La vida de las escort en Colombia: ¿cómo viven su profesión?

Por años, los servicios de escort han sido mal vistos por quienes dicen llevar una vida intachable. Sin embargo, no conocen las circunstancias que llevaron a cada mujer a conseguir este empleo. Por eso, se ha creado un blog en la página pasión prepagos donde muestran su perspectiva personal del mundo donde viven.

Por La Primera Digital | 02 jul 2018 |    
La vida de las escort en Colombia: ¿cómo viven su profesión?
Son pocas las personas que comprenden la difícil situación que viven las mujeres de esta labor
¿Qué noticias puedes conseguir en este periódico?

Todo tipo de información referente a lo que viven estas mujeres en Colombia ha sido plasmado en una web para darle la noticia al mundo. Es un sitio gratuito donde puedes expresar tus sentimientos y situaciones del diario vivir.

El blog de pasión prepagos ofrece a las chicas escort la oportunidad de enviar su noticia de forma anónima a través de un correo electrónico donde es analizado y posteriormente admitido para su publicación en la web.

Las últimas noticias en el blog del periódico prepago

Al indagar un poco en este periódico podemos darnos cuenta de la gran cantidad de mujeres que se dedican a prostituirse y quieren contar lo que padecen en las noches de pasión y desenfreno. Pero también, se ve un ambiente bastante formal en otras noticias.

Por ejemplo, una noticia que ha impactado en estas últimas semanas es la cantidad de mujeres venezolanas que están ejerciendo como prepagos en la ciudad de Bogotá. La cantidad de prostitutas ha ido en aumento luego de la crisis que está viviendo el vecino país.

¿Qué las hace llegar a Colombia para vender sus cuerpos? Actualmente ganan en una hora lo que en su país estarían percibiendo en un mes.

Por lo menos medio millón de venezolanos han registrado su ingreso a Colombia a finales del año pasado. Sin mencionar que 5.000 mujeres son las que se ganan la vida desnudándose y siendo objeto sexual de miles de colombianos y extranjeros en el país.

Son tantas las venezolanas que se ganan la vida de esta manera que el gobierno colombiano ha autorizado una visa de trabajo para ellas. Por lo tanto, no tienen que tener por ser deportadas o encarceladas por lo que hacen.

Una prostituta cuenta su historia

Una chica a la que llamaremos Bárbara asegura que fue la falta de alimento y oportunidades en su país lo que la convenció de cruzar la frontera colombo-venezolana para ofrecerse como prostituta en Medellín.

Antes de llegar a Colombia, Bárbara tenía un salón de belleza que le brindaba todos los beneficios de una buena vida. Sin embargo, a medida que las cosas se fueron agravando en el país su negocio se fue yendo a pique.

Ella cuenta que ni siquiera productos de primera necesidad como champú o arroz son difíciles de conseguir en su país. Aunado a esto, era imposible comprar los productos para desempeñar su trabajo, por lo que tuvo que cerrar las puertas y buscar futuro en otro lado.

No fue el mismo empleo el que buscó en Colombia. Bárbara cuenta que decidió prostituirse porque consideraba que con ello podía tener una vida tranquila. Tan solo una hora de servicio sexual tiene un costo de 25mil pesos que superan en un 20% el salario mensual de un venezolano.

Tensión entre escorts venezolanas y colombianas

Esa cuestión no se ha solventado hasta los momentos. Las prepagos colombianas se sienten amenazadas por las venezolanas ya que según dicen ellas cobran mucho menos de lo que deberían. Así que sus clientes asiduos han decidido probar algo más barato.

Según los hombres que buscan los servicios de prostitutas afirman que prefieren a las venezolanas porque cobran tan solo 10 dólares por 20 minutos. Mientras tanto, las colombianas pueden llegar a cobrar 17 dólares.

Deisy Olarte, Coordinadora de la Atención Integral por la diversidad sexual y de género informó que una prostituta puede cobrar un servicio en 60 mil pesos. Sin embargo, las venezolanas que tienen una visión distinta de la economía cobran mucho menos. En consecuencia, hay un desequilibrio y una competencia entre vecinas.

Cúcuta también es otra ciudad con muchas mujeres que han llegado a vender sus cuerpos por unos cuantos pesos. De esa forma pueden llevar el sustento a sus hogares. Cabe resaltar que muchas de estas chicas tienen una familia a la que mantener.

Son pocas las personas que comprenden la difícil situación que viven las mujeres de esta labor, por lo que son muy criticadas e incluso insultadas. ¿Pueden ser comprendidas? Lo cierto es que no importa a lo que se dediquen, todo ser humano merece respeto.

Referencia
Propia

    La Primera Digital

    La Primera Digital

    Escribimos para mejorar el mundo.
    La Primera Digital comparte 4624 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.