Comprando con dinero invisible

Cuando se trata de pagar las compras vía Internet, la mejor forma de hacerlo hasta ahora es usando los códigos de la tarjeta de crédito o débito. ¿Pero sabía que existen otras formas para concretar transacciones con mayor seguridad sin proporcionar ninguna clave?

Por Diario La Primera | 23 febrero 2009 |  1.9k 
Comprando con dinero invisible
Hoy por hoy, existen nuevos mecanismos de comprar sin hacer uso directo de la tarjeta de crédito.
Sin tarjeta de crédito
1958  

En la actualidad diversos sistemas de pago electrónico ayudan a sufragar las compras sin que haya que dar los datos que identifican la tarjeta o la cuenta corriente, y que tratan de aportar una mayor seguridad y espantar los miedos que puedan existir hacia la compra en Internet. Así, se puede optar por Paypal, Google Checkout, Amazon Payments o Bill Me Later, entre otros sistemas de pago online.

Correito manda
De propiedad de eBay, Paypal lidera este tipo de pagos que se caracterizan por no usar directamente las tarjetas de crédito. Su idea es original y efectiva porque reemplaza los dígitos de una cuenta bancaria por una dirección de correo electrónico.

Los compradores dan toda información de su tarjeta a Paypal, que después intermedia en todo el proceso de pago, de forma que ni el que vende ni el que compra conocen nunca los datos reales de la tarjeta o de la cuenta corriente de la otra persona. En esta forma de pago no hay coste para el comprador y Paypal cobra al vendedor un porcentaje de cada transacción.

A través de este sistema, el comprador lo único que tiene que hacer es dar su cuenta de correo electrónico y su password otorgado por PayPal y la transacción comercial se hará efectiva.

Otras empresas que han puesto en marcha este servicio para sus usuarios son Google, a través de Google Checkout, y Amazon, con su sistema Amazon Payments. Hay además páginas como Moneybookers o ClickandBuy. Cada compañía recibe una comisión de 20 a 35 centavos de Euro por transacción.

Cóbrame después
Bill Me Later es sin duda una de las alternativas más originales para pagar en Internet, porque este sistema permite comprar sin necesidad de una tarjeta de crédito. A diferencia de los otros servicios online, este sistema, que hasta ahora sólo funciona en Estados Unidos, evalúa rápidamente el grado de solvencia económica y crediticia del comprador a través de un vínculo en línea con las principales centrales de riesgo y algunos sistemas bancarios.

Este método apuesta por una sencillez extrema y únicamente solicita la fecha de nacimiento y los últimos cuatro dígitos del número de la Seguridad Social. A partir de estos datos comprueba la solvencia de una persona y el posible riesgo en la compra que se efectúe. En este punto se diferencia de las tarjetas de crédito, que establecen un límite máximo de gasto mensual pero con frecuencia no comprueban el riesgo del usuario, como sí lo hace Bill Me Later.

Trueque informático
La vieja práctica del trueque también llegó al ciberespacio Trialpay, es un servicio que supone una forma de comprar programas informáticos gracias a la adquisición de otros productos. Este mecanismo necesita de la participación de tres: la compañía de software, el comprador y la empresa que quiera solventar la compra a través de otro producto.

A través de Trialpay el cibernauta puede adquirir por ejemplo libros a cambio de que la librería obtenga un software de antivirus para su uso. De esta forma la triangulación hace efectivo el trueque.
Referencia
Propia

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
Loading...

Deje un comentario