Sólo pretendieron justificar el entreguismo de gas de Camisea

El premier Javier Velásquez y el ministro de Energía y Minas, Pedro Sánchez, acudieron al Parlamento a defender la política exportadora del gas de Camisea, pero se quedaron sin respuestas ante los cuestionamientos por la venta de un producto que debería servir al desarrollo nacional y apelaron al manido argumento de la conspiración extremista y desestabilizadora, en el intento por descalificar el creciente movimiento de rechazo a la venta del valioso recurso.

Por Diario La Primera | 06 ago 2010 |    
Sólo pretendieron justificar el entreguismo de gas de Camisea
(1) Defendió la exportación sin argumentos pero sí con insultos. (2) Sigue exportación en desmedro de los intereses nacionales.
Los ministros no pudieron explicar por qué beneficia al país exportación del gas.

Más datos

DETALLE

El presidente García, en alusión a la protesta en el Cusco, dijo que La Convención no tiene por qué oponerse a la exportación del gas de Camisea pues tiene la obligación de brindarles sus riquezas para otras regiones.
En una tormentosa sesión, al primer ministro Javier Velásquez y al ministro Pedro Sánchez sólo les quedó acusar de violentistas a los pobladores de La Convención para pretender justificar el remate del gas al exterior al precio de menos de un dólar el BTU cuando las transnacionales lo venden a 14 dólares.

No dijeron nada sobre la destrucción del santuario nacional de Megantoni para que la Transportadora de Gas del Perú (TGP) siga haciendo negocios, tampoco sobre las ventajas que le reportará al país no utilizar el gas en el consumo interno, lo que permitiría abaratar los costos de servicios e industrias.

El legislador de Alianza Parlamentaria Yonhy Lescano denunció que el gobierno viene a presentarse como la víctima, cuando en realidad es un agresor de los intereses nacionales. “Ahora se dice que hay suficiente gas para exportar, esa es una mentira más grande que la catedral, el reporte oficial dice que la verdadera reserva del país es de 8 trillones de pies cúbicos de gas y que las necesidades de consumo de los peruanos en 20 años es de 13 trillones, lo que quiere decir que nos faltan 5 trillones”, explicó.

Sus colegas Víctor Andrés García Belaunde y María Sumire señalaron que el balón de GLP cuesta 25 dólares en Echarate, allí donde se produce el gas, mientras que en otros países de Latinoamérica el precio es de menos de la mitad de esa cifra, sin que nadie en el gobierno se inmute por ello.

El nacionalista Daniel Abugattás denunció que el Ejecutivo insiste en engañar a la población diciéndole que hay exceso de gas, pero no dice que esa política le va a hacer perder al país unos 40 mil millones de dólares.

Susana Vilca denunció que se está exportando gas del lote 88, según documentos de la empresa exportadora, pese a que se trata de un lote exclusivo para el consumo nacional, porque se hizo posible gracias a los 500 millones de soles que pagaron los peruanos con sus impuestos.

Vilca denunció también que en estos años no se cambió la matriz energética, tal como prometió el presidente García, y que lo único que se hizo son 40 estaciones privadas de servicio, mientras que en Colombia se puso gas a 500 mil hogares en cinco años.

La legisladora Yaneth Cajahuanca pidió el levantamiento del estado de emergencia, el reinicio del diálogo y que se dejen de lado contratos corruptos que no benefician a los peruanos. Oswaldo Luizar reveló que muchos de los que encabezan la protesta pertenecieron a las filas del Partido Aprista.

El premier Velásquez se limitó a decir que grupos violentistas se oponen a la exportación del gas y que el país vive una ofensiva montada por aquellos que tienen como objetivo soliviantar las bases del sistema democrático y quebrantar el orden constitucional.

Para mostrar pruebas del supuesto complot antidemocrático no se le ocurrió mejor “prueba” que mostrar una foto de la congresista Hilaria Supa reclamando el gas para los peruanos, durante el discurso presidencial del 28 de Julio.

Velásquez afirmó que los opositores buscan romper el contrato de la exportación, algo que no van a lograr, dijo, porque el gobierno defiende la inversión extranjera sobre todas las cosas.

Luego indicó que nunca renunció a su vocación de diálogo, pese a que los cusqueños lo acusaron de boicotear una reunión el pasado 25 de mayo donde se debía debatir el tema.

El primer ministro se sintió ofendido con el apelativo de “vendepatria” que le endilgaron varios parlamentarios mientras hablaba y negó a sus detractores autoridad moral para lanzar esas acusaciones aquellos que se vendieron a “dictaduras tropicales del continente”, en evidente alusión a Venezuela, lo que puede poner en apuros al canciller, que hace unos días dijo que hay buenas relaciones con ese país.

Defendió su posición de no dialogar con los manifestantes, denunciando la toma de carreteras y de locales públicos y privados, mientras en La Convención los campesinos dieron muestras de que quieren dialogar e incluso dijeron que están dispuestos a levantar el bloqueo de carreteras.

“Decretamos la emergencia de Echarate porque se tomó la estación que provee gas al sistema de energía eléctrica del país y se quiso cerrar la llave para generar un apagón en todo el país”, explicó, obviando el hecho que sólo una mínima parte de la electricidad del país es producida por termoeléctricas a gas. La mayor parte es energía hidroeléctrica.

A su turno, Pedro Sánchez reiteró la versión oficial –desmentida por la mayoría de los expertos en la materia- que el Perú tiene suficientes reservas para la demanda interna y para la exportación, y dijo que las negociaciones emprendidas por el gobierno van a permitir que la regalía para la exportación no sea menor al mercado interno.

Inician renegociación por pago de regalías
La empresa Perupetro y el Consorcio Camisea, liderado por Pluspetrol, iniciaron formalmente la negociación de las regalías para la exportación del gas natural del Lote 56.

La negociación fue consecuencia de las protestas y críticas de especialistas, congresistas y la sociedad civil, que cuestionan la exportación del gas natural procedente de los yacimientos gasíferos de Camisea, en Cusco, a precios ínfimos.

La negociación se realiza en cumplimiento del D.S. 039 EM, publicado por el Poder Ejecutivo, que establece que en ningún caso el valor de la regalía, expresada en dólares por millón de Unidad Térmica Británica (BTU) del gas natural destinado a la exportación, podrá ser menor al valor promedio de la regalía del gas natural destinado al mercado interno.

Con este dispositivo legal la regalía promedio que pagaría Perú LNG, empresa encargada de la exportación del gas nacional, sería US$ 0.59 por millón de BTU en boca de pozo. A pesar de ello, algunos sectores de los consumidores locales seguirían pagando regalías más altas.

El sector industrial, que incluye el gas destinado al consumo del hogar y vehicular, y las empresas que utilizan el gas para el desarrollo de la petroquímica pagan por regalías US$ 0.97 por millón de BTU.

En la reunión sostenida ayer en la sede de Perupetro, ambas partes acordaron conformar dos grupos de trabajo para facilitar la toma de decisiones y acuerdos que resulten de este proceso negociador.

En los próximos 15 días, tendrá lugar la primera reunión de trabajo.

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.