Velásquez se pone duro

El premier Javier Velásquez sostuvo ayer que el gobierno no cederá a lo que llamó chantaje de los manifestantes de Abancay, pese a que la población de esta ciudad está en huelga y movilizada masivamente desde hace once días para exigir mayor presupuesto para la región y la destitución definitiva del presidente regional de Apurímac, David Salazar.

| 22 noviembre 2009 12:11 AM | Política | 388 Lecturas
Velásquez se pone duro
Velásquez habla como en los días previos al “baguazo”.
Dice que no dialogará con manifestantes de Abancay, porque no aceptará “chantaje”.

Más datos

DETALLE

La consejera regional de Apurímac, Lilia Gallegos, anunció que pedirá la vacancia del vicepresidente regional Willer Taype, por haber permitido que lo designen presidente regional. “La vacancia se da con un proceso penal admitido o consentido. Se podría pedir una suspensión (de Taype) mientras se resuelva la situación por ser un delito flagrante”, declaró.
388

Velásquez dijo que si Abancay no se calma, el gobierno tomará las medidas pertinentes para restablecer el orden y aseguró que no viajará a Abancay para dialogar con los dirigentes de las diversas organizaciones sociales porque, dijo, ellos están actuando al margen de la ley.

“No es posible que un primer ministro se siente a dialogar con alguien que ha tomado un pueblo, y que pone como punto de la agenda que admita la destitución de un presidente regional. Esos temas no se pueden discutir, prefiero irme a mi casa antes de sentarme a negociar con quienes incurren en delito. No iré a Abancay. Somos respetuosos de la norma y de la Constitución y no permitiremos que se destituya a un presidente regional”, refirió.

“No nos va a temblar la mano de utilizar todas las herramientas que la Constitución y la ley nos permite”, agregó.

El premier acusó, asimismo, al vicepresidente regional de Apurímac, Willer Taype Huamaní, de haberse nombrado presidente regional de manera ilegítima. “No puede conspirar contra la legitimidad del presidente regional. Lo más delicado es que el Frente de Defensa de Apurímac se ha irrogado competencias que no tiene y ha nombrado al vicepresidente como la máxima autoridad de la región”, manifestó.

El presidente de la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales, Hugo Ordóñez, difundió un pronunciamiento público para expresar su rechazo al pedido de cese de Salazar, y asegurar que el acto constituye “un atentado contra la estabilidad institucional del país”. “Los acontecimientos ocurridos en Apurímac, a través de los cuales grupos violentistas han pretendido deponer en el ejercicio de sus funciones al presidente regional significan un grave atentado contra el orden jurídico”, indica el pronunciamiento.

Los dirigentes del Frente de Defensa de Apurímac informaron ayer que la población de la ciudad de Abancay vive una calma tensa y momentánea. Sin embargo, anunciaron que las protestas continuarán hasta que la vacancia de Salazar sea aceptada por las autoridades. Asimismo, exigen la instalación de una mesa de diálogo encabezada por el primer ministro, Javier Velásquez.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD