Valdivieso no renunció, García lo mandó fuera

A pesar que el caso ha sido presentado como una “sorpresiva renuncia” del ministro de Economía y ex funcionario del Fondo Monetario Internacional (FMI), Luis Valdivieso, lo cierto es que el hombre no pudo mentir. Por eso no dio ninguna explicación sobre su súbito retiro del puesto desde el cual deberán tomarse las principales decisiones frente a la crisis económica, ni pudo explicar por qué era tan importante que emprendiera el camino al exilio por invitación del presidente Alan García.

| 20 enero 2009 12:01 AM | Política | 874 Lecturas
Valdivieso no renunció, García lo mandó fuera
Valdivieso le devuelve el cargo a Carranza porque García lo quiso asÑ
Plan anticrisis, hace crisis. “El Mago” deja el cargo a Luis Carranza, a quien había reemplazado en julio.
874

Tampoco se ha aclarado cómo estaba tan a la mano Luis Carranza para reemplazar a Valdivieso y asegurar de inmediato una continuidad a prueba de balas, que hace más complicado entender lo que está pasando.

García decidió
De hecho, el presidente García fue el que decidió el cambio. Si Valdivieso hubiera querido irse no tendría que haberse humillado indicando que su destino estaba aún por definirse. Más aún, hubiera debido incomodarle que luego de ser nombrado para corregir las políticas de su antecesor (Luis Carranza) en materia de inflación y gasto público, se cierre su intervención con el regreso del mismo personaje. Ya se sabía que el dogma Valdivieso era especialmente duro: gastar lo menos posible y no oír las reclamaciones sociales, y eso le arrastraba muchas contradicciones con sus colegas del Consejo de Ministros.

García le dobló el brazo a Valdivieso cuando le obligó a presentar un plan anticrisis con apariencia de expansivo y gastador, que iba a contrapelo de todo lo que “El Mago” creyó toda su vida. Por eso quizá cuidó mucho en inflar cifras hipotéticas, varias de ellas no realizables, otras ya presupuestadas que se repetían, y ningún objetivo o meta, porque en su cabeza el gasto es siempre dañino y lleva a déficit y presiones inflacionarias.

Obviamente, con una cabeza como la de Valdivieso, el plan anticrisis estaba en crisis desde el primer día. Y todos hemos visto que a varias semanas de su anuncio no avanza a ninguna parte.

No era el indicado
Si el punto era dar una señal de confianza con el Estado metiendo dinero, para que los privados lo sigan, el ministro Valdivieso era una escopeta que disparaba para atrás. Para García esto era una suma de dilemas: ¿cómo remover al tipo que había llegado con el aval de sus ex empleadores del FMI y que representaba la garantía de ortodoxia en el manejo económico?, ¿cómo hacer para botarlo hacia arriba, como hacen en la iglesia, y para reemplazarlo por alguien que no siembre expectativas de cambio de política?

La solución la hemos conocido ayer: Valdivieso se va a discutir su plan a algún otro lugar (se habla de la embajada en Washington), y Carranza regresa sin siquiera haber hecho una autocrítica de su pronóstico de un crecimiento sostenido de 15 años de la economía mundial, que justificaba jugarse todas las cartas a la globalización; de su decisión de bajar los aranceles “para frenar la inflación”, que resultó un pingüe negocio de los importadores de alimentos, y de su política de freno al gasto social que ha tensionado al país y multiplicado los conflictos sociales.

Continuidad es lo que promete el nuevo ministro, que ahora repite el plato. Su mejor cartel es seguir con la política que le gusta al presidente García, como si eso fuera la política económica que el Perú demanda.

Raúl Wiener
Redacción

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD