Vacuna enfermó a niño en Arequipa

Hasta el 19 de abril de 2008, Jhon Huarachi era un niño sano. Pero, desde el día en que recibió la primera dosis de la promocionada vacuna contra la hepatitis B, su vida cambio para mal. Hoy, su existencia discurre entre hospitales, laboratorios, viajes y mucho dolor. Sarina Gálvez, su madre, afirma que el niño sufre de dolores de cabeza permanentes que ni siquiera los más potentes analgésicos han podido calmar.

Por Diario La Primera | 21 feb 2009 |    
Vacuna enfermó a niño en Arequipa
Niño vive tragedia en el sur.

Más datos

PELIGRO

Estudios con ratones confirman el mismo efecto. Precisamente, organizaciones arequipeñas exigen, desde meses atrás, que el Ministerio de Salud cambie las vacunas con timerosal por otras que no contengan etilmercurio.

En Arequipa, Jhon recibió diagnósticos tan contradictorios como: púrpura, picadura de araña, celulitis, vasculitis, síndrome de Kawasaki, lupus eritematoso, todo desmentido por los análisis de laboratorio.

“Pedimos la intervención del ministro de Salud. El SIS cubre solo algunas pruebas, pero no la mayoría, que son caras”, refiere la madre del menor.

Flora Luna, de la Asociación Medica Peruana, es una de las principales cuestionadoras de las vacunas con timerosal que no duda en culpar a la vacuna como causante del mal que aqueja al niño arequipeño. Las investigaciones continúan.

Denis Merino
Unidad de Investigación


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.