El estrés facial

Las actividades y la falta de tiempo provocan en el hombre una serie de trastornos. Uno de ellos es el estrés que se traduce en una serie de perjuicios para su salud y por lo tanto en su aspecto físico.

Por Diario La Primera | 12 ago 2008 |    
El estrés facial
La relajación y el descanso combaten el estrés.

Dicho fenómeno se manifiesta en una pérdida de tono. Es decir, las células de la piel están bajo presión y tienen que tirar de las reservas cutáneas para defenderse y mantener su actividad. Esto induce a una deficiencia de oligoelementos, sales minerales, vitaminas y magnesio, por eso la piel se ve más cansada cada día.

En el caso de cansancio y agotamiento, esta tensión muscular subyacente produce una crispación de la capa cutánea que deriva en la formación de rasgos marcados en la superficie de la piel. Otra consecuencia del estrés facial es el aumento de la irritación cutánea, la que ocasiona sensibilidad en la piel ante cualquier agresión exterior, en particular al afeitado.

Combátelos
Estos efectos pueden combatirse acudiendo a cualquier tipo de técnica de relajación, masajes, etc. Sin embargo, primero deben hacerse cambios en los hábitos diarios e incluir un pequeño descanso y relax durante el día. La alimentación rica en vitaminas y sales minerales será importante, al igual que el uso de un buen complemento cosmético que supla las carencias de la piel.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.