Nuestras fronteras son unas coladeras

Escaso control. La Defensoría del Pueblo inspeccionó cinco puestos fronterizos y detectó que sólo uno de ellos estaba interconectado al Sistema de Requisitorias de la Policía Nacional del Perú (PNP). Situación que resulta una amenaza tremenda para los ciudadanos, tanto peruanos como extranjeros, que salen e ingresan del país. En tiempos que se habla de incursiones extranjeras, como las FARC, se amerita que el Estado tome cartas en el asunto.

| 23 marzo 2008 12:03 AM | Regionales | 568 Lecturas
Nuestras fronteras son unas coladeras
Ya hay denuncias de ingresos militarizados foráneos.
Defensoría revela situación de emergencia. No cuentan con interconexión a base de datos de requisitorias ni con equipos necesarios.

Más datos

EXTRANJEROS

En el caso de los ciudadanos de otros países que visitan el Perú, el control se realiza al azar, en la mayoría de casos para evitar tráfico ilícito de drogas. El informe determinó que la mayoría de detenciones se da por este delito.
568

Los puestos supervisados fueron los de Cajamarca, Madre de Dios, Puno, Tacna y Tumbes. En el caso de los puestos de control de Desaguadero (Puno) y de Zarumilla (Tumbes), se detectó que ambos cuentan con equipos informáticos que poseen los registros de las órdenes de captura, mandatos de detención e impedimentos de salida del país, con un atraso de doce días en el primer centro y de 20 días en el segundo. Dicho atraso obedece a que los controles no cuentan con el servicio de Internet y que la información les es enviada desde Lima en formato de CD, cada dos semanas.

La inspección a los puestos se dio en febrero último, pero de acuerdo a una evaluación anterior, en el 2007, se halló que en Desaguadero el encargado policial debía llevar el CPU de su dependencia hasta la Dirección Telemática de la PNP, ubicada en Lima, corriendo él con los gastos del viaje.

En el caso de los puestos de control de Kassani e Iñampari (ambos en Madre de Dios), el personal sólo contaba con una computadora obsoleta, debido a su antigüedad, y sólo poseían listas impresas de las personas requisitoriadas. En La Balsa, Cajamarca, la situación es igual de dramática: sólo cuentan con un reporte de 95 requisitoriados, entregados por las autoridades de Jaén.

Sin embargo, en Tacna la situación es un poco más favorable para el trabajo de los controles de fronteras, pues es el único que está interconectado al sistema nacional de requisitorias.

El informe de la Defensoría del Pueblo concluye que estas deficiencias en el sistema de los puestos de control, en cuanto a archivos y datos de antecedentes y de requisitoria, constituye una violación a los derechos y libertades de las personas, pues las privaciones de la libertad no obedecen a un sistema adecuado y eficiente: una persona que hace meses presentaba alguna falta, ya subsanada a la actualidad, podría ser intervenida por los desfases en la información que manejan los controles.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD