Violencia estalla en Cañete y deja un muerto y 22 heridos

Un civil muerto y 22 heridos de bala, entre ellos dos policías, fue el saldo de los disturbios registrados en el kilómetro 135 de la Panamericana Sur, a la altura de Cerro Azul, en Cañete, en un sorpresivo estallido de violencia que, según el ministro del Interior, Óscar Valdés, es parte de la conflictividad heredada por el gobierno aprista.

 

| 03 diciembre 2011 12:12 AM | Política | 3.5k Lecturas
Violencia estalla en Cañete y deja un muerto y 22 heridos
Después de violento enfrentamiento en Panamericana Sur la autopista fue desbloqueda por la policía.
Ministerio del Interior pide calma. Policía desbloquea Panamericana Sur. Manifestantes anuncian que continuarán con medida de fuerza.

Más datos

DETALLE

El jueves, el jefe del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), José Pérez Guadalupe, ya había anunciado la desactivación del proyecto de ampliación del penal de Cañete y la construcción de otra cárcel, luego de las protestas iniciales de la población.
3557

Los manifestantes bloqueaban la carretera en protesta contra la ampliación del penal La Cantera y la construcción de otro presidio, pese a que las autoridades ya habían paralizado esas obras.

El ministro Valdés llegó en un helicóptero MI-17 de la Fuerza Aérea del Perú (FAP), a la altura del kilómetro 140 de la Panamericana Sur, en el puente Playa Hermosa, para inspeccionar ese tramo de la carretera, que estuvo bloqueada desde el jueves por pobladores cañetanos.

“Los peruanos debemos dialogar y entender que esto nos hace perder tiempo, dinero y vidas. Esta situación es uno de los 300 conflictos sociales que dejó como herencia el gobierno aprista”, declaró Valdés.

Hubo rumores de que el presidente Ollanta Humala llegó con Valdés pero no salió del helicóptero de la FAP, por medidas de seguridad. El consejero presidencial, coronel retirado del Ejército, Adrián Villafuerte, acompañó al ministro, aunque no dio declaraciones.

Por su parte, la Policía informó, mediante un comunicado, que a las 12:35 p.m. los manifestantes pretendieron tomar de manera violenta el puente de Cerro Azul, ubicado en el kilómetro 135 de la mencionada carretera, colocando piedras en la pista y atacando con armas de fuego y objetos contundentes a los policías que resguardaban la zona.

El director general de la Policía, general Raúl Salazar, también llegó al lugar en un helicóptero. “La Policía, previa persuasión, procedió a restablecer el orden público haciendo uso proporcional y responsable de la fuerza para desbloquear la vía”, señaló.

POLICÍAS HERIDOS
Sostuvo que los manifestantes atacaron a los agentes con piedras y armas de fuego e hirieron al mayor Benjamín Trigoso Bustamante (hemorragia interna por golpe) y a los suboficiales Adams Lloclla Huaranga (balazo en el muslo izquierdo) y Eugenio Alejandro Clemente (impacto de bala en el tobillo izquierdo).

“También resultaron heridos con golpes y cortes los suboficiales Domingo Tinco Gonzales y César More Marsano. En cuanto a los manifestantes, se registró una persona fallecida, identificada como Pierre Gonzales Arias de 24 años de edad. Las circunstancias de su deceso están en investigación”, afirmó Salazar.

El director de la Policía afirmó que grupos de infiltrados de Construcción Civil generaron los actos violentos. “Al principio, los manifestantes estaban marchando pacíficamente y en orden, pero elementos infiltrados provocaron estos lamentables sucesos a la altura del kilómetro 135 de la Panamericana Sur”, refirió.

MINISTERIO DE JUSTICIA
El Ministerio de Justicia informó que los pobladores bloquearon la Panamericana Sur, para protestar por la ampliación del centro penitenciario La Cantera de Cañete, por considerar que podría incrementar la delincuencia.

Asimismo, lamentó la pérdida de una vida humana, los hechos de violencia y los desmanes. “El Ministerio de Justicia y los más altos funcionarios del Inpe han sostenido conversaciones con el Presidente Regional de Lima y autoridades provinciales y distritales de Cañete, para conocer la posición de la población”, indicó en un comunicado.

“Las obras proyectadas consisten en la construcción de dos pabellones para reducir el hacinamiento, así como la rehabilitación y remodelación de las aulas para la educación y talleres, cocina y auditorio”, anotó.

Eguiguren aclaró que la obra proyectada en el penal de Cañete no se iniciará hasta que la población conozca plenamente los alcances y la necesidad de dicha obra. “Cualquier decisión sobre las obras quedará sujeta al proceso de diálogo con las autoridades y dirigentes de la población”, dijo.

Por ello, explicó que el Inpe ha dispuesto que el penal de Cañete solo albergue internos primarios de baja peligrosidad, y que no se incremente la población de ese presidio.

Eguiguren mencionó que mientras persista la violencia no existen las condiciones para el diálogo y dijo haber solicitado a la Defensoría del Pueblo, que interponga sus buenos oficios para restablecer los canales de comunicación y retorne la paz social.

En ese sentido, pidió a los cañetanos evaluar la situación y entender que solo se busca mejorar las condiciones de dignidad de los tres mil internos. Además está previsto realizar obras en los sistemas de desagüe, que no afectarán a los pobladores de Cañete.

El enviado especial de LA PRIMERA informó que otros 600 policías llegaron anoche desde Lima, para reforzar a las fuerzas del orden y despejar la autopista atestada por una larga fila de vehículos interprovinciales y de carga pesada.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo:


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD