Navidad mortal viven puneños

Tal como ocurriera años atrás en Lima, esta vez la muerte llegó hasta una discoteca de Puno, donde cinco personas (tres mujeres y dos hombres) murieron asfixiados mientras que otros seis resultaron heridos en una discoteca de Juliaca, capital de la provincia de San Román, luego que un desconocido arrojara una granada lacrimógena en el local a media hora de pasar la Navidad y cuando estaba repleta de gente.

| 26 diciembre 2008 12:12 AM | Regionales | 1k Lecturas
Navidad mortal viven puneños
La fiesta navideña no pudo ser peor para los habitantes de Juliaca que sufrieron una tragedia
Cinco jóvenes mueren asfixiados en discoteca. Vecinos acaban incendiándola.

Más datos

CASO ANTERIOR

Este hecho ocurrió a una década de uno similar ocurrido en Lima, en Santa Anita. El 25 de diciembre de 1998, diez jóvenes murieron asfixiados en el interior de local luego que un adolescente hiciera estallar una bomba lacrimógena.
1001

Según narraron jóvenes que pudieron salir con vida, ya eran alrededor de las 12:30 y habían pasado los abrazos para retornar al frenesí de la fiesta, cuando explotó una bomba lacrimógena en el local de tres pisos, de la discoteca “El Buum”, en la primera cuadra del jirón Salaverry, cerca de la plaza de Armas juliaqueña.

Las primeras investigaciones permitieron identificar a tres de las víctimas: Cintia Salas Mamani (20), Camila Adelaida Pacoricona (17) y Rosa Virginia Juarez Ticona (20). La última, era una alumna de Educación en la Universidad Andina de Juliaca. Los fallecidos fueron trasladados a la morgue del Ministerio Público de Juliaca.

Indignados por el hecho, los pobladores de Juliaca reaccionaron con mayor violencia pues no dudaron en incendiar el local, pero la intervención de los bomberos y de la Policía evitó que el local quede reducido a cenizas. Siete personas fueron detenidas por lanzar piedras al local y enfrentarse a las fuerzas del orden. La Policía Nacional y la fiscal, Carmen Huapaya señalaron que investigan el hecho a fin de dar con los responsables.

Un aspecto que llamó la atención fue que uno de los jóvenes narró que antes de estallar la bomba lacrimógena observó que la puerta de emergencia estaba ya abierta, “como si supieran que algo ocurriría”. El joven brindó información a la Policía, que investiga la tragedia.

Hasta el cierre, ningún propietario o responsable de la discoteca “El Buum” se presentó ante las autoridades para rendir su manifestación de los hechos, según confirmó la fiscal, Carmen Huapaya.

Loading...


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD