Sin presión religiosa

El sacerdote y dirigente político Marco Arana marcó ayer distancias de la posición de sus superiores los obispos, al afirmar que, si bien la opinión de la Iglesia sobre el aborto debe ser respetada, la obligación y responsabilidad de tomar finalmente una decisión al respecto le corresponde al Estado.

| 17 octubre 2009 12:10 AM | Política | 501 Lecturas
Sin presión religiosa
Marco Arana cuestionó propuesta de cardenal Cipriani y emplazó al gobierno a tomar una decisión.
El sacerdote Marco Arana disiente de la posición oficial de la Iglesia Católica y reafirma que las políticas públicas las establece el Estado.

Más datos

DETALLE

El ministro de Defensa, Rafael Rey, reiteró que podría considerar su renuncia al gabinete si el Congreso aprueba el proyecto de ley en cuestión. Negó que esté presionando al presidente Alan García, y alegó que sólo ejerce su derecho a expresar su posición en torno al tema. Su posición es coincidente con la del cardenal Juan Luis Cipriani. Ambos pertenecen al lado más conservador de la Iglesia Católica.
501

En declaraciones que seguramente disgustarán al cardenal Juan Luis Cipriani, cabeza del ala más conservadora de la Iglesia, el jefe del Movimiento Tierra y Libertad dijo que el debate sobre el aborto no debe ser influenciado por cuestiones ideológicas o religiosas.

“En realidad la opinión de la Iglesia tiene que ser escuchada, pero es el Estado el que tiene la obligación y responsabilidad de tomar una decisión sobre ese tema y no presionado, ni manejado por algún tipo de influencia externa ya sea ideológica, económica, o religiosa”, subrayó.

Pero dejó en claro que, en su opinión, lo que atañe a políticas públicas de salud la autoridad es el Ministerio de Salud, “siempre y cuando se respeten los derechos de las mujeres, no se vulneren derechos de los más débiles y se proteja el derecho a la vida”.

El cardenal Juan Luis Cipriani planteó que las mujeres deben hacer prevalecer la vida y las convocó a que “no aborten, (porque) nosotros nos encargaremos y veremos como acoger esa vida, pero no introduzcamos la facilidad de la muerte”.

Sobre la propuesta del cardenal Cipriani para que la Iglesia adopte a todos los niños no deseados, Arana aseveró que es inviable en términos prácticos y no constituye la solución del problema del aborto.

“Decir que la Iglesia se va hacer cargo de todos los niños que puedan nacer -aún cuando sus padres no los hayan esperado- es algo que no se puede hacer (…) Es una opinión sobre el tema, pero no es practicable”, puntualizó, contra la posición fijada por la Conferencia Episcopal Peruana.

El ministro de Justicia, Aurelio Pastor, planteó por su parte la reconsideración de la decisión de la Comisión del Congreso, que preside Carlos Torres Caro, que en primera instancia dio su visto bueno a la despenalización del aborto en los casos que haya riesgo de enfermedades congénitas inviables para la vida (eugenésico) y cuando el embarazo sea producto de una violación. Este martes, el mismo grupo de trabajo, en respuesta a presiones de las iglesias Católica y Evangélica, así como de otros sectores conservadores, se declaró dispuesto a revisar la despenalización de estos dos tipos de aborto.

Marco Cáceres
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD