Nada de alcohol (I)

Me pregunto si la ebriedad al conducir está regulada de una manera adecuada. Estamos a favor de que la embriaguez de los conductores sea una práctica a desterrar en el país, la tolerancia debe ser cero al transporte público y al privado.

| 09 noviembre 2009 12:11 AM | Transporte | 511 Lecturas
Nada de alcohol (I) 511

También somos un país de extremos, no solamente en las personas, sino en las respuestas institucionales frente a los problemas sociales. No hacemos nada para resolverlos y a la vez queremos hacer todo cuando se nos enrostra la falta de voluntad para solucionarlos. En primera línea tenemos, a nuestro alicaido Congreso -no me ufano de su situación al contrario lamento su decrepitud- quienes solamente reaccionan para regular la ebriedad al conducir frente a la alta siniestralidad que muestran día a día las cifras, donde un % de estos accidentes corresponde a conductores ebrios.

Los congresistas ven las altas cifras de la siniestralidad, y sin mayor análisis asumen que estas se deben al transporte público y, peor aún, se mentalizan que son los conductores del transporte público quienes generan el mayor número de accidentes por ebriedad, su respuesta es una ley contra estos beodos del volante. Producto del “sesudo análisis”, tenemos la cuasi ley penal que reduce los niveles de alcohol y agrava las penas, pero solamente a los conductores del transporte público se les aplica la tolerancia contra el alcohol.

Si antes podían conducir con 0.5 g/l, a partir de la fecha se les reduce a 0.25 g/l., además de agravar las penas contra estos conductores, el chofer del transporte público no debe ingerir ni una gota de alcohol antes ni durante la conducción.

Dr. Luís Flores Fernández
Colaborador


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD