Victoria del PPC

Tal parece que lo único simpático de una votación antipática como la del último domingo es que perdió Villarán. Es lo que dice la prensa de la gran familia, que luego de ignorar el proceso hasta las siguientes horas de la votación, ahora ha empezado a presentarlo como la revancha por la derrota de la revocatoria en marzo.

| 26 noviembre 2013 09:11 AM | Política | 1.6k Lecturas
Victoria del PPC
Victoria del PPC
1615

La PrimeraEl partido que ha ganado los comicios, con menos de la tercera parte de los votos es, sin embargo, uno que estuvo antes por el No y que era criticado violentamente por los revocadores usando la batería de medios de comunicación a su servicio. Si lo han adoptado es porque es el que luce más distante de la gestión actual y con mayores posibilidades de obstaculizarla.

El propio Aldo M describió, con su bocota de siempre, que en las complementarias de noviembre había un solo partido de oposición y seis oficialistas. Si fuera así, el resultado “opositor” sería más bien magro y no definirá una mayoría absoluta en el Consejo para los seguidores de Lourdes Flores.

Pero mucho más grave es la situación en la que van quedando los que nos llevaron al actual desorden municipal. Por un lado Marco Tulio tuvo que ser protegido al votar para que no lo apanaran y Castañeda se fue de viaje para no confrontarse con los electores. Como tampoco se pronunciaron por alguna alternativa: PPC, voto viciado, voto en blanco o abstención, han quedado diluidos en los resultados.

Pero, vamos, dirán Fritz y sus muchachos (Slocovich y Garrido), el partido de Villarán quedó penúltimo con 7.6% de los votos. Puede ser. Pero esta no fue una votación en la que la alcaldesa pudiera haber dicho esta es mi lista, apóyenla, porque si lo hubiera hecho habría sido colgada por el JNE, que ganas no le faltaban, y que hasta la castigó por publicar avisos con los horarios del Metropolitano y de los parques zonales que la mencionaban como alcaldesa de Lima.

Tierra y Dignidad, a su vez, era un logo lamentable, con una campaña sin muchas ideas y sin mayor atención de los dirigentes nacionales. Que ese haya sido el inicio del Frente Amplio, que es como lo concibieron sus gestores que descartaron alianzas con otros sectores, y que con eso hayan alcanzado 7.6%, no parece tan mala performance.

No creo que nadie en Lima haya sentido que el dilema del 24 de noviembre fuera cómo se liquida a Tierra y Dignidad. Por tanto no es un voto contra la gestión el que acaba de producirse, como lo era la propuesta del Sí hace ocho meses.

Que de este resultado se termine con un Consejo fragmentado e inestabilidad en las decisiones, es una consecuencia de cómo se ha jugado con el futuro de Lima. Y se sigue jugando. Por puro sectarismo político.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital