Yehude se va quedando solo

Así como hace días se veía venir la despachada de Hernani, con el mismo estilo que se vio en el caso Valdivieso y fue menos notorio, pero igual de contundente, con la ministra Zavala, ahora se habla de la próxima expectoración de los ministros de la Mujer, Carmen Vildoso, y de Salud, Óscar Ugarte, los dos débiles alfiles con que cuenta el premier Simon para decir que por lo menos dirige a una parte del gobierno.

Por Diario La Primera | 21 feb 2009 |    

El hecho que le encargaran anunciar en Huancavelica la “renuncia” del ministro del Interior y su reemplazo por Meche Cabanillas, y hacerlo con dos argumentos de pelmazo: es una renuncia por asuntos personales y no hay apristización del gabinete, demuestra el grado de desamparo en que se ha ido hundiendo con el correr de los meses.

Cabanillas, ciertamente, no llega solamente para ser la “dura” que hace tiempo busca García en la cartera que maneja la Policía y las gobernaciones del interior, ni para ser el cuarto voto militante aprista en el Consejo de Ministros, después que en octubre se habían reducido a dos, de pura vergüenza por el geiser de corrupción que había brotado con los petroaudios, sino que va a disputar el liderazgo de la cabeza de gobierno, que Yehude no supo ocupar en ningún momento. Una primera ministra de facto, para poner orden no sólo en las calles, sino en el gabinete.

Agotada la jugada política de octubre: retirar al partido del centro de la crisis; revolver las denuncias hasta que no se entienda dónde está el delito; recuperar la idea que aquí lo único que cuenta es seguir buscando inversionistas y no lo que el oficialismo amarra con ellos bajo la mesa; Simon queda sobrando, y él es tan consciente de ello que trata de no mostrar sorpresa o incomodidad por el cerco que el APRA le va imponiendo, ni se espanta por estar convirtiéndose en un encubridor de maniobras para esconder la corrupción, ni ha tenido empacho de decir que el contralor, post affaire Soraya Suárez, debe ser uno que ayude a traer inversiones, como si se hubiese mimetizado con Alan García.

Visto así, nadie espera que Yehude pueda salvar a sus “invitados personales” en el gabinete que creyó haber impuesto a García, cuando creía que negociaba su integración al gobierno. Tanto Vildoso como Ugarte ya han sido ablandados como para una extracción casi indolora.

De la primera, además, se puede decir que ha estado permanentemente en la mira de la Cabanillas que ha usado las baterías del Congreso para bombardearla y acusarla de ineficiente en la ejecución de los programas sociales, mientras la ministra respondía ofreciendo que no movería a los apristas del Pronaa y Foncodes. ¡Qué no hará ahora la Meche como superministra! El plan que se conoce desde hace semanas es llevar a la Vílchez, de la fuerza de choque partidaria, desde el sector Vivienda a la cartera de Mujer y Desarrollo Social, y cerrar así una operación para controlar los hilos de la movilización popular. Por su parte, las razones para salir de Ugarte se han ido acumulando: robo de archivos, contagios hospitalarios, malestar médico y enfermedad del ministro.

Al final todo indica que del tío George nos estamos moviendo hacia la tía Meche, con Simon convertido en una escala en el camino. Todos recordarán este premierato contra natura como la gran jugada política de García. Lo que no se sabe bien es cómo será recordado el papel de Simon.

Raúl Wiener
Redacción

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.