¿Y si fuera un error político la concentración ?

Conocidas las primeras declaraciones de Ollanta sobre la concentración de propiedad en los medios de prensa, expresé mi casi certeza de que retrocedería ante la presión del grupo concentrador y de sus aliados y en coherencia con su falta de propuestas y sustento para cambiar una situación evidentemente anómala.

| 05 enero 2014 10:01 AM | Política | 1.2k Lecturas
¿Y si fuera un error político la concentración ?
¿Y si la concentración fuera un error político?
1211

La PrimeraPero la verdad es que el Presidente, después de recibir la primera andanada de respuesta de los aludidos y en medio de ministros y parlamentarios oficialistas tratando de calmar las aguas, volvió a insistir en el tema proponiendo que el Congreso sea el encargado de desarrollar el debate.

Esta inesperada insistencia, sumada a la decisión de una jueza de admitir el procedimiento de demanda de amparo contra el acaparamiento de propiedad, que se sustenta en el artículo 61 de la Constitución, ha exasperado a la gran familia mediática, que decidió mandarse con un comunicado de toda página contra la “injerencia” que representaría la vía sugerida por el presidente Humala y con un recurso ante la OCMA contra la jueza del caso.

De pronto la neolengua que llama “asociación” a la cruda compra de una empresa de menor tamaño por una grande, se incrementó con el concepto de que debatir sobre concentración de propiedad es igual a “injerir” en la libertad de expresión. O sea que como estamos la “libertad” está garantizada.

Y, por cierto, todos esperan que en los siguientes días la pelea siga subiendo de tono, hasta que el Presidente pague como ya ocurrió con lo de Repsol o lo de la crisis internacional, por ponerse a pensar en voz alta.

Pero dentro de todos estos hechos previsibles, me he puesto a considerar si lo que está pasando no podría ser una indicación de que otra vez los orgullosos Miró Quesadas podrían haber cometido el error de creer que con el control del dinero y las comunicaciones todo se puede hacer.

Ellos, que consiguieron domar a Humala los días siguientes de su elección y le impusieron su programa económico y sus ministros estratégicos y lo separaron de su base social, y que en el último año lo zarandearon para donde quisieron, castigándolo además con titulares, editoriales y encuestas, pueden haberse hecho demasiado evidentes como un solo grupo que usa demasiadas voces.

Hoy deben estarse preguntando si cuando el Presidente, al que llaman despectivamente “cosito”, los critica dos veces y se mantiene una semana sin cambiar de idea, es porque les está empezando a perder respeto. Antes daban la idea del cargamontón de diarios, televisoras y radios de derecha, pero ¿qué pasa si casi todos esos vienen con la marca del mismo dueño?

Tal vez lleguen a la conclusión de que era mejor una pluralidad de propiedad aún entre medios de derecha. Pero prefirieron ser dueños totales. Y de eso, casi todos, incluido el Presidente, se han dado cuenta.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital