Nadie le quita lo sufrido

Luego de 21 infernales días en la cárcel, la pesadilla terminó para Virginia Andrea Jara Flores, bióloga de 39 años, quien –sin conocer siquiera Huaraz– fue acusada de poseer tierras en dicho lugar, cultivar hoja de coca y comercializarla. Terrible negligencia de la Policía, pues ellos buscaban a Juana Virginia Jara Flores. Homonimia y ausencia de investigación (pues sólo chequearon Reniec y dispusieron su arresto) le costó caro a una inocente.

| 05 mayo 2008 12:05 AM | Regionales | 855 Lecturas
Nadie le quita lo sufrido
Un caso con final feliz, que igual guardará recuerdos terribles. Su vida cambió de un día a otro.
Se hizo justicia, pero nada borrará de la mente de Virginia Jara Flores, los 21 días presa porque la Policía la culpó de narcotráfico, sin investigar.

Más datos

DATO

La abogada de Jara Flores, Graciela Chacaltana, señaló que exigirán un careo entre la agraviada y quienes la acusaron, dos detenidos en provincia. Lo más increíble es que la verdadera persona acusada de este ilícito, sigue libre.
855

En conversación con LA PRIMERA, que siguió el caso desde el inicio, Jara Flores narró la terrible experiencia en Santa Mónica, durmiendo sobre el piso, en colchones casi transparentes. “Me afectó psicológicamente, a mí y a mi familia. Nos vimos perjudicados económicamente también, porque descuidamos nuestro negocio”, cuenta.

“A mí me detuvieron el 11 de abril. En un primer momento no me dijeron nada. Los policías –vestidos de civil– tocaron mi puerta y dijeron que tenían una carta de España para mí y que necesitaban mi DNI. Como no tengo nada que ocultar, lo entregué y me detuvieron diciendo que estaba requisitoriada. Pero no me decían por qué. Mi esposo se tuvo que meter a la fuerza en el carro, porque ellos no decían nada y nosotros pensábamos que era un asalto o un secuestro”, agrega visiblemente afectada.

La peor parte la llevaron sus hijos, Alejandro (8) y Milagros (6), a quienes se les dijo en un inicio que su mamá estaba de viaje, pero con los días, al ver que no salía libre, tuvieron que ir conociendo la verdad de a pocos. “Felizmente mis hijos estudian en turno tarde y cuando me llevaron no estaban en la casa (…) yo los llamaba todos los días y les decía que ya iba a regresar, pero todo fue muy duro”, sostuvo.

Investigación casera fue mejor
Enrique Palacios Leyva y Arcadio Palacios Bada, esposo y suegro de Virginia, respectivamente, se encargaron de la investigación que debía hacer la Policía. Desde el día que su esposa fue detenida, Palacios Leyva recaudó todo tipo de documento que certificará su inocencia. Por su parte, Palacios Bada hizo una exhaustiva investigación en Reniec para dar con la verdadera Virginia Jara, a la cual ubicó con éxito. El esfuerzo de esta familia logró que el 1 de mayo, la inocente bióloga saliera libre. “Siempre tuve confianza en Dios y mi familia. Sin ello no hubiera podido soportarlo”, dijo.

Ahora tiene orden de comparecencia. No teme que la sigan investigando, pues se sabe inocente, pero tampoco niega que, así como nadie te quita lo vivido, tampoco nadie te quita lo sufrido…

Rubí Fox Bazán
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD