Seguridad para Ketín y San Román

Para evitar que suceda lo mismo que con el general en retiro Rodolfo Robles, el fiscal supremo, José Peláez, exigió que se otorguen las medidas de seguridad necesarias al ex director de la Policía Nacional, Antonio Ketín Vidal, y al ex vicepresidente Máximo San Román, por los testimonios comprometedores que brindarán en el juicio que se sigue al ex presidente Alberto Fujimori.

| 19 mayo 2008 12:05 AM | Política |  525 
Seguridad para Ketín y San Román
Testigo de excepción. Conoció el monstruo por dentro.
Testigos aportarán testimonios que comprometen actuación de Fujimori en matanzas de Barrios Altos y La Cantuta.

Más datos

DATO

El abogado del general Robles, Juan José Quispe, también viene siendo víctima de amenazas por vía telefónica. Su patrocinado se ha convertido en la pieza clave del proceso que se le sigue al ex dictador.
525  

Peláez Bardales sustentó su pedido ante la denuncia del general Robles, quien viene brindando su testimonio ante la Sala Penal Especial que juzga a Fujimori. El oficial en retiro denunció la semana pasada operaciones de reglaje en su contra y su familia; así como llamadas telefónicas que buscan intimidarlo. Por tal motivo, el Ministerio del Interior ha dispuesto su resguardo personal y domiciliario.

“San Román como Vidal están citados para que se presenten como testigos en los próximos días, por lo que no se descarta que puedan ser víctimas de acciones de intimidación”, indicó Peláez Bardales.

Como se recuerda, San Román Cáceres sostiene que personalmente le transmitió a Fujimori información sobre la existencia del Grupo Colina, autor de las masacres por las que ahora se le procesa, y éste se negó a tomar medidas.

En tanto, Vidal Herrera, jefe de la Policía Antiterrorismo durante el régimen fujimorista, tiene por su parte diversos datos que podrían demostrar irregularidades.

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.

Deje un comentario