Un premier para la nueva guerra fría

El APRA, el gobierno y el presidente quieren, como dice Mulder, un primer ministro de contención para hacer frente a una oleada social que calculan durará hasta fin de año.

| 10 julio 2009 12:07 AM | Política |424 Lecturas
424

Las encuestas dan como resultado que la opinión mayoritaria reclama que el jefe del próximo gabinete sea alguien con capacidad de concertación y fortaleza para arreglar los múltiples conflictos. Eso casi quiere decir que se trataría de buscar alguien capaz de ponerle algún tipo de freno a Alan García.

Pero el APRA, el gobierno y el presidente, marchan en la dirección opuesta. Ellos quieren, como dice Mulder, un primer ministro de contención para hacer frente a una oleada social que calculan durará hasta fin de año. Un duro hacia los protestantes, genéricamente bautizados ahora como “chavistas” y “complotistas”, y otra vez un intérprete de lo que “el presidente quiere”, que es seguir vendiendo su modelo de atracción de inversiones en plena crisis internacional.

La bola que ha echado a correr que anuncia que José Antonio Chang podría pasar del sector Educación al premierato corresponde a esta mirada de las cosas. Nadie esperaría un Chang dialogante y de apertura, que ayudara a apaciguar el escenario político para llegar a la coyuntura electoral que comienza el próximo año, sobre todo porque su mayor “mérito” dentro del actual gobierno es el de ser el único ministro que pudo imponerse a un sector gremial importante y pasar por encima de la resistencia del Sutep a las evaluaciones magisteriales.

Con ese activo, que se suma al hecho de que el sector Educación haya sido manejado verticalmente durante tres años y que el ministro no haya dado alguna señal de criterio propio, su posible nombramiento equivaldría precisamente a una confirmación del diagnóstico de que nos hallamos en una nueva “guerra fría”, planteado por el presidente hace algunos días.

La designación no sólo contendría el significado de afirmar el regreso del partido aprista al control total del aparato de gobierno (que se debilitó con la crisis de los petroaudios, que ahora se juzga superada), sino la de optar por el núcleo más confrontacional del APRA, los que, creándolo o no, están dispuestos a operar en la lógica del complot internacional definido desde la presidencia. Obviamente que quieran encarar la cosa al golpe, no garantiza que vayan a ser capaces de tener éxito. Pero ese ya es otro tema.

Un dato adicional sobre Chang es el de su pertenencia a un grupo de operadores políticos y económicos que sostuvieron la campaña electoral de Alan García. Aparte del posible premier, integran la cofradía Hernán Garrido-Lecca (financista de la campaña y dos veces ministro), Alex Kouri (puso a Giampietri en la plancha), que forman juntos la junta de accionistas de las librerías Crisol, Carlos Vallejos, Rafael Rey y otros. Hay una fuerte conexión entre este grupo y las actividades de lobby de Rómulo León y otros ex ministros apristas del primer gobierno. Chang sería virtualmente un sobreviviente de la mafia de Canaán, por lo que el período Simon habría completado el propósito que en algún momento se dio García, de darle un aire al gobierno y al APRA, para poder volver a las andadas.

Raúl Wiener
Redacción

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.

Deje un comentario