Abandono estatal más allá de Pisco

El drama no es sólo en Pisco. A treinta minutos de la ciudad portuaria se ubica el asentamiento humano Lujaraja, kilómetro 313 de la Panamericana Sur, donde las 50 familias que viven ahí cuentan que debieron mudarse a ese terreno erial luego que el terremoto destrozara sus viviendas.

Por Diario La Primera | 20 ago 2008 |    
Abandono estatal más allá de Pisco
Familias fueron olvidadas.

Más datos

DETALLE

Como si fuera poco, la gente de Lujaraja debe comprar el agua de los camiones cisternas, que se vende a precios elevados, argumentando que la distancia genera mayor gasto de combustible.

“Hasta el momento nadie nos ha dado ayuda. Ya pasó un año pero nada, ni el gobierno de Alan, ni la municipalidad, ni Defensa Civil. Lo único que hemos recibido luego del terremoto fue un poco de alimentos que nos regalaron unos misioneros”, denuncia María Ascencio, madre de seis niños, cuyo esposo es agricultor.

Abuso empresarial
Los esposos de Doris Guerra y Felícita Valdez denunciaron que las empresas dedicadas a la agroexportación abusan de la necesidad de los pobladores de Lujaraja, pues saben que no tienen empleo ni recursos, entonces los contratan para trabajar por jornadas de casi doce horas, y a cambio les dan sólo 8 soles. “Buscan ‘peones’, y como no hay trabajo tienen que aceptar. Pero abusan de nosotros, porque pagan sólo el 50% de una jornada. Las empresas que cultivan espárragos son las que más se aprovechan”, precisó Doris Guerra.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.