Toledo dice que apristas también son responsables

El principal responsable de la exportación indiscriminada del lote 88 del yacimiento gasífero de Camisea es el presidente Alan García, insistió en señalar el ex presidente Alejandro Toledo, al aclarar que durante su gobierno “no se exportó ni una molécula de gas”, aunque su gobierno dictó las normas legales para posibilitar la venta del valioso recurso y disponer para tal fin la producción del lote 88.

Por Diario La Primera | 29 ago 2010 |    
Toledo dice que apristas también son responsables
Alejandro Toledo, hace frente a las acusaciones sobre venta del gas.
Por exportación del gas. “Asumamos conjuntamente la responsabilidad”, dice a los apristas.

Más datos

Deshojando margaritas
Toledo señaló que aún evalúa su participación en los comicios generales del próximo año. Manifestó que deberá sopesar muy bien la decisión, en vista de que “ya no tengo 35 años”, debo pensar en “mi hija… mis hijas, mi esposa, mi familia”. “El dejar mis responsabilidades afuera (…) y mi fundación, y tratar de someter a mi familia al escrutinio público, a la agudeza de los periodistas, es un tema que hay que reflexionarlo. Yo ya fui presidente, eso fue un alto honor. Ya no tengo 35 años. Hay ingredientes que entran en este proceso de decisión que no hay que tomar livianamente porque sé lo que implican”, dijo.

DETALLE

El contrato de explotación del lote 88, firmado con el Consorcio Camisea, en el gobierno de transición de Valentín Paniagua, suscribe regalías del orden del 37.24 % por el gas y condensados. Con las reservas probadas de este lote, el Perú tendría asegurado el abastecimiento del mercado interno. Además, el referido acuerdo priorizaba el abastecimiento del mercado interno en un horizonte poermanente de 20 años.

“El lote 88 siempre fue creado, concebido y así estipulado para el consumo interno. Así lo vi. El lote 56 sí fue para la exportación. Quiero que quede claro que del lote 88 no se exportó ni una molécula de gas, durante mi gobierno. Los invito a ver los datos”, subrayó.

En conferencia de prensa, Toledo alegó que la suscripción de una cláusula modificatoria del contrato para la explotación de los yacimientos gasíferos de Camisea entre el Estado peruano y consorcio Perú LNG, por la cual se estipulaba que una porción del lote 88 podría sustentar la viabilidad del proyecto exportador, fue sólo para garantizar el financiamiento necesario de la planta de licuefacción de Pampa Melchorita.

“Pero la modificación sólo fue en el papel, para obtener el financiamiento para la planta de Pampa Melchorita. Nunca fue concebida para la exportación del lote 88”, recalcó.

Apristas avalaron modificación
El ex mandatario recordó, asimismo, que la referida modificación hecha al contrato de Camisea, fue avalada por los congresistas Mauricio Mulder, Jorge del Castillo y otros integrantes apristas de la Comisión de Energía del Parlamento, presidida (en el 2001-2002) por otro “compañero”: José Carlos Carrasco Távara. “Entonces, que los apristas no se sacudan, y asumamos conjuntamente la responsabilidad”, puntualizó.

En ese sentido, cuestionó que el gobierno de Alan García juegue ahora con la idea de “modificar” el contrato de exportación. “No hay nada que modificar, porque la ley dice expresamente que en caso de que existiera cualquier señal de escasez de gas, se suspende la exportación. Está escrito. Entonces, no hay que meter ruido o tratar de zafar cuerpo en este asunto”, enfatizó.

Toledo calificó, igualmente, de “muy mal” que los precios de exportación del gas natural, siendo de “la misma calidad” producida por Bolivia, sea menor de lo que se pagan en el Perú.

Asimismo, criticó que el gobierno haya permitido a la transnacional Repsol vender en la región Cusco -productora por excelencia de este combustible- el balón de gas de uso doméstico, a mayor precio que en la propia Lima.

En otro momento, el ex mandatario fustigó al gobierno por haber esperado el último momento y que estallase la protesta antiexportadora de la población de Quillabamba y la región Cusco, para construir el gasoducto surandino. “Siempre fuimos impulsores de la construcción de un gasoducto para el Cusco y el sur del país. Lo dije en la oportunidad anterior en que vine al Perú”, anotó.

De otro lado, sostuvo que la razón que lo impulsó a desarrollar el proyecto de producción de gas natural fue para que ese combustible “llegase a las casas de los pobres” y “evitar que la gente humilde cocine con leña, carbón o kerosene”.

Agregó que una prueba de su determinación, en ese sentido, fue que en los proyectos habitacionales Techo Propio-deuda cero y Mi vivienda, “ya están construidas las (respectivas) instalaciones con las cañerías para que llegue el gas de Camisea”, a dichos departamentos.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.