática que por conciencia y sentido de la responsabilidad.

Ningún objetivo de la Prevención en Seguridad Vial se cumple en nuestra patria, estos señores que gobiernan el tránsito y transporte en nuestra patria, cada año que pasa, sobre este tema, siempre “se van de rositas” porque no rinden cuentas a nadie, no tienen por cierto resultados positivos ya que cada año estamos peor y menos el establecimiento de objetivos a cumplir anualmente que entre otros, debería ser la reducción de la fatalidad en nuestras pistas “Cueste lo que cueste”.

La vida de los peruanos cuesta muchísimo más de lo que cuesta poner en práctica acciones de Prevención en Seguridad Vial, así se denomina la disciplina técnica que debemos implementar urgentemente en nuestra patria, para alcanzar el estado de seguridad vial, absolutamente ausente en nuestras pistas.

Entendiendo que exista de parte de la autoridad política de turno voluntad política de transformar esta orgía de sangre que pone de manifiesto el poco valor a la vida que tenemos como colectividad.

¿Qué hacer?

1.Es imprescindible constituir una autoridad única para que gobierne el tránsito y transporte en nuestra patria, que reporte directamente al Presidente de la república o al ministro de Transporte de turno, pero con objetivos anuales claros y visibles ante la opinión pública, que de no cumplirse dé un “paso al costado”.

Importante: Es recomendable que ninguna de las personas que integre este equipo debe tener aspiraciones o “ambiciones “de carácter político.

2. Integrar y comprometer públicamente al Poder Judicial como un brazo o herramienta esencial para evitar las leguleyadas conocidas y practicadas en este tema, salvando la responsabilidad civil y penal de los diferentes actores en el transporte y tránsito en el Perú.

3.Dentro del período de emergencia que debe establecerse en 2 años calendario, el grupo responsable de llevar a cabo la REVOLUCIÓN del tránsito y transporte en nuestra patria deberá integrar a la Policía de tránsito del Perú, pero creando un cuerpo especializado de élite con una formación diferente y por cierto con otro nivel de remuneración para que en este lapso de tiempo se preparen intensivamente para que vayan reemplazando a los actuales policías de tránsito.

4. En este período de emergencia la Presidencia de la República y el Ministerio de Transportes deben lanzar una intensa campaña de sensibilización cuya primera etapa debe durar los 24 meses establecidos para este período de emergencia denominado “REVOLUCION” que tenga como eje comunicativo el compromiso de todos los ciudadanos.

5. La fiscalización en este período deberá ser exhaustiva.

6. Las sanciones a los INCORREGIBLES en este período, deberán ser drásticas.

7. Implementar en este período una renovación estricta de las licencias de conducir de los pilotos profesionales, a través del establecimiento de estándares de clase mundial, entendiendo que el trabajo de conducir vehículos de ALTO RIESGO profesionalmente requiere de competencias especiales. Se acabó la triste creencia que en el PERU cualquiera puede conducir.

8. Crear el colegio Formador de formadores de los futuros pilotos profesionales del Perú.

9. Preparar las bases para la futura escuela nacional de pilotos profesionales de vehículos de alto riesgo.

10. Fundar el instituto superior de tránsito y transporte dirigido a las personas que deberán gobernar los destinos de esta actividad tanto para los administradores como para los gestores y empresarios.

Federico Battifora Laca


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital