Terminen con Tejada

No se sabe los motivos más profundos que llevaron al procurador Julio Arbizu a renunciar a su cargo argumentando motivos personales. No parece una cuestión del gobierno porque su sucesor se ha mantenido en su línea y porque el propio Arbizu ha seguido activo en la lucha anticorrupción contradiciendo aquello de que quería dedicar más tiempo a su familia.

| 14 marzo 2014 01:03 PM | Política | 1.4k Lecturas
Terminen con Tejada
Acaben con Tejada
Por: Raúl Wiener
1474

A la luz de lo que acaba de ocurrir con Sergio Tejada, al que le han hecho un claro “trabajo de inteligencia” para encontrarle un flanco personal por el que podía ser atacado, se puede especular que al exprocurador también lo extorsionaron con alguna información de escándalo para debilitar su posición. No necesariamente en un tema equivalente, pero normalmente todos tenemos algo desarreglado en algún momento de nuestra vida.

Es fácil a partir de ahí imaginar al expresidente, quizás uno de los hombres más desarreglados e imprudentes en su vida personal y en su actividad pública, ordenando al general Hidalgo y otros “especialistas”, buscar algo para acabar con Tejada. Y el general del bigote le trajo el asunto que con calculada malicia García lanzó el lunes por televisión y que su fuerza de choque llevó el día siguiente para sabotear un evento organizado para evaluar el trabajo de la Megacomisión del Congreso que investiga los delitos económicos del período 2006-2011.

Con esto podría decirse que el APRA de García no está ahora muy lejos de las bandas que hoy operan en distintas partes del país, y que exigen dinero a sus víctimas a cambio de no difundir información que los perjudica. Solo que lo que interesa en este caso es proteger un billetazo que ya se embolsaron en cinco años de gobierno y que está tambaleando tras las investigaciones de la Megacomisión. Hay que darle con lo que haya, parece haber sido la consigna del ego colosal, no importa que parezca pura rabieta, lo que cuenta es que se ponga a la defensiva y tenga que explicar lo que no quería hablar.

Los eslabones son evidentes: primero, escarbadores de basura guiados por policías constructores de sicosociales; segundo, expresidente contraponiendo conductas; tercero, matones que quieren imponerse a golpes, asegurando que el problema no son los narcoindultos, la manipulación de pruebas en el caso BTR, las obras fantasmas, los decretos de urgencia o el enriquecimiento de García desde el poder, sino la hija de Tejada que no lleva su apellido, porque su madre no quiso que así fuera.

Tienen razón los que dicen que esta estrategia es un reconocimiento de culpabilidad y que nadie recurriría a un manejo tan grosero si se sintiera inocente. El problema es que en el país en que nos encontramos una acusación artera contra el acusador puede ser la última puerta de escape. Si no creen, lean a los diarios de la gran concentración para que vean a qué me refiero.

Raúl Wiener


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital