Sustentación peruana fue clara y minuciosa

La posición peruana es clara: no existe ningún acuerdo de límites marítimos entre Perú y Chile, lo cual ha sido el corazón de la presentación que hemos hecho, afirmó el canciller Rafael Roncagliolo, al comentar la exposición oral del equipo peruano en La Haya.

| 04 diciembre 2012 12:12 AM | Política | 1.1k Lecturas
Sustentación peruana fue clara y minuciosa
Hoy continúa la exposición de alegatos peruanos en La Haya.
Equipo peruano demostró que no hay tratado y por tanto no existe la delimitación marítima entre el Perú y Chile. Hoy continúa la fase oral.
1198

“Ante esta situación, el Perú solicita a la Corte dos cosas: la delimitación marítima en la zona de superposición mediante una línea equidistante que debe basarse en el Punto Concordia, acordado en 1929 como el término de la frontera terrestre, a fin de llegar a una solución equitativa”, subrayó Roncagliolo.

En segundo lugar, Roncagliolo agregó que el Perú solicita el reconocimiento de los derechos soberanos del Perú sobre el llamado “triángulo externo”, que se encuentra dentro de las 200 millas, a partir de la costa del Perú, y más allá de las 200 millas de la costa de Chile. Dicho espacio forma parte de la proyección marítima peruana, pero Chile lo considera su “mar presencial”.

Asimismo, recordó que en la década de los 80 el Perú buscó una solución negociada con Chile, dentro del procedimiento del moderno Derecho del Mar. “La gestión del embajador Bákula, de 1986, y los posteriores intentos que incluyeron el pedido formal de 2004, tuvieron por objeto establecer un diálogo bilateral sobre esta materia”, apuntó.

Ante la imposibilidad de lograr una salida negociada –prosiguió- el Perú ha acudido a la Corte de manera civilizada y pacífica, como lo hacen todos los países del mundo.


Agente peruano Allan Wagner.

POSICIÓN CHILENA INSOSTENIBLE
La exposición de los planteamientos peruanos la inició con el agente peruano Allan Wagner, luego que el presidente de la Corte Internacional de Justicia, Peter Tomka, hiciese una recapitulación del proceso contencioso y presentase a los jueces ad hoc acreditados por Perú y Chile.

Wagner señaló que Chile no ha logrado demostrar, en sus alegatos presentados ante la justicia internacional, “dónde ni cuándo quedó establecido el límite marítimo que esa parte alega”.

“La causa del Perú ante esta Corte estriba en que el límite marítimo entre el Perú y Chile nunca se ha delimitado y que, en ausencia de tal delimitación, esa frontera ha de quedar determinada por su Corte”, anotó.

En su presentación, el embajador subrayó que “no existe ningún tratado” de límites que establezca la frontera marítima con Chile. “Hemos demostrado en nuestra réplica que la argumentación chilena no es sostenible”, puntualizó.

RENUNCIÓ A HITO 1
De igual modo, reveló que, en su dúplica, Chile tuvo que renunciar a sostener que la frontera terrestre termina en el hito 1 y no en el Punto Concordia, ya que –dijo- ello es una contradicción abierta con lo que convinieron las partes en el tratado de 1929.

Pero expresó que a pesar de su desistimiento oficial, Chile continúa sosteniendo que la frontera terrestre termina en el hito 1, argumentando que su distancia sobre el Punto Concordia es “insignificante”, lo cual calificó de “indignante y contrario al Tratado de Lima, de 1929”.

Explicó que, para entender la postura peruana, es necesario referirse al contexto histórico que dio origen a este diferendo.

CONTEXTO HISTÓRICO
En tal sentido, dijo que si bien, en 1947, Chile publicó una Declaración y el Perú un Decreto Supremo “respecto de la extensión de su jurisdicción a una distancia de 200 millas desde la costa… ninguno de los documentos se preocupaban de las fronteras laterales con los Estados vecinos”.

Luego, el representante peruano se refirió a la Declaración de Santiago, firmada por Perú, Chile y Ecuador en 1952, mediante la cual se ponía de manifiesto una política común de esos tres países, de cara a la comunidad internacional, “destinada a defender y proteger sus recursos vivos marítimos que estaban siendo explotados por grandes flotas balleneras y pesqueras”.

En ese contexto, indicó que el vecino del sur “es totalmente consciente” que la redacción simple y cotidiana de la Declaración de Santiago, de 1952, no sustenta su pretensión de que las partes acordaron en esa oportunidad una frontera marítima, a todo efecto, a lo largo de las 200 millas.

Y respecto al punto cuatro de la citada Declaración que, según Chile, delimita las fronteras marítimas, Wagner aclaró que este artículo solamente se ocupa de los derechos marítimos correspondientes a las islas.

Tras referir que esta situación existe únicamente en el caso del Perú y Ecuador, debido a la presencia de islas próximas a sus costas, recordó a la Corte que la delimitación marítima no quedó establecida por la Declaración de Santiago, sino recién en mayo de 2011 por un tratado, Wagner cerró su intervención indicando que el Perú confía en que la decisión que adopte la Corte de La Haya resolverá el último tema pendiente con Chile, para que ambos países puedan tener un futuro de paz.



ALAIN PELLET
Chile ha inventado un límite
El coordinador del equipo jurídico peruano ante La Haya, Alain Pellet, dejó en claro que Chile ha inventado un límite que jamás ha sido objeto de acuerdo entre las partes.

Agregó que el resultado más claro de esta pretensión chilena ha sido la de privar al Perú de casi 67 mil kilómetros cuadrados de zona marítima sobre los cuales el derecho del mar contemporáneo reconoce derechos de soberanía a nuestro país.

Expresó que de este modo Chile “construye un caso”, al señalar que el punto IV de la Declaración de Santiago de 1952 establece el límite y que la práctica posterior confirma una inubicable delimitación convencional.

En ese sentido, advirtió que la posición chilena es insostenible, ya que la Declaración de 1952 no es un acuerdo de límites, y los otros instrumentos no son más que arreglos de carácter práctico. De ninguna manera aquellos documentos establecieron un límite como el que propone Chile, y que es, a todas luces, inequitativo.

Ante ello, defendió la propuesta, que la Corte consagra en su jurisprudencia, por la cual debe trazarse una línea equidistante que delimite la frontera marítima con Chile, que divida en partes iguales la zona bajo controversia para solucionar disputas marítimas entre Estados similares a la que mantienen el Perú y Chile.



EXPUSO ABOGADO INTERNACIONAL RODMAN BUNDY
Fundamentos de la línea equidistante
El abogado internacional Rodman Bundy especificó que las costas peruanas y chilenas no ofrecen ninguna dificultad para emplear el método de delimitación solicitado por el Perú de trazar una línea equidistante y obtener un resultado equitativo.

Tras indicar no existen circunstancias especiales que alteren la línea equidistante que debe primar en la delimitación marítima, Bundy señaló que Chile no ha impugnado los alegatos del Perú, en torno al señalamiento de las costas pertinentes.

Al finalizar la sesión, los abogados Tulio Treves y Michael Wood hicieron la presentación histórica del caso. El profesor italiano Treves calificó de “incorrecto y un anacronismo” la intención chilena de tipificar como tratados limítrofes los convenios suscritos por el Perú, Ecuador y Chile, en la década de 1950.

“Los documentos de los años 50 fueron reivindicaciones que los estados del Pacífico Sur establecieron para protegerse de la acción depredadora de flotas balleneras y pesqueras extranjeras, no para establecer los límites marítimos entre los países declarantes, algo que no preocupaba a los Estados en aquella época”, puntualizó.

En su presentación, que fue la última de este primer día de sesiones, el jurista británico Sir Michael Wood precisó que los instrumentos del 47 (la Proclama Presidencial chilena y el Decreto Supremo peruano de 1947) fueron unilaterales e independientes, y que “de ninguna manera pretendían referirse a límites laterales, como tampoco lo hicieron los instrumentos posteriores de los años 50”.

Wood recordó igualmente que nuestro país aprobó la Ley de Petróleo, en 1947, la cuál se basó en la tesis de las 200 millas y el “método de los Dos Arcos” -alternativo al paralelo-, y que Chile nunca se opuso a ello. Esto se produjo poco antes de firmarse la Declaración de Santiago.

Precisó además que la carga de la prueba sobre la existencia de un límite recae en Chile y es muy pesada, porque debería probar además cómo ese límite que -según ellos existe- es totalmente inequitativo.

El Perú proseguirá hoy con la segunda ronda de sus alegatos orales en el auditorio de la Academia del Derecho Internacional de La Haya en dos turnos: de 4 a 7 a.m. y de 9 a 12 m. (hora peruana).


Javier Soto
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD