Vamos a ganar y vamos a cumplir con Lima

La alcaldesa de Lima nos atiende en un alto de su intenso trajín. Argumenta sobre lo negativo y absurdo de revocarla y habla con sereno optimismo de encuestas propias que marcan un ascenso del NO. Asegura que el 17 de marzo los revocadores serán derrotados.

| 06 febrero 2013 12:02 AM | Política | 1.9k Lecturas
Vamos a ganar y vamos a cumplir con Lima
Susana Villarán tiene confianza en que limeños reflexionarán y le darán la victoria al NO.
Susana Villarán afirma que sus encuestas dicen que el NO está subiendo y confía en una victoria el 17 de marzo.

Más datos

Yo le diría a todos los vecinos que dicen que no importa que robe pero que haga obra que cada sol robado es un sol menos para una obra.
1907

—¿Alcaldesa, cuánto tiempo está durmiendo en estos días?
—Poco, pero siempre ha sido así. Desde que una mujer tiene su primer hijo, deja de dormir. Hace 41 años que duermo poco.

—Usted ha reiterado que el principal error de su gestión es no haber hecho publicidad a sus obras, ¿por qué cometió tal error?
—Practico lo que se llama la austeridad republicana y creía que el dinero para la publicidad debía usarse para más obras sociales o de infraestructura. Fue un grave error porque los vecinos tienen derecho de saber en qué se está invirtiendo su dinero. Fue un error y lo estamos rectificando. Pero yo seguiré poniendo solo “Lima lo hizo” en los paneles de mis obras y no mi nombre.

—¿Qué errores más puede admitir?
—Hay muchos errores. En una gestión pública o privada siempre hay errores, muchos errores. No podría detallarte uno por uno los errores que hemos cometido pero sí puedo decir que los errores que se cometen se rectifican. Recuerda que la Municipalidad de Lima tiene 34 unidades de gestión.

—¿Qué significaría, en términos políticos, una derrota del NO?
—Yo no me quiero poner en ese supuesto, porque estamos trabajando de una manera denodada a fin de que los vecinos se enteren de lo que estamos haciendo y no voten por el Sí. Además ahora hay una gran confluencia de partidos que están brindando su apoyo al NO, como la mayoría de partidos de izquierda, también Acción Popular, Perú Posible, Partido Humanista, Somos Perú, Partido Popular Cristiano, las madres del Vaso de Leche, los colectivos juveniles, vecinales, estudiantes, organizaciones descentralistas, colectivos, etc.

—El Partido Nacionalista dijo que se mantendrá neutral para no causar suspicacias, ¿cuál es su opinión?
—Lo que puedo decir es que muchas bases del Partido Nacionalista apoyan el NO de manera decidida porque son vecinos que quieren que su ciudad siga con las reformas. Siento el apoyo de las bases nacionalistas.

Pese a la campaña del NO, los vecinos de los distritos pobres apoyan al Sí y esto se evidencia en las encuestas. La última encuesta de GFK que fue publicada el domingo 27 de enero indica, por ejemplo, que 60% apoya la revocación, siete puntos más que en diciembre, frente a 39% que está en contra.
—Las encuestas que nosotros tenemos y que es reciente… No te voy a dar los datos todavía, nos permiten decir que las cifras de la última encuesta no son del todo, no son del todo…

—¿No son reales?
—No es que no sean reales. Solo son una fotografía del momento. Nosotros tenemos una encuesta realizada la última semana de enero que nos permite decir que las cifras por el NO son mejores, es decir, que ha empezado a subir.

—¿El NO sube?, ¿Cómo si estaba bajando?
—Efectivamente, sube.

—¿Y el Sí?
—El Sí cae. Sube además la aprobación de la gestión. Estas cifras son importantes. Entiendo que gracias a la campaña de información barrio por barrio los vecinos empiezan a darse cuenta que hay obras que los benefician, gracias a programas como “Barrio Mío”, que es un programa integral para las zonas pobres que necesitan muros de contención, escaleras, etc.

—Hay vecinos de algunos distritos, como San Juan de Lurigancho, que indican que a ellos les interesan las obras y no tanto que roben los políticos.
—Yo le diría a todos los vecinos que dicen que no importa que robe pero que haga obra que cada sol robado es un sol menos para una obra. Quiero decir que en San Juan de Lurigancho hemos invertido 17 millones de soles. Hemos hecho un Hospital de Solidaridad en que todos los días se atienden 4 mil vecinos. Quiero aclarar que el puente Santa Rosa saldrá adelante y que se detuvo porque hubo un derrumbe de 30 mil metros cúbicos de piedras, una falla geológica, por lo cual hemos invertido 70 millones de soles más en un nuevo proyecto. Pero que pronto servirá a todos lo vecinos.

—Usted ha trabajado en la gestión de Alfonso Barrantes. ¿Él tuvo una campaña mediática en contra tan fuerte como usted?
—No. Eran otras épocas. No había temor a que una fuerza progresista y de izquierda como la nuestra trabajara por la ciudad.

—Lo dejaban trabajar.
—A Alfonso, sí. Yo fui una de las fundadoras del Vaso de Leche en su gestión.

—¿Por qué cree que hay campaña tan fuerte contra usted?
—Debe ser porque estamos haciendo algo que no les gusta. Si no hiciésemos nada, entonces no invertirían su tiempo y sus espacios en los medios.

—¿Cree usted que la revocación es una forma de venganza contra su gestión? ¿Quiénes están detrás?
—Yo dría que detrás de la revocatoria hay muchos intereses de gente que se aprovechaba de la informalidad de la municipalidad. La informalidad está siempre vinculada a la corrupción. Estamos trabajando para formalizar la municipalidad en todos los aspectos. En esta gestión hemos puesto especial atención en la transparencia, y en la lucha contra la corrupción. Yo mentiría si dijera que en la municipalidad no hay prácticas de corrupción porque la corrupción está en todos lados. Pero lo que digo es que aquí hay una voluntad de luchar contra los corruptos y la corrupción, y si encontramos un hecho corrupto inmediatamente tomamos cartas en el asunto para erradicarlo y eso trae una serie de reacciones. Aquí no hay comisiones. A mí la plata no me llega sola. A mí solo me llega mi sueldo a fin de mes con los descuentos respectivos. Hay transparencia en la municipalidad y esto ha sido reconocido por la Defensoría del Pueblo dos años seguidos. Tenemos el primer lugar en transparencia junto a la Municipalidad de Huamanga y eso me llena de orgullo. Tomar decisiones para reformar el transporte o trasladar el Mercado Mayorista a Santa Anita. Todo esto trae reacciones. Tiene sus costos.



MARCO TULIO
Sí tenía contrato con el municipio

—¿Cuando usted ingresa a la municipalidad, Marco Tulio Gutiérrez tenía un contrato con la comuna?
—Lo que yo he visto es que tenía un contrato para realizar consultorías con la Empresa Municipal de Mercados.

—¿Su gestión no le renovó el contrato a Marco Tulio Gutiérrez?
—Yo no tenía idea de que Marco Tulio Gutiérrez tenía contrato con la municipalidad. Cuando él aparece con eso de la revocatoria alguien dice que él tenía un contrato con la municipalidad y ahí me enteré.

—¿Entonces tenía contrato con la municipalidad?
—Sí tenía contrato. Él es un experto en temas de municipalidad, así lo señala él ¿no?

—Él también estuvo en la gestión de Alfonso Barrantes, ¿usted trabajó con él?
—Sí trabajé en la gestión de Barrantes. Recuerdo también que fue retirado de Izquierda Unida.

—¿Cuál cree que es el interés principal de Marco Tulio Gutiérrez? ¿Quiénes están detrás de él?
—Lo que sé es que la revocatoria ha sido impulsada por un grupo variopinto de intereses mezquinos que buscan hacerse de la municipalidad para sus fines políticos.

—¿Usted tuvo alguna relación laboral con Castañeda Lossio?
—No; pero cuando yo era asesora ad honórem de Alfonso Barrantes para el Vaso de Leche durante un año y medio, Castañeda trabajaba aquí en la municipalidad. Era de Acción Popular. Trabajó en una de las empresas municipales. No recuerdo cuál. Pero sí lo he conocido. Pero yo nunca he trabajado para él. Yo tengo bien claro dónde he trabajado. Yo trabajo desde los 17 años de edad.

—Usted siempre ha trabajado en temas de derechos humanos y ha criticado en este terreno al primer gobierno de Alan García. ¿Qué relación tiene con él?
—Yo he tenido con Alan García una relación, él presidente y yo alcaldesa, de formas políticas democráticas muy cordiales. Tuvimos relaciones cordiales. Por ejemplo, me invitó al Consejo de Ministros para que yo expusiera mi proyecto para Lima. Tuvimos diferencias, por ejemplo, porque él quería que San Juan de Lurigancho sea provincia y yo decía que todavía no era el momento, que Lima tenía que tener un plan de desarrollo antes de que se le arrancara el brazo. Fue un enfrentamiento de fondo por el desarrollo de la ciudad, un debate político. Nada más. Yo le agradezco por las formas democráticas que tuvo su gobierno con mi gestión. Es más, cuando Alan García ya se iba de Palacio, el 27 de julio, hizo una cena y me invitó y yo fui y me despedí de manera democrática, como debe ser.

—¿Por qué cree que él apoya a la revocatoria?
—No lo sé, la verdad. Tiene que preguntárselo a él. No sé por qué le puede interesar.

—Tal vez pensando en el 2016…
—No le veo mucho sentido.

—¿Muchos dicen que quiere poner en la palestra política su partido?
—No sé, pregúntele a él. A él le encanta conversar.

—¿Qué opina sobre la decisión del fujimorismo de dejar a sus militantes que decidan libremente sobre la revocación?
—Creo que es una posición partidaria. Son decisiones que se toman dentro de los partidos y eso está bien.

—Si ganara el NO…
—¡Va a ganar el NO!

—Digamos, después del triunfo del NO, usted pensaría ya en la reelección.
—Yo pensaría en cumplir bien un mandato. Cómo es posible, digo yo, que, por más constitucional que sea la figura de la revocatoria, la usemos como un trampolín de ambiciosas personales y de grupo y no pensemos en Lima. Cómo es posible que estén pensando en revocar a alguien desde los primeros días de su gestión cuando una ha sido elegida por cuatro años. ¿Por qué? El NO triunfará y nosotros terminaremos de cumplir con los vecinos terminando las reformas que hemos emprendido.



Nada tengo de pituca
Susana habla de su vida en San Juan de Lurigancho, su amor por ese distrito y sobre Luis Favre.


—¿Por qué usted decidió vivir en el distrito de San Juan de Lurigancho cuando pudo elegir, digamos, otro distrito?
—Yo llegué a San Juan de Lurigancho desde Cajamarca con mi esposo Manuel Piqueras. Nosotros trabajábamos con monseñor José Dammert en educación rural, ayudando a los más necesitados. Siempre quise trabajar por los pobres. Soy católica y estoy siempre dispuesta a ayudar. Estar cerca de las personas en situaciones difíciles ha sido siempre muy importante en mi vida. Teníamos amigos que vivían en esa zona y decidimos vivir en ese distrito, en Caja de Agua. Ahí concebimos a mi hija Soledad y a mi Emmanuel. De ahí nos fuimos a Chile a terminar nuestros estudios, en la época de la Unidad Popular, en tiempos de Salvador Allende. Así que nosotros hemos sido bien movidos. Regresé a trabajar a San Juan de Lurigancho hace 33 años y en ese tiempo fundamos una guardería maravillosa llamada Kukulí, para los niños de la primera infancia, con las mejores técnicas, con el mejor equipamiento, que fue replicada en varios lugares. San Juan de Lurigancho es parte de mi vida. En San Juan de Lurigancho estuve en los tiempos buenos y en los tiempos malos, en tiempos de Sendero y en los tiempos de paz. Así que a San Juan de Lurigancho lo quiero mucho.

—¿Por qué Susana Villarán elige esa vida y no otra más cómoda, más tranquila?
—Porque desde que yo era chiquita sabía que nosotros tenemos una responsabilidad con la sociedad, con el país donde vivimos. De chica mi madre me enseñó que tenemos que ser responsables. Por más que teníamos una vida confortable, eso no quería decir que teníamos que vivir de espaldas a la realidad de nuestro país. Mis padres me enseñaron a conocer el Perú. Una tía mía que era como mi abuela, Rosalía Lavalle de Morales Macedo, fundó el Hogar de la Madre y eso fue para las mujeres pobres de Lima pudieran dar luz en situaciones de dignidad. Yo he conocido El Agustino con ella. Yo he conocido por ella la realidad de los que sufren. Esto de trabajar por la gente me viene de familia, por la educación que he recibido.

—¿Cómo se siente cuando la llaman pituca?
—Yo vivo con lo que gano. Siempre he vivido de mi trabajo. Soy una mujer profesional. No tengo herencias. No tengo patrimonio. No tengo automóvil. No tengo casa propia. Yo no sé qué significa ser pituca.

—¿Coordina alguna actividades con el publicista Luis Favre?
—Claro. Me han dicho los de la campaña por el NO que ya se está formalizando el contrato con la empresa FX para la que trabaja. Él es asesor en comunicación política. Hay un grupo bastante grande de peruanos que trabajan en la campaña. Lo que él cumple es la función de asesoría política.

—¿Y es verdad que cobra mucho?
—Es verdad que cobra lo que ha dicho Anel Townsend.

—¿Cuánto cobra?
—150 mil dólares.

—¿Quién le paga?
—Todos los gastos de la campaña se financian con las contribuciones que se reciben de gente de buena voluntad, que van desde actividades que hay en todos los distritos, como conciertos. Hay gente de todos los sectores que nos apoyan. Hay pequeños empresarios de Gamarra que nos ayudan, por ejemplo. Nosotros no podríamos conseguir dinero si no fuera por las contribuciones de los que quieren que Lima siga con las reformas. Por ejemplo, esos letreros del NO se han hecho realidad gracias a la voluntad de los artistas. Los artistas colaboran porque creen en la ciudad. El cineasta Chicho Durant está haciendo una publicidad para televisión de manera gratuita. Hay mucha gente que está contribuyendo con nosotros, de todos los sectores.

—¿Cuál es su opinión sobre el alcalde Burgos de San Juan de Lurigancho?
—Lo dos tenemos un compromiso con un distrito que tiene inmensas necesidades y la unión del distrito con la provincia, que tienen que estar unidos por encima de cualquier división. Yo creo que lo que está haciendo esta revocatoria es usar como trampolín que nosotros no empezamos. Estos intereses mezquinos, estas ambiciones, este usar como trampolín a la revocatoria lo que está haciendo es dividir a los limeños y lo que tenemos que hacer nosotros es unirnos para progresar, esa es mi invocación para el alcalde Burgos.

—¿Y qué dice de Castañeda?
—No sé, pero él ha dicho que va a votar por el Sí. Él tiene todo el derecho. Yo estoy trabajando por Lima. Dijeron que yo no iba a continuar sus obras y fíjese en los parques zonales, nosotros estamos haciendo una inversión de cerca de 300 millones de soles que ya se han entregado obras maravillosas en Huiracocha, en Huáscar, en Sinchi Roca, en Cahuide. Vamos a aumentar de 16 a 21 los parques zonales. Yo digo lo bueno hay que continuarlo, lo nuevo es Barrio Mío, es Anemia Cero, es Chicos y Chicas Chamba. Chicos y Chicas Chamba es un programa que está orientado a muchachos de 15 a 25 años a fortalecer sus capacidades sociales y personales pero también darle un oficio para que puedan tener oportunidades en la vida, lo hacemos a través de los centros técnicos productivos, los 100 mil niños en las escuelas deportivas municipales. Digamos que hay continuidad y novedad.



EL METROPOLITANO
Estamos tratando de que bajen los pasajes

—¿Es verdad que bajarán los pasajes del Metropolitano?
—Estamos en ese intento. No estamos de acuerdo con la decisión unilateral que tomaron los operadores de subir los pasajes.

—¿Qué hizo usted para mejorar el servicio?
—Creamos 21 nuevas rutas alimentadoras. Hemos pasado de 220 mil a 480 mil viajes al día. Se han articulado las 400 cámaras de video vigilancia. Se ha llegado al acuerdo de integración entre el tren eléctrico y el propio Metropolitano, algo que se verificará en estos días.

—¿Cuál es su opinión de la gestión de Castañeda?
—Castañeda tuvo una buena gestión, siempre lo he dicho porque al César lo que es del César. Yo dije en la campaña que nosotros íbamos a continuar y mejorar las obras en lo que pudiésemos y lo hemos hecho, hemos hecho 4 hospitales más. Dijimos que las escaleras las íbamos a mejorar y las estamos mejorando. Ahora todas tienen baranda, tienen un gran cartel, etc. Además hemos lanzando el proyecto “Barrio Mío” que es un proyecto integral para los barrios pobres.

—Y en términos de ejecución de presupuesto.
—En términos de ejecución de presupuesto nuestro comparativo es interesante. En los primeros dos años de Castañeda en comparación con los nuestros, nosotros ganamos como lo hemos demostrado. Quiero decir además que en recaudación fiscal, el 2012 hemos cerrado el año con 873 millones de soles directamente recaudados por Lima mucho más que nuestro primer año y por supuesto en el 2010 se había quedado muy rezagado. ¿Dónde está la ineficacia? ¿Dónde está la ineficiencia? Nosotros hemos arreglado las avenidas troncales que pasan por varios distritos cuando nadie se había dedicado a esto. Estamos trabajando.


Paco Moreno
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD