Miedo en Pucallpa por culpa de “ouija”

Recientemente, en Pucallpa, nueve escolares de la institución La Florida fueron víctimas de histeria colectiva tras practicar por Internet el juego de la “ouija”. Los alumnos se quedaron sorprendidos cuando los jóvenes daban gritos aterradores, les salía espuma por la boca y caían desmayados. El caso se repitió, por lo cual hay una sensación, a nivel región, de temor.

| 12 mayo 2008 12:05 AM | Regionales | 1k Lecturas
La aparición de más casos hace que se tomen medidas inmediatas.
Más casos de histeria entre escolares que “llaman al diablo”. Especialistas quieren acabar con supersticiones.

Más datos

DATO

Internet peligroso

Los especialistas a cargo de difundir el tema en los colegios pucallpinos, señalaron además que el manejo sin supervisión de Internet entre los niños también es motivo de que las reacciones se salgan de control ante este tipo de experimentaciones.
1092

Aquella vez, el pánico se generalizó en el cuarto de secundaria. Todo empezó cuando Leydi, de 15, que practicaba la ouija, empezó a convulsionar y amenazaba a sus compañeras con la supuesta venida del diablo. Fue trasladada a la posta para tranquilizarla, pero los sedantes no aliviaron sus síntomas, por lo que fue llevada a una iglesia.

Lo último fueron ocho estudiantes que también convulsionaron. El director suspendió las clases por temor a que se propague la histeria en todo el plantel.

El doctor Freddy Vásquez, psiquiatra del Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado-Hideyo Noguchi, explicó a las autoridades cómo tratar casos similares en los escolares y que, efectivamente, la práctica de sesiones espiritistas puede provocar reacciones físicas extremas. Con ellos alistan programas de difusión pues más allá de lo anecdótico de jugar a la “ouija”, están las afecciones físicas que realmente presentaron los influenciables niños.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD