Tregua entre nacionalistas

Los problemas del Partido Nacionalista (PNP) continuaron ayer enfocando la atención de todas las fuerzas políticas, mientras entre los parlamentarios de la agrupación se abrió una especie de tregua, encaminada a una solución que, según fuentes confiables, pasaría por el desplazamiento del vocero político Carlos Tapia de las posiciones de importancia que ha ganado en la cúpula partidaria.

| 04 octubre 2009 12:10 AM | Política | 554 Lecturas
Tregua entre nacionalistas
El líder nacionalista afina medidas ante la crisis en su partido.
Acuerdan discreción, a la espera de solución de la crisis con posible desplazamiento de Tapia.

Más datos

“Ollanta no debe priorizar la presencia de empresarios en su lista congresal, porque cuando llegan al poder luego los empresarios se preocupan por sus intereses, por eso muchos de sus congresistas lo han abandonado”, Juan Sheput.
554

Esperamos que Tapia deje su excesivo protagonismo y sobre todo que no sea el interlocutor del partido en las negociaciones unitarias con fuerzas de izquierda, organizaciones sociales y regionales y personalidades progresistas, dijo una fuente nacionalista en forma confidencial, a tiempo de asegurar que sus inquietudes, compartidas por varios legisladores, no los llevan a asumir la misma posición rupturista de Isaac Mekler, por no estar de acuerdo con esas pláticas.

La versión fue conocida por LA PRIMERA tras una larga reunión entre el líder del PNP, Ollanta Humala, y los legisladores nacionalistas, en la que estos habrían hecho esos planteamientos, mientras Tapia, coincidentemente, dijo que no volvería a hablar públicamente de los problemas del PNP.

Otra versión indica que la renuncia de Mekler y las críticas del también parlamentario nacionalista Cayo Galindo a Tapia, serían en realidad un rechazo a la decisión de Humala, de que el congresista que aspire a la reelección presente un balance de su gestión congresal en un cabildo abierto ante sus electores y quedar fuera de la Comisión de Organización del Partido.

Esas condiciones habrían precipitado la decisión de Mekler, con el argumento de que no avala alianzas entre el Partido Nacionalista y algunos partidos de izquierda radical y moderada, aunque esta objeción también fue sincera.

En conversación con este diario, Alberto Moreno, secretario general de Patria Roja, uno de los partidos señalados como radicales, confirmó ayer que siguen en pie sus conversaciones con Humala, a fin de unir fuerzas y formar un frente único para las elecciones generales del año 2011, lo que indicaría que esa línea frentista del PNP se mantiene.

“La idea es trabajar por un proyecto amplio que incorpore a los movimientos sociales, a los pequeños y medianos empresarios, y buscar un nuevo rumbo para el país”, indicó Moreno.

Luego manifestó que existe una campaña para vincular a su partido y otras fuerzas progresistas con sectores violentistas y terroristas y que el objetivo estratégico de la derecha política es marginalizar a la izquierda.

En tanto, Juan Sheput, dirigente de Perú Posible, opinó que la crisis por la que atraviesa el PNP se debe a que en el 2006 priorizó en su lista parlamentaria la candidatura de empresarios que una vez que llegaron al poder no se fajaron por los ideales que promovieron en campaña sino por sus propios intereses. Allí tenemos los casos de Álvaro Gutiérrez, Carlos Torres Caro y ahora Isaac Mekler. Por eso los partidos deben priorizar candidaturas de personas con un sólido perfil político. Esta realidad se repite en casi todos los partidos”, apuntó Sheput.

Para el fujimorista Rolando Souza, la renuncia de Mekler al Partido Nacionalista no es una decisión digna de aplausos, puesto que es una prueba de que cada vez pierde más fuerza la institucionalidad de los partidos políticos en nuestro país. “La culpa de esta situación no es sólo de Mekler sino también de Ollanta Humala. En las últimas elecciones la población no votó por la izquierda tradicional sino por la propuesta fresca de Humala, pero ahora él se junta a partidos que suman poco y restan mucho. Creo que la situación actual de su partido es producto de su improvisación al momento de formar la lista de candidaturas parlamentarias en 2006; que esto le sirva de escarmiento para los próximos comicios”, dijo Souza tras augurar que la renuncia de Mekler representa el inicio de una ruptura general de la bancada nacionalista.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD