Tragedia en Puno: Enterrados vivos

Las intensas lluvias que se presentan en el altiplano peruano generaron una avalancha de lodo y piedras que sepultó el centro poblado de Winchomayo, en la provincia puneña de Carabaya, dejando hasta el momento más de 30 desaparecidos.

| 03 marzo 2009 12:03 AM | Regionales | 1.6k Lecturas
Tragedia en Puno: Enterrados vivos
(1) Se han confirmado trece muertos y existe el temor de que con el paso de las horas cifra aumente. (2) Triste antecedente.
Alud sepulta todo un poblado minero en Puno. Se habla de 30 desaparecidos pero serían más, pues no se sabe número de obreros.

Más datos

DETALLE

Hace unas semanas,  el derrumbe que aplastó a cinco mineros en una mina de la empresa Casapalca y la asfixia de tres obreros en una mina de la empresa Raura en Oyón causaron gran conmoción en el país. En el hecho registrado en Casapalca, recién seis días después se pudo rescatar a los cadáveres en medio de escenas en que los familiares se quejaban ante la empresa minera por su negligencia.
1632

El congresista puneño Alfredo Cenzano confirmó la lamentable desaparición de los mineros; sin embargo, fuentes extraoficiales señalaron que el número de víctimas superaría esta cifra debido a que las personas que trabajan cotidianamente superan los dos centenares, pero muchos de ellos se habrían trasladado a sus lugares de origen por las fiestas de carnavalescas.

La cifra de víctimas, hasta el cierre de esta edición, llegaba a 13 fallecidos, según Nancy Beltrán, funcionaria de Defensa Civil de Puno. Sin embargo, con el gran número de desaparecidos no se descarta que haya unos 30 muertos y que 50 viviendas estén arrasadas. Para la funcionaria, la empresa minera Winchomayo SRL se encontraba en trámites legales para formalizar la realización de un campamento minero en dicho poblado sepultado.

“Habrían más víctimas”
El gerente administrativo y asesor legal de la compañía minera, Carlos Martín Roncal, informó que el alud ocurrió entre las 6:30 y 7 de la mañana de ayer, afectando también el sector Corazón de Oro. El funcionario además hizo un llamado a Defensa Civil para que los apoyen con medicinas, alimentos y carpas, pues nada ha quedado en pie y la localidad más cercana – Llapata, en la provincia de San Román – está a más de cinco horas en camioneta y luego una caminata de nueve horas. “El trabajo es sumamente complicado, el alud de piedra ha sepultado todo. No queda ninguna vivienda”, indicó.

Ante la emergencia, la alcaldesa de Carabaya, Nancy Rossel viajó a Lima a pedir ayuda y señaló que no se descarta la posibilidad de que haya un número mayor de afectados, y que el mal tiempo continúa en la zona del desastre.

Afirmó que se ha enviado un primer lote de ayuda de los almacenes de Defensa Civil de Carabaya, consistente en frazadas, alimentos y medicamentos; pero se requiere de un lote mayor, por lo que coordinan el tema con autoridades en Lima. En la zona, los mineros se dedican a la extracción de oro.

Lima: situación riesgosa
En nuestra capital, el riesgo continúa. Las zonas de Chosica y Huarochirí sufrieron en las últimas semanas los constantes deslizamientos de piedra y lodo que aislaron a muchos pobladores. Y la situación puede volver a repetirse, debido a que por estos meses, el caudal de los ríos empieza a incrementarse por las lluvias que se registran en la sierra, generando preocupación en las poblaciones aledañas a las riberas pues la amenaza de desborde e inundación de sus viviendas se vuelve crítica. El director regional Costa-Centro del Instituto Nacional de Defensa Civil, James Atkins manifestó a LA PRIMERA que la situación de riesgo en Lima crece cada año a medida que se continúan construyendo viviendas en zonas de peligro como son los cerros en donde pueden ocurrir fuertes deslizamientos a raíz de las lluvias. “En cada cerro de Lima y Callao, no hay garantías para vivir, las casas suelen caerse en los fuertes huaicos porque no hay muros de contención bien hechos”, anotó.

Según Indeci, entre otros puntos críticos se encuentran La Calzada, en Chicla; la quebrada Huayaringa, en Santa Eulalia; y el asentamiento humano 27 de Junio, en Chosica, muy cerca al río Rímac. En la cuenca del río Chillón, se advierten de desbordes en el sector de San Diego y en el asentamiento humano Kuélap, de Puente Piedra. Más al sur, en la cuenca del río Lurín, a 300 metros aguas arriba del puente que cruza la antigua Panamericana Sur, se ha convertido en un botadero de desmonte, que ha ocasionado la paulatina erosión de las defensas ribereñas en dicho sector.

Atkins expresó que todos los años las zonas de riesgo son las mismas, llámese El Pedregal, Ricardo Palma, Chosica, Huarochirí, San Mateo, Matucana, Cocachacra, Santa Eulalia, Chaclacayo. Sin embargo, acotó que cada año aumentan las poblaciones en estas zonas de riesgo, sobre todo en los asentamientos humanos ubicados en las quebradas y al borde de los ríos. Para el jefe regional de Indeci, estas personas son las más expuestas a los desastres naturales y corresponde a las autoridades locales tomar medidas para una futura reubicación en un lugar más seguro. “Es difícil la reubicación de tanta población pero los alcaldes deben tomar prevenciones con tiempo”, sostuvo.

Más de 50 mil fallecieron en el 70
De aquel 31 de mayo de 1970, sólo queda un trágico recuerdo. Un fuerte terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter con epicentro frente a las costas de las ciudades de Casma y Chimbote en el Océano Pacífico causó la mayor tragedia en la historia del país.

El sismo hizo que se desprendiera hielo, rocas y agua del gran nevado Huascarán que cayeron sobre la laguna de Llanganuco provocando un alud que se dirigió hacia el valle en dos direcciones a una velocidad de 200 kilómetros por hora sobre la ciudad de Yungay y Rarahirca, que los dejó sepultados.

El saldo trágico fue de más de 50 mil fallecidos. Se calcularon en 80.000 y unos 20.000 desaparecidos aproximadamente. Los heridos hospitalizados se contabilizaron en 143.331, y en lugares como Recuay, Aija, Casma, Huarmey, Carhuaz y Chimbote la destrucción de edificios osciló entre 80% y 90%.

Loading...


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD