Una moderación positiva

Analista Ricardo Vásquez Kunze, considerado un “derechista responsable”, habla de lo que le parece aciertos y falencias de los primeros días del gobierno del presidente Ollanta Humala.

| 30 agosto 2011 12:08 AM | Política | 1.6k Lecturas
Una moderación positiva
Evalúa los primeros pasos del gobierno de García.

Más datos

GARCÍA DEBE COMPARECER ANTE JUSTICIA

Audios de Químper

-Alberto Químper ha revelado algunas cosas desconocidas del expresidente García, ¿cree que el Congreso puede abocarse a investigar su gestión por graves casos de corrupción?
-García tiene que comparecer si la justicia lo estima conveniente. En cuanto al Congreso, me parece que ese es un foro político, no me parece mal que lo investigue, pero eso podría convertir al expresidente en víctima cuando la gente lo ve como una de las personas que estuvo directamente involucrada. Políticamente habría que ser muy cuidadosos porque el tiro podría salir por la culata y en vez de comprometerlo más termine limpiándolo ante la opinión pública, que es muy sensible.

-¿Y quién tendría que actuar entonces ante posibles ilícitos de su mandato?
-En primer lugar la Contraloría y a partir de ello el Ministerio Público y el Poder Judicial.
1669

El analista político Ricardo Vásquez Kunze pasa revista a los primeros 30 días de gobierno, que considera muy positivos, y califica como acertada que el gobierno haya logrado mayores impuestos de las mineras.

-¿Cómo evalúa el primer mes del gobierno de Ollanta Humala?
-Me parece que está siguiendo el compromiso asumido en la famosa Hoja de Ruta. El premier (Salomón Lerner) ha tenido mucha influencia en la moderación de ese documento, lo cual es positivo. Me parecen bien temas como las sobreganancias mineras, que era una propuesta de campaña, y que conceptos como la línea aérea de bandera hayan sido archivados. En términos generales existe una moderación sobre la moderación ya de la Hoja de Ruta. Esto puede verse de dos maneras. Para mí es positivo ir con pasos razonables y adecuados. Supongo que otros que votaron por el presidente no deben estar muy satisfechos con esa posición. Eso traerá pugnas internas en el entorno del mandatario y también presiones externas de los descontentos, que no solo están por ese lado, sino en la ultraderecha.

-Esta moderación de la que habla no lo hace dejar de ubicarse en la izquierda...
-Puede ser, pero la izquierda no fue el único sector que lo llevó al poder. Hay una cosa interesante que recalcar. El partido de gobierno como tal no existe, es una entelequia, es decir una conformación amorfa de diferentes personas, tanto en el Congreso como en el Gabinete. Lo que creo que se está formando es otro partido más que todo militar.

PARTIDO MILITAR

-¿Dijo partido militar?
-Esa es mi impresión. No lo digo como lo dicen otros analistas como (Fernando) Rospigliosi, que es porque se ha nombrado en puestos claves a compañeros de armas del presidente, sino en dos hechos que me han llamado la atención. El lanzamiento del programa “A comer pescado! del Ministerio de la Producción, en el que los operadores son miembros del Ejército. Esa es una primera señal. La otra cuando el presidente viajó a Pisco y anunció que la nueva fase de reconstrucción estaría en manos del Ejército.

-¿Y cuál sería el propósito de eso?
-Las instituciones se vuelven políticas cuando se legitiman ante la opinión pública. Si los programas sociales comienzan a ser administrados por las Fuerzas Armadas, esa legitimidad empieza a surgir. La gente las verá con buenos ojos porque están reconstruyendo, haciendo caminos, repartiendo pescado. Si me pregunta qué aleja al presidente Ollanta de la izquierda, puede ser el cumplimiento de la Hoja de Ruta, pero eso no está entre sus preocupaciones porque busca construir una base partidaria mucho más poderosa que la izquierda.

-Ollanta Humala siempre fue visto como muy cerca de Lula y otros líderes latinoamericanos de izquierda, ¿eso ha cambiado?
-Puede haberse dado cuenta que sus amigos de izquierda no eran tan poderosos. El presidente quiere un partido propio, bajo su control, y no es el Partido Nacionalista, que sabemos no existe en esencia y es una amalgama de personas sin mucha presencia política. Creo que está en formación ese partido militar, del Ejército.

-¿Está insinuando que el presidente quiere quedarse en el poder?
-No, esto no quiere decir que hay el peligro de una dictadura. Lo que quiero decir es que el presidente está buscando una base de poder propia, para que no tenga que depender de lo que diga la izquierda o que mañana la derecha le haga la vida a cuadros. Por allí va el asunto.

-Steven Levitski ha dicho que la incorporación de exmilitares en el gobierno tiene un objetivo defensivo, de protección, más que ofensivo...
-Tiene razón, el presidente quiere un partido propio, que lo obedezca, eficiente en temas de poder y qué mejor eficiencia que la estructura vertical del Ejército, pese a que su aceptación como institución fue cortada a raíz de los luctuosos hechos que realizó el fujimorismo, en los 90. El presidente quiere que la gente vuelva a tomar a las Fuerzas Armadas como una fuerza dentro del círculo político del Perú, no para dar un golpe de Estado ni perpetuarse, sino como un partido defensivo, porque está claro que confía en su entorno más íntimo, que más conoce, el militar, que en los políticos profesionales que a veces son demagogos, traicionan o no están conformes con como se está llevando el programa de gobierno.


BIENVENIDAS SOBREGANANCIAS

-¿Qué opina de que las mineras hayan cedido y acordado una cifra alta por sobreganancias?
Es un logro importante, porque ha sacado más que (Alan) García. Esto demuestra que la empresas mineras tenían más dinero para tributar y no lo habían hecho porque el presidente anterior no se lo pidió o les pidió muy poco. Me parece positivo que se haya puesto como referencia que el monto logrado tiene que ver con las utilidades de las empresas.

-El premier habló de reforma del Estado, ¿cómo empezar?
-La reforma del Estado depende del punto con que la miremos porque los liberales la pueden ver de una forma y los amigos de la izquierda de otra. Aquí veo una cosa muy contradictoria del gobierno, por un lado nombran a Sinesio López y el primer ministro repite que se va a desprivatizar el Estado. Sin embargo el presidente Humala, en sus pocas apariciones ante la prensa, como cuando lanzó el Consejo de Seguridad Ciudadana, pidió a los empresarios mojarse en un tema que compete al Estado. Allí las cosas no están claras, hay una contradicción flagrante como hay otras.

-¿Pero esto no podría entenderse más bien como un pedido de colaboración del sector privado?
-Entonces no hay que decir que el Estado se tiene que desprivatizar.

-¿Y cómo ve el anuncio de la creación de dos ministerios, uno de ellos el de la inclusión social, que centralizará los programas sociales?
-Me parece interesante que todos los programas se centralicen, que no estén como meteoritos en cada ministerio. También estoy de acuerdo con la creación del Ministerio de Tecnología, porque la ciencia y la tecnología son la base del desarrollo. Espero que no sea un ministerio burocrático sino un real promotor de la ciencia y la tecnología, con liderazgo político, clave para que el Perú no se quede como exportador de materias primas. Además no se necesita mucha burocracia.


Helio Ramos
Redacción

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD