Si Chile no acata fallo se convertirá en paria

Miguel Rodríguez Mackay habló con LA PRIMERA sobre las exposiciones de los equipos peruano y chileno en La Haya y sobre la posibilidad, oficialmente descartada, de que Chile se niegue a acatar el fallo de la Corte.

| 09 diciembre 2012 12:12 AM | Política | 2k Lecturas
Si Chile no acata fallo se convertirá en paria
ENTREVISTA. Afirma experto en derecho de mar, Miguel Rodríguez Mackay
2020

—¿Cómo evalúa la exposición oral del equipo peruano en la Corte de La Haya?
—La argumentación peruana fue coherente porque está fundada en los criterios del derecho internacional, y no ha podido ser rebatida por Chile, porque no existe un tratado de límites marítimos entre ambos países. La delimitación marítima entre el Perú y Chile es inexistente.

—¿Qué pasaría en el hipotético caso de que Chile no cumpla el fallo de la Corte por resultarle adverso?
—Sería un despropósito, Chile se convertiría en un paria internacional y sería el primer Estado rebelde del sistema internacional, y para los estados rebeldes el derecho internacional dice que se aplica los mecanismos coactivos, como el uso de la fuerza del Consejo de Seguridad de la Organizaciones de Naciones Unidas, pues el derecho internacional tiene que ser garantista.

—¿La Declaración de Santiago de 1952 es un tratado de límites marítimos entre Perú y Chile, existe un tratado de esa naturaleza?
—No existe ningún tratado de límites marítimos entre el Perú y Chile. La posición de Chile ante la Corte es odiosa y ociosa porque solo se refirió a la forma del documento, al decir que la Declaración de Santiago tiene artículos y numeraciones, y ha dicho que el Perú lo ha ratificado. Están equivocados porque el Perú nunca le ha negado la calidad existencial y la vigencia de la Declaración de Santiago.

—¿Entonces cuál es la verdadera naturaleza y cómo debe interpretarse ese documento bilateral?
—Lo que es objeto de la controversia y la disputa en la Corte de La Haya es que para el Perú esta declaración no es de límites, y Chile dice que sí. Entonces la razón de ser del proceso judicial es un trabajo meramente de interpretación y los trabajos interpretativos se hacen de acuerdo a la Convención de Viena de 1969, que se refiere a cuatro cosas: Primero, la literalidad, es decir, la forma cómo fue redactada. Si esto no convence, está en segundo lugar la buena fe y eso el Perú lo ha demostrado porque nunca fue invitado por Chile para dialogar de límites, más bien se trataron en esa época los actos depredatarios de las cazas de ballenas. Tercero, se verá el objeto y el fin, y allí está demostrado que el objeto eran las 200 millas de jurisdicción desde la orilla del mar hacia el horizonte y establecer el convenio especial para evitar que los pescadores sean detenidos y que paguen multa. En cuarto lugar está el contexto, es decir, qué elementos existieron para el acto deliberado por el cual los Estados se reunían. El contexto era evitar las acciones depredadoras de las balleneras y los pases inadvertidos de un lado a otro de la frontera por parte de peruanos y chilenos.

—¿Es válida la prueba que presentó Chile: un mapa no oficial en un texto escolar Escuela Nueva con supuestos límites marítimos entre ambos países?
—Eso es un signo de la debilidad de Chile, porque esos mapas no cuentan con el sello ni la firma ni autorización del Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú, por lo cual no pueden ser determinados como actos probatorios ante la Corte Internacional de Justicia. No hay ninguna prueba presentada ante la Corte que consista en instrumentos de naturaleza doméstica. Además, como ha dicho el propio autor, los libros que contienen estos mapas fueron hechos a título personal por una mera intuición para darle a los alumnos una idea muy general de lo que podría haber sido la cuarta región natural, y nunca la delimitación.

—Luego de escuchar a las partes, ¿cuál cree usted que será la solución que determinará la Corte?, ¿apoyará la propuesta peruana de una línea equidistante para determinar el límite marítimo entre ambos países?
—Yo creo que la Corte va a reiterar el principio internacional que gobierna la jurisprudencia en los fallos de la Corte, es decir, el principio de equidad. La equidad está en los casos Rumania-Ucrania, Honduras-Nicaragua y Nicaragua-Colombia y en otros fallos. La equidad es lo justo, pues si uno traza el paralelo que existe de facto y unilateral que ha establecido Chile, entonces Tacna, en la zona más austral, seguirá con costa seca y eso es injusto, y lo que le pide el Perú a la Corte es la proyección de una línea media (equidistante) a partir del Punto Concordia que divide los 67 mil kilómetros en el área donde convergen las dos zonas jurídicas marítimas del Perú y Chile, de tal manera que puedan satisfacerse las aspiraciones de ambas partes. Eso se llama equidad.


Javier Solís
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

1.20552301407