Seguridad ciudadana con participación del pueblo

La corrupción y la inseguridad ciudadana son los principales flagelos que afectan a los peruanos según manifiestan en todas las encuestas. Si bien la mayoría de candidatos presidenciales o al congreso aseguran que darán prioridad a este tema, no muestran proyectos que permitan tener confianza en que así será. Mención aparte merece la propuesta de Gana Perú que, al considerar a la Seguridad Ciudadana (SC) un tema prioritario, ha elaborado una propuesta que prevé que los alcaldes asuman la responsabilidad del liderazgo de la lucha contra la delincuencia común.

Por Diario La Primera | 13 febrero 2011 |  4.3k 
Seguridad ciudadana con participación del pueblo
Para Carlos Tapia, las juntas vecinales deben cumplir un rol clave.
Gana Perú tiene una propuesta que asigna el liderazgo de la lucha a los alcaldes y da importancia clave a la presencia de los ciudadanos.

Más datos

“La nueva policía comunitaria que pretendemos, aparte de sus estudios normales, debe llevar cursos de sicología, derechos humanos, tratamiento a pandillas, de cómo actuar en casos de violencia familiar y así ligarse íntimamente a la población”.
4301  

Durante meses un equipo multidisciplinario de Gana Perú dirigido por Carlos Tapia, se dio a la tarea de elaborar un estudio que concluyó en que en un gobierno de Ollanta Humala, los jefes policiales o comisarios tendrían que actuar bajo las órdenes de los alcaldes en lo referente a SC teniendo en cuenta que éstos representan a los vecinos.

“Lo que se pretende es crear una policía comunitaria que se ocupe de faltas o delitos que se producen permanentemente en una determinada localidad y que afectan la SC como son por ejemplo robos de autopartes, escaperos, riñas callejeras, violencia familiar, contra la moral y las buenas costumbres, y que corresponden a un servicio ordinario de la policía. El municipio, la policía y los vecinos organizados serían el trípode de este sistema”, expresa.

Luego explica que para los delitos que afectan a toda la sociedad y llegan a amenazar el régimen democrático y el orden interno, como son narcotráfico, terrorismo, contrabando, falsificación de moneda y crimen organizado, están las direcciones especializadas: Dirandro, Dircote, Diroes, Dirincri, que tienen un régimen especial, no tienen mayor contacto con la población y no les corresponde la Seguridad Ciudadana.

“Lo que pretendemos es una nueva estructura civil, la Seguridad Ciudadana se basa en la prevención y para prevenir se necesita que los vecinos informen a través de las juntas vecinales que coordinan con los municipios. Si tenemos en cuenta que la SC tiene dos facetas, la política social y la técnico profesional, al alcalde le corresponde la primera y a la policía la segunda”, explica.

Comisarios con aceptación
En la propuesta de Gana Perú los comisarios, si bien serían nombrados por su institución, tendrían que tener la aceptación del alcalde y, si no responden a los lineamientos que éste les indica, serían reemplazados, lo que constaría como una nota negativa en su foja de servicios. “Respecto a la pregunta que muchos se hacen de quién manda a quién, si bien los efectivos policiales del servicio local se sujetarán, reglamentaria y jerárquicamente a lo mandado por las disposiciones vigentes de la PNP, todos los efectivos actuarán bajo las orientaciones y previsiones políticas para el éxito de la seguridad ciudadana de la localidad, cuyo jefe será el alcalde”

“Lo que se busca es democratizar la labor policial desde fuera y además que los electores sepan por quién votar para este delicado cargo y sabrán a quién pedirle cuentas si no resulta”, agrega.

Tapia reitera que se pretende, como antaño, ver al policía como un amigo y que se termine el maltrato y las coimas por parte de los uniformados, “queremos que la población vuelva a confiar en su policía”.

El ex diputado en el periodo 1985-90, representante entoces de Izquierda Unida en la Comisión de Defensa y Orden Interno y autor del libro “La autodefensa armada del campesinado”, señala que en las últimas décadas la policía se ha militarizado como consecuencia de la guerra interna. “Queremos cambiar ese esquema porque no le corresponde. La policía está hecha para salvaguardar la convivencia pacífica, la paz, no para intervenir en otros conflictos; la nueva policía comunitaria que pretendemos, aparte de sus estudios normales, debe llevar cursos de sicología, derechos humanos, tratamiento a pandillas, de cómo actuar en casos de violencia familiar y así ligarse íntimamente a la población”.

En el esquema de SC de Gana Perú también se prevé la creación de una policía rural al igual que la policía de transito, de turismo, de la mujer. “La rural podría tener como base a ronderos que son los que administran justicia en poblados donde no hay comisarías. En el Perú hay