Corrupción en Corte Superior de Chimbote

Era apoderado del Banco República (antes Bandesco), juramentó como Vocal Superior de la Corte de Chimbote, y no renunció a su anterior cargo. Y estando al frente de la sala mixta recibió en su despacho una denuncia sobre usurpación agravada cometida por funcionarios del mismo banco en perjuicio de una empresa privada, pero no se inhibió, sino que actuó a favor de su otro centro de trabajo y de sus colegas procesados, por lo que habría recibido un pago por sus servicios.

| 18 marzo 2008 12:03 AM | Regionales | 1.4k Lecturas
Corrupción en Corte Superior de Chimbote
(1) Un corrupto dictaminando es un grave peligro para la sociedad. (2) En Chimbote la justicia anda menos recta que de costumbre.
Dicen que justicia que tarda, no es justicia. ¿Y la justicia respecto a la corrupción judicial?
1445

Estos hechos figuran en la Resolución 46, de la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA), emitida 6 de agosto del 2007, que ordena someter al Vocal Superior Nicolás Heraclio Ticona Carvajal, a investigación por diversos delitos. Lo insólito es que ya se cumplieron siete meses de este dictamen preliminar y Ticona continúa despachando como presidente de la Corte de Chimbote, donde los litigantes están a merced de sus curiosos procedimientos.

¿Moralización judicial?
Al Dr. Nicolás Ticona le hicieron cargos ante la OCMA, de la letra (a) hasta la (j), casi abarca todo el abecedario, y sólo se desestimaron dos de ellos, referidos a desbalance patrimonial, que ya habría sido investigado anteriormente. Entre los puntos que quedaron en pie estaban sin embargo perlas como las siguientes:

(1) Cobro indebido, por un monto de 15 mil dólares, recibidos del Banco República, sustentado en la declaración de un testigo del pago del dinero y en su relación con la entidad financiera que se mantuvo cuando ya era juez.

(2) Intervención en procesos judiciales, admitiendo y formulando recomendaciones a cuenta de una de las partes (Banco República) con la finalidad de favorecerla, frente a lo cual también existen testigos y declaraciones públicas.

(3) Falta al deber de veracidad, al haber ocultado su condición de docente universitario, negando haber realizado encuentros con los funcionario bancarios en sus oficinas en la Universidad Los Ángeles de Chimbote, que fue donde se produjo el soborno.

(4) Infracción constitucional, por haber mantenido una relación laboral y funcional con el Banco República del que fue apoderado legal, luego de ser nombrado magistrado, lo que se confirma por declaraciones del propio implicado que señala que no consideró necesario renunciar a su antiguo cargo.

Todos estos hechos son de extrema gravedad y en algunos de sus extremos, plenamente probados. Puede ocurrir sin embargo que luego del gesto de la doctora Elcira Vásquez desde la OCMA, el caso se estanque y se mantenga en el limbo. Por ese camino vamos a convertirnos en el único país donde sabemos quiénes son los corruptos, pero ellos siguen entornillados en sus puestos.

Raúl Wiener
Unidad Investigación


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD