Seguridad ciudadana es un rotundo fracaso

Señalan ineptitud y falta de voluntad política del gobierno para combatir la delincuencia. Ex ministros Hernani y Rospigliosi aclaran que anuncios de Alan García no resuelven el problema.

Por Diario La Primera | 13 ago 2010 |    
Seguridad ciudadana es un rotundo fracaso
(1) Ministro del Interior, Octavio Salazar, fue duramente criticado en el Congreso. Hay diversos sectores que piden su renuncia. (2) La delincuencia con el dedo en el gatillo.

Más datos

DETALLE

La congresista de Unidad Nacional Lourdes Alcorta recordó el secuestro de una avioneta que atravesó costa, sierra y selva, sin que ningún organismo del Estado supiera de ella e hiciera nada para impedirlo.

El gobierno fracasó en resolver el problema de la seguridad ciudadana porque no le entrega los recursos adecuados a la Policía para enfrentar al crimen organizado que cada día crece en el país, afirmó el ex ministro del Interior, Remigio Hernani.

“No hay decisión política para atacar el problema, al presidente Alan García no le interesa atacar el problema, esto es evidente porque en estos cuatro años no ha adoptado las medidas necesarias para enfrentar la inseguridad”, indicó.

Al comentar el anuncio presidencial para que más policías se sumen al control de las calles, Hernani señaló que de nada sirve eso si es que a las unidades de investigación criminal no se les otorga los recursos adecuados para enfrentar a los delincuentes, que se especializan cada vez más.

“Sólo tenemos prevención, pero la investigación criminal es mínima, acaso la prevención enfrenta a las bandas organizadas o a los narcotraficantes”, preguntó el ex jefe policial.

Por su parte, el ex ministro del Interior Fernando Rospigliosi comentó que en estos momentos la Policía está dedicada a cualquier cosa menos a cumplir su labor, hecho que se demuestra con la captura de la banda que hirió a la niña Romina Cornejo en apenas dos días. Captura que obedeció a la presión de la opinión pública.

“Esto demuestra que si hay decisión, los agentes pueden cumplir con su tarea de forma eficaz. La Policía no persigue el delito en estos momentos. Si lo hiciera, cumpliría con esa labor”, anotó el ex ministro.

Rospigliosi explicó que el fracaso obedece a la corrupción policial, enquistada en los altos mandos, y que tiene como ministro a un personaje cuestionado como Salazar. Por eso es que ocurren casos como el del general Debenedetti, que utilizó 280 mil soles sin rendir cuentas a nadie y que recibió el inmediato respaldo del presidente Alan García, comentó.

Otra razón del fracaso, apuntó, es la mala preparación de los agentes, debido a que se crearon escuelas en todo el país, que no realizan bien su labor.

De otro lado, el general Hernani recordó que en el último mensaje presidencial, el tema de la seguridad apenas mereció un minuto y medio de un largo discurso, pese a que se trata de uno de los más graves problemas que sufre el país.

“Las bandas organizadas han proliferado porque no se hace nada para enfrentarlas, por la desatención del gobierno, por la falta de liderazgo, por la corrupción, como lo prueba el caso del general Debenedetti o de los jefes policiales en Trujillo”, refirió.

De acuerdo a diversas fuentes, el narcotráfico representa alrededor del 6% del PBI, lo que demuestra el poder que ostenta y que le permite extender sus influencias en diversas esferas del Estado, incluida la Policía y el Poder Judicial. Con menor presencia, las bandas organizadas cuentan con un aparato logístico que les permite actuar con cierta impunidad.

Salazar en el Congreso
En un debate sobre el tema en el Congreso, diversos parlamentarios coincidieron en señalar que no existe una política de Estado y que el gobierno ha fracasado rotundamente en el tema. El ministro del Interior, Octavio Salazar, dijo que en la actualidad existen unos 102 mil policías en el país, cifra que resulta insuficiente para atender la inseguridad en las calles.

Yonhy Lescano, Juan Carlos Eguren, Lourdes Alcorta y José Maslucán, entre otros representantes, denunciaron el incremento de los secuestros, asaltos, violaciones y otro tipo de actos ilegales, sin que haya una respuesta adecuada para frenar el problema, ni en recursos ni en estrategias.

Denunciaron que el Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana, organismo liderado por el Ejecutivo, se encuentra inoperativo pese a que es un mandato legal desde el año 2003.

Maslucán denunció que se utiliza a los policías para hacer seguimiento a ciudadanos incómodos a los grupos de poder.

El fujimorista Carlos Raffo apeló a la pena de muerte como alternativa para hacer frente al problema, indicando que los demás sectores no ofrecen propuestas claras para poner freno a la delincuencia. “Lo que pasa es que no hay decisión política, no tenemos pantalones para apretar el gatillo”, manifestó.

Promete más policías
El presidente Alan García dijo ayer en Cajamarca que todos los policías que cumplen diversas funciones administrativas deben salir a las calles a combatir la delincuencia y fortalecer la seguridad ciudadana.

Incluso señaló que existen hasta 4,000 policías destinados a la tarea de cuidar a los funcionarios del Estado, sean ministros, presidentes regionales y alcaldes, y pidió que la cifra se reduzca a la mitad, para dotar de más agentes a la seguridad ciudadana.

Un pedido extraño cuando se produce la muerte de autoridades regionales, alcaldes y fiscales en todo el país. “Lo que necesitamos es la seguridad de Perú, de la sociedad, más que seguridad de los funcionarios del Estado”, afirmó.

García anunció también que más de dos mil policías que cuidan los centros de reclusión en el país serán reemplazados por agentes penitenciarios y ellos volverán a las calles a defender al ciudadano. Dijo que lo propio debe hacerse con los policías que cumplen labores administrativas, las cuales pueden efectuarlas asistentes o secretarios.

“Lo primero que tiene que hacer un jefe policial es poner a toda la policía en las calles, a toda, completa, para defender al pueblo peruano, que, como va creciendo y mejorando, siente inseguridad porque siempre hay un facineroso que busca aprovecharse”.

El jefe del Estado reconoció que así como hay logros importantes también hay aspectos en los que no se ha alcanzado el éxito, como es el caso de la seguridad ciudadana y la lucha contra la delincuencia.

“En la ciudad y en el campo el pueblo quiere seguridad, y vamos a utilizar al máximo a nuestra buena policía, que puede dar un gran servicio si es bien utilizada y trabaja con las rondas campesinas, con los serenos de las ciudades, que pueden mejorar su eficiencia trabajando con la policía”, remarcó.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.