Unidad contra el narcoterrorismo

Luis Gonzales Posada, exministro de Justicia y excanciller del primer gobierno aprista, expresa en esta entrevista sus puntos de vista en torno al grave conflicto planteado por la actividad narcoterroristas en el Vrae y sobre los recientes cambios ministeriales y militares, así como la situación del Apra.

| 20 mayo 2012 12:05 AM | Política | 1.7k Lecturas
Unidad contra el narcoterrorismo
Gonzales Posada propugna desarrollo para el Vrae.
El excanciller aprista Luis Gonzales Posada pide Acuerdo Nacional para enfrentar conflicto en el Vrae. Seguro de triunfo en La Haya. Pide renovación en el Apra.

Más datos

Buena medida militar

“El nuevo comandante general del Ejército, general Ricardo Moncada Novoa, pasará a la historia institucional por plantear la creación de una unidad especial a favor de familiares de los deudos de militares caídos y de los soldados discapacitados”.
1704

—¿Qué opinión le merece el problema del narcoterrorismo en el Vrae?
-Ha habido un mayor desplazamiento de narcosubversivos en el Vrae, donde hay una inmensa pobreza, sin presencia del Estado. Por ello, es necesario llevar este tema a un Acuerdo Nacional, porque en política exterior y política de defensa todos los peruanos debemos estar unidos, como lo ha expresado el presidente Ollanta Humala.

—¿Quiénes deberían participar en ese acuerdo?
—Tiene que convocar a los partidos, personalidades, a los especialistas y, naturalmente, a todos los estamentos del Estado, para elaborar programas de mediano y largo plazo.

—¿Solo la unidad bastará para solucionar el problema del Vrae?
—Se debería nombrar un director político-militar con rango ministerial, para que ejecute una política de desarrollo y lucha contra los narcoterroristas. Al ganar un metro cuadrado a los terroristas, incorporando ese terreno a la agricultura sana, estaremos ganando la batalla y en ese metro cuadrado tendremos café y cacao. El gobierno puede exonerar de todo tributo a los que invierten en el Vrae y otorgarles crédito cero. Hay un conjunto de políticas que tienen que implementarse.

—¿Era necesario el cambio de ministros?
—Los cambios de ministros eran necesarios. El problema del Vrae no podía ser gestionado mediática y políticamente, porque debilitaba al gobierno y colocaba en una situación de privilegio al narcoterrorismo. Esos ministros no han salido por corruptos ni sinvergüenzas, ni por violar los derechos humanos, sino porque se han dado las circunstancias y ese capítulo debe cerrarse.

—Como excanciller, ¿usted cree que el fallo de La Haya va a ser positivo para el Perú?
—No tengo ninguna duda, por dos consideraciones. Una es que la posición del Perú está sustentada en la Convención del Mar (institución de todas las naciones), que en su artículo 15 dice que la delimitación entre las costas de dos Estados adyacentes o situadas frente a frente, se determinará por una línea media. Otra, es que la jurisprudencia de La Haya ha tomado siempre esa dirección, como en los casos de Estados Unidos con Canadá, de Honduras con Nicaragua, de Argentina con Uruguay, por citar algunos.

—Hablando de su partido, el Apra, ¿superará la crisis que atraviesa?
—El Apra tendrá que superar esa crisis con una renovación de cuadros, una apertura a sectores independientes y una descentralización, como lo dictan los tiempos modernos. Vivimos en un país descentralizado en regiones y eso debe expresarse políticamente.

—¿La reelección de líderes en el Apra no afecta la necesidad de renovación?
—Yo creo que hay que ponerle límites a las reelecciones de todo tipo, para permitir la renovación política. Un partido viejo como el nuestro, y no solo para sobrevivir, debe de nutrirse de gente joven y de cuadros nuevos. Hay que hacerlo ahora. Cuando se convoque al congreso aprista estoy seguro que este planteamiento va a tener el absoluto respaldo de la militancia.

—¿Está de acuerdo en la renovación completa de la dirigencia aprista?
—Bueno, es la misma posición que yo he mantenido, pero eso no significa colocar a la vieja dirigencia en las catacumbas, sino dar paso a nuevas generaciones, yo creo que eso es indispensable. No olvidemos que ya no están presentes personalidades, a las que nadie discutiría su reelección permanente en el partido, y no solo me refiero a Víctor Raúl Haya de la Torre, sino a gente como Andrés Townsend, Armando Villanueva, quienes eran nuestras columnas emocionales y políticas. Ellos ya se fueron.

—¿Alan García es indispensable para el Apra?
—Alan García es, indiscutiblemente, la espada de honor de una generación, y lo ha demostrado electoralmente, es la locomotora que arrastra a los demás vagones. Cuando no estaba Alan García, hemos tenido problemas, nuestros candidatos a la presidencia han tenido una votación muy escasa (1% o 4%). Cuando ha estado él (Alan García) hemos ganado dos elecciones y en la que perdió (el 2001 ante Alejandro Toledo) sacamos un 48%. Nadie discute que Alan García tuvo un efecto expansivo a sectores no apristas que confían en su liderazgo y en su capacidad de gobernante.

—¿Por qué se distanció de Alan García a fines de los 80?
—Yo no me distancie de Alan García, a veces la gente piensa que el partido aprista es un movimiento de corderos y eso no es así. A veces tenemos distancias políticas, diferencias, pero la expresamos con una actitud de respeto y eso no significa pelear.


Llamil Vásquez
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD