Sepultan restos de Zoraida en medio de gritos de justicia

Descansa en paz en el cementerio de Vique, en Huancayo, en un nicho donado por autoridades locales. Un congresista mandó un adorno floral. La califican de mártir de la democracia.

| 16 setiembre 2012 12:09 AM | Política | 2.8k Lecturas
Sepultan restos de Zoraida en medio de gritos de justicia
Piden que se aclare quién mató a la niña Zoraida.

Más datos

ERA FORZADA

Isabel Quispe Huamán (a) “Amalia”, detenida inicialmente con Aquila Paucarcaja, madrastra de Zoraida, ha confesado que era obligada o forzada por los terroristas para ir desde la choza hasta Ranrapata a comprar comida y medicinas y otros aprovisionamientos.
2892

Fueron sepultados ayer los restos de la niña Zoraida Caso (8), quien murió durante un operativo antisubversivo de las Fuerzas Armadas y policiales contra los remanentes de la subversión y las mafias de narcoterroristas que operan en el anexo de Ranrapata, distrito de Santo Domingo de Acobamba, en Huancayo, Junín, en el Valle de los Ríos Ene, Apurímac y Mantaro (Vraem).

Antes de darle cristiana sepultura se realizó una misa de cuerpo presente, pero en este acto ni en el entierro estuvieron presentes el padre ni la madre de la pequeña; mientras que los pobladores aseguraron que Zoraida es una mártir de la democracia.

La menor fue velada en el local de la Beneficencia Pública de la zona y enterrada en un nicho donado por las autoridades locales. Un congresista huancaíno envió un arreglo floral y hubo ausencia de un representante de parte del gobierno.

Zoraida fue alcanzada por un balazo en la espalda tras el fuego cruzado en un operativo contra los terroristas. Las fuerzas del orden trataban de capturar al supuesto narcoterrorista conocido como “Pucañahui”, quien tendría bajo su mando unos 20 subversivos, entre ellos un tal “Óscar”.

ACLAREN QUIÉN LA MATÓ
Luego del velatorio, el féretro con los restos de la niña fueron llevados por sus familiares, parientes, vecinos y amigos, en medio de gritos exigiendo justicia.

El tío de la menor, Rodrigo Véliz Caso, y el abuelo materno, Pablo Asparrín Ayala, que encabezaban el cortejo, dijeron entre llantos: “Hagan justicia, esto es un crimen, que los culpables paguen su delito…”. Asimismo, pidieron protección y garantías para toda su familia

“¡Que el gobierno aclare quién la mató!”, gritaban otros, mientras el ataúd color blanco era llevado sobre los hombros de acongojados vecinos con dirección al cementerio de Viques, en Huancayo, cuyas autoridades habían donado un nicho, pues la familia de Zoraida no tenía un centavo para sepultarla.

Tras la breve ceremonia religiosa matizada por plegarias y rezos, los restos de la niña fueron depositados en el nicho, que al momento de ser cerrado, desencadenó llantos.

Un empleado del cementerio procedió a colocar los adornos florales a los extremos de una tosca lápida de cemento sobre la cual se escribió el nombre de una nueva mártir de la lucha sin pausa contra el terrorismo: Zoraida Caso Asparrín.

LAS PRIMERAS VERSIONES
La muerte habría ocurrido el sábado 8 del presente mes cuando las fuerzas del orden intervinieron a dos mujeres del lugar. Una de ella fue identificada como Aquila Paucarcaja Vega, de 28 años de edad, quien dijo ser madrastra de Zoraida y cuyos otros tres hijos de 8 y 4 años y uno de 10 meses, fueron también trasladados a Lima luego del operativo.

El padre de la víctima y el abuelo materno aseguraron a la prensa que los agentes del orden ingresaron a su vivienda, donde dispararon y posteriormente arrastraron el cuerpo de la niña unos 50 metros, hasta dejarla sobre unos matorrales.

