Olvidaron a los muertos

Dolor e indignación. Entre gritos y sollozos los deudos de los pasajeros fallecidos en el accidente de un bus en Yauyos, Cañete, denunciaron al dueño de la empresa de transporte “San Juan de Yauyos”, de lucrar con la muerte, pues la mayoría de sus unidades son buses camión. Además aseguraron que Juan Pascal, propietario de la compañía, habría llegado a la zona del accidente sólo para sacar el motor y las llantas de la unidad siniestrada.

| 11 mayo 2008 12:05 AM | Regionales | 824 Lecturas
Olvidaron a los muertos
El dolor parece que no convence al empresario, para que asuma responsabilidades.
Familiares de víctimas exigen ayuda para recuperar restos de seis cuerpos aún desaparecidos. Denuncian abandono del caso.

Más datos

DATO

Plantón

Los familiares que enlutaron en el accidente de carretera registrado el pasado miércoles 7 en la provincia de Yauyos anunciaron que mañana realizarán un plantón frente al local del Ministerio de Transportes, para demandar se anule la licencia de transporte a la empresa “San Juan de Yauyos”.
824

Hasta el local, en el predio con el número 711 de la avenida Manco Cápac, en La Victoria, llegaron los deudos para impedir que la empresa siga funcionando. Sin embargo, vieron que las actividades se desarrollaban con regularidad, y que la única seña del luto por los fallecidos era una cinta negra colocada sobre una de las paredes del módulo donde se venden los pasajes.

“No quieren hacer nada para rescatar los cuerpos. Hay aún seis cadáveres perdidos. Mi mamá está entre ellos”, señaló entre lágrimas y gritos Sandra Vílchez Rojas, hija de Juana Flores Rojas, cuyo cuerpo hasta la fecha no es encontrado.

Al igual que Sandra, los parientes de Olga Hilario Aylas también llegaron hasta el terminal de la empresa de transportes, reclamando que se realicen los trabajos para ubicar los restos de la mujer, así como los de su menor hijo de siete años de edad Aldair Bartolomé, quien también desapareció el miércoles.

Amenaza latente
Los familiares que llegaban al terminal amenazaron en todo momento con quemar cualquier bus de la empresa “San Juan de Yauyos” que llegue al lugar, pues exigen que los servicios de dicha compañía sean suspendidos de manera definitiva ya que incumple diversas normas. “De Lima nos llevan en un bus nuevo, hasta Cañete. Allá, cuando se alejan de la Panamericana Sur, nos bajan y hacen que abordemos otro bus, viejo y hasta sin ventanas. Donde deben viajar máximo 50 pasajeros llevan hasta 70. Incluso viajan sentados en el pasillo”, denunció la señora Lázaro Vílchez, quien además asegura que para trasladar el cuerpo sin vida de su hermana Marina tuvo que pagarle 500 soles a una ambulancia.

Los deudos denunciaron a las autoridades de la comisaría de Catamani, pues en reiteradas ocasiones han denunciado a la empresa por llevar excesivo número de pasajeros, sin embargo aseguran que los policías sólo atinan a reírse y decirles que es responsabilidad de ellos.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD