Venganza oligárquica

Un nuevo caso de violencia ejercida por delincuentes comunes contra pacíficos agricultores, cuyas pistas llevan a las empresas de la encopetada familia Mujica, ex propietaria del fundo Oquendo.

| 06 setiembre 2009 12:09 AM | Política |1.8k Lecturas
Venganza oligárquica
Gran lío en el ex fundo Oquendo. Agricultores denuncian atropellos.

Más datos

Los vínculos de los Mujica con gente de malvivir, varios de ellos contratados como “seguridad”de sus empresas, usaron cargadores frontales para intentar desalojar a los propietarios.
1895

Recuerdan los campesinos del ex fundo Oquendo la historia que les contaron sus padres, que en los comienzos de la década de los 60 llegó a sus tierras un señor elegante que se llamaba Manuel Mujica Gallo y les dijo que era dueño de todo y que en adelante tendrían que pagarle por el uso de la tierra con su primera cosecha de cada año. Durante casi treinta años ningún hacendado se había hecho presente y el señor Mujica tampoco establecería mayor relación con la agricultura, salvo el cobro regular de sus arriendos en productos que recababan sus empleados.

Pero al final de la misma década los militares se hicieron del poder y un año después dictaron una reforma agraria por la cual los patrones ya no comerían de la pobreza del campesino, que era lo que pasaba en Oquendo donde los pobres trabajaban la tierra y entregaban parte de su producto a quien ni siquiera se tomaba la molestia de visitar lo que decía que era suyo.

La prueba de lo improductiva que podía ser la propiedad oligárquica está en el hecho que las 94 hectáreas que quedaron en manos de los antiguos latifundistas (lo demás se asignó a los yanaconas), fueron abandonadas y en 1988 fueron afectadas tardíamente como área de reforma agraria y asignadas a campesinos que venían trabajándolas, que es el origen de la asociación “José María Arguedas”, que ha estado defendiendo los derechos de estas personas hasta estos días. Mujica Gallo murió luego de un sonado pleito con sus descendientes por el asunto de las propiedades (entre ellas el llamado Museo del Oro). Y en los 90, cuando Fujimori dictaminó el fin definitivo de la reforma agraria y retiró los diversos amparos que había para las personas que trabajan directamente la tierra, las nuevas generaciones de Mujica decidieron volver a las tierras que nunca habían pisado y declararse nuevamente propietarios.

La estrategia fue crear una variedad de empresas inmobiliarias, orientadas a recuperar las tierras del ex fundo, por las buenas o las malas, y venderlas como terreno urbano a industriales y constructores para el levantamiento de locales de empresas, depósitos y zonas de vivienda. A todo el que resistía sus propuestas, lo “convencían” con amenazas y enviándoles directamente matones a hacerles la vida imposible, les malograban sus sembríos y dañaban sus viviendas. Se desató un clima de inseguridad, impulsado por una increíble alianza entre hijos de la oligarquía y delincuentes comunes, al extremo que para muchos lectores de páginas policiales Oquendo no es una zona de trabajo, sino el hábitat de destructores, injertos y malditos de diversa laya. Los vínculos de los Mujica con gente de malvivir, varios de ellos contratados como “seguridad” de sus empresas están documentados en informes de la Policía de Seguridad del Estado del Callao.

El caso Ramos
Pascual Ramos Ruiz es agricultor, y conduce 2.10 hectáreas, en la zona llamada Puquial del ex fundo Oquendo, desde el año 1972, como beneficiario de reforma agraria, y produce, entre otras cosas, plátanos, que se venden en mercados de Lima y el Callao. El 22 de mayo de 2005, don Pascual se encontró con que sus plantaciones habían sido destruidas. Unos meses antes habían acudido a su chacra un personaje llamado “el gato” o “el gringo”, para informarle que Promotora Oquendo de Maribel Mujica Pinillos estaba desarrollando una acción de desalojo de sus tierras, por ser supuestamente propiedad de esa empresa. Otra compañía, Inversiones Generales América, le comunicó haber comprado a Promotora Oquendo las 2.10 Has, y le comunicó que debía retirar sus pertenencias del lugar. Estos hechos fueron denunciados ante la Fiscalía Provincial Penal del Callao.

Raúl Wiener
Unidad de Investigación

Loading...


En este artículo: | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.

Deje un comentario