Según la versión de Rodrigo Véliz Caso, tío de Zoraida, la menor fue alcanzada por el disparo cuando se hallaba en compañía de sus primas en su chacra y al producirse la balacera , echó a correr y fue en ese instante en que una bala le impactó en la espalda. La necropsia confirmó que la menor tenía un orificio de bala en la espalda con entrada y salida.

Asimismo, el familiar de la víctima se reafirmó en su versión de que fueron agentes del orden quienes dispararon el proyectil. A las pocas horas del trágico suceso el alcalde de Santo Domingo de Acobamba, Jorge Camarena, localidad donde pereció la pequeña, el juez de paz de este lugar y el tío de la víctima, Véliz Caso, dieron su testimonio sobre los hechos.

El alcalde Camarena dijo que los niños no estaban cautivos por grupos terroristas. Informó, además, que los tres infantes que fueron traídos a Lima y la niña fallecida, eran beneficiarios del Vaso de Leche y asistían normalmente a un colegio de la zona.

Por su parte, el juez de paz del lugar señaló, según sus primeras impresiones, que el cuerpo de la menor mostraba señales de haber sido arrastrado al abismo de unos 5O metros, situado en el lugar denominado Huancamayo.

CORRIÓ TRAS EL PADRE
El anexo Ranrapata perteneciente al distrito de Santo Domingo de Acobamba, se encuentra a ocho horas a pie de Huancayo.

Aquila Paucarcaja, madrastra de Zoraida, dijo que en ese anexo operaba un pequeño comando subversivo a cargo del supuesto senderista “Pucañahui” y que este grupo transitaba siempre muy cerca de la chacra.

El día de los hechos, contó la lugareña Isabel Quispe Huamán (a) “Amalia”, recibió órdenes de “Óscar” de ir a una chacra vecina junto con otros delincuentes subversivos por aprovisionamientos, pero, cuando estaba por llegar, fue intervenida por efectivos del Ejército y los subversivos se dieron a la fuga.

La madrastra de Zoraida afirmó por su parte que estaba desayunando con su marido (padre de la menor) y éste, atraído por los ladridos de su perro, salió a la puerta para ver de quién se trataba y vio aparecer a militares y que el presunto subversivo “Oscar”, al verlos, corrió a una quebrada.

Narró que su esposo hizo lo mismo, pero con dirección a una chacra, siendo seguido por Zoraida, pero luego se fueron por caminos diferentes. En tales circunstancias se produjo la muerte de la niña.

Sin embargo, versiones del Gobierno señalaron que el terrorista “Óscar” se hallaba junto al padre de la menor en el interior de la choza intervenida y que los dos salieron disparando de la casucha, por lo que el padre de la niña tendría una herida de bala en el hombro.

Asimismo, señalaron que la patrulla recogió después del operativo la mochila del terrorista “Óscar”, que contenía municiones y propaganda comunista.

VERAN INFORMES DE LA PATRULLA
Comisión mixta especial investigará muerte de niña
El caso de la violenta muerte de la menor Zoraida Caso, como consecuencia de una incursión militar-policial, será investigado por una comisión especial integrada por el Ministerio Público, la Policía, la Defensoría del Pueblo, entre otras instituciones, que se formará próximamente para esta ocasión, informaron fuentes policiales.

Dichas fuentes señalaron que una de las primeras diligencias comprenderá la reconstrucción de los hechos, la misma que determinará la procedencia del disparo y el lugar donde se encontraba Zoraida al momento de recibir el impacto mortal.

También se recogerán las declaraciones de la madrastra de la niña, Aquila Paucarcaja Vega (28), y de Isabel Quispe Huamán (a) “Amalia”, la presunta terrorista detenida durante la denominada operación militar Mantaro.

Asimismo, se recabarán los testimonios de los miembros de la patrulla combinada militar-policial que intervino el anexo de Ranrapata (distrito de Santo Domingo de Acobamba, provincia de Huancayo, región Junín), a fin de determinar si, en efecto, se produjo un enfrentamiento con terroristas.

Loading...


En este artículo: | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD