Si su bebe se orina no lo reprima

Todos los infantes entre el primer y tercer año de nacido por lo general se orinan en la cama. Esta es una realidad que todo padre afronta y trata de corregir hasta lograr que el menor aprenda a controlar ese deseo mientras duerme, pero ¿qué sucede si este problema persiste a pesar de las lecciones o llamadas de atención?

| 04 febrero 2009 12:02 AM | Salud |1.4k Lecturas
Si su bebe se orina no lo reprima 1406

Orinarse en la cama en los primeros años de vida es un acto habitual en todo infante, este fenómeno conocido científicamente como enuresis infantil, es ese trastorno que lleva a los menores a expulsar orina mientras duermen. Por lo general es una situación habitual, aunque puede convertirse en un problema crónico cuando el menor afronta problemas emocionales como sentir vergüenza por levantarse mojado cada mañana. Cuando el problema se hace crónico por lo general surgen en el ámbito familiar conflictos, reproches y presiones por parte de los padres. Burlas entre los hermanos, castigos si amanecen con la cama mojada y diferenciación entre los hijos de parte de los papás. Estas son algunas de las reacciones equivocadas que se dan en el hogar y que luego repercuten también en el ámbito social del niño.

Los niños enuréticos son inocentes de lo que les pasa y deben luchar a diario con la vergüenza de amanecer mojados y con el desconcierto de no poder controlarlo. Los castigos, las reprimendas y la presión de los padres, además de no curarlos, pueden ser contraproducentes e interferir en la superación del problema.

Según los profesionales, casi la mitad de los padres de niños enuréticos ignoran el problema, mientras que la tercera parte retrasa la visita al médico hasta que el niño moja la cama al menos cinco veces por semana.

No más reproches
La enuresis nocturna es la micción involuntaria que tiene lugar durante el sueño, a una edad y frecuencia socialmente inaceptables.. Las causas que originan este trastorno pueden derivar desde una cuestión de herencia genética, falta de maduración de los músculos que controlan la micción, problemas hormonales (disminución de la hormona antidiurética), así como a trastornos del sueño y el despertar del menor.

Se estima que a más tardar a los cinco años el niño ya debe haber logrado tener control vesical nocturno, en un proceso de educación y adaptación por parte de los padres normal y adecuado.

Según los expertos, es aceptable que un niño pequeño presente una frecuencia de enuresis al mes, pero si esta sobrepasa incluso hasta llegar a la adolescencia, entonces los padres y el menor deben acudir a un profesional de la salud.

Para superar este problema los padres deben preocuparse de escuchar al infante sobre qué es lo que provoca en ellos enuresis.

El tratamiento de la enuresis involucra lo farmacológico y lo psicológico emocional. El tratamiento no farmacológico es importante para modificar el comportamiento del niño a través del apoyo de los padres y poder cambiar el hábito, la ingesta de líquidos en horario nocturno, además de una terapia motivacional, y ejercicios de entrenamiento vesical.

Loading...


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.

Deje un comentario