Uso de armas contra la delincuencia llena un vacío legal

El decreto legislativo 1186, que regula el uso de la fuerza por parte de la Policía Nacional del Perú (PNP) es una norma que establece reglas claras en el ámbito policial y llena un vacío legal, asegura el Instituto de Defensa Legal (IDL). “Anteriormente no contábamos con una ley de uso de la fuerza policial, sino con reglas de inferior jerarquía normativa, lo que permitía amplios márgenes de discrecionalidad”, precisa la organización no gubernamental.

| 19 agosto 2015 12:08 PM | Política | 1.6k Lecturas
Uso de armas contra la delincuencia llena un vacío legal
Uso de armas contra la delincuencia llena un vacío legal
Protege a los policías y la población al reglamentar el uso de armas letales frente a la delincuencia y la violencia en las calles, dicen especialista
1625

Mediante un pronunciamiento, el IDL señaló que el mencionado marco normativo establece reglas claras para el uso de la fuerza policial y ello es imprescindible para darle seguridad a los propios policías, ciudadanos, además de jueces y fiscales, quienes controlarán el ejercicio de la violencia legítima.

Prevé mecanismos previos al uso de esta fuerza (presencia policial, verbalización, control de contacto, control físico y tácticas defensivas no letales), establece los principios básicos (legalidad, necesidad y proporcionalidad) y le da fuerza interpretativa a normas internacionales importantes”, anotó.

Destacó que la mencionada norma contempla que en protestas sociales no se deben emplear armas letales, salvo excepción. Consideró positivo que se haya contemplado los derechos de los policías, quienes deberán recibir atención psicológica y acompañamiento.

Sin embargo, consideró como un punto negativo la regulación del uso de la fuerza policial en casos de conflictos sociales. El IDL recordó que antes estuvo vigente la ley 30151, que desde su punto de vista, era inconstitucional y exoneraba de responsabilidad penal a policías que mataban o lastimaban a alguien en ejercicio de sus funciones.

FACULTADES

La norma establece que la Policía Nacional, excepcionalmente, podrá usar el arma de fuego en caso de inminente riesgo de muerte o lesiones graves que lo involucren a él o a terceros. La facultad se aplica también cuando exista una situación de amenaza de la vida durante la comisión de un delito grave, se genere un peligro de muerte a causa de una resistencia de la persona que va a ser detenida o por la acción de quien participa en una manifestación violenta.

El presidente de la Comisión de Seguridad Ciudadana, Fernando Andrade, consideró que el decreto constituye un paso importante en la lucha contra la delincuencia, al cubrir debilidades que tenían los efectivos para el ejercicio de su labor.

Creo que sí es un paso importante porque antes los policías tenían temor de usar las armas porque no estaban protegidos legalmente, pero ahora con este decreto (…) ya no habría ese temor que era aprovechado por los delincuentes”, precisó.

POSITIVA

El congresista Renzo Reggiardo, también miembro de la Comisión de Seguridad Ciudadana, calificó la medida como “positiva”, ya que otorga el respaldo normativo que hacía falta para que los efectivos actúen con más libertad en el combate contra la delincuencia.

Ambos legisladores (Andrade y Reggiardo) destacaron la normativa que establece medidas de prevención y sanción para los actos de violencia en construcción civil.

Reggiardo señaló la creación del Registro Nacional de Trabajadores de Construcción Civil y el Registro Nacional de Obras de Construcción Civil, y la adición de las organizaciones al sistema financiero tienen como objetivo formalizar este tipo de actividad, a fin de evitar que los delincuentes “se escuden” en ella.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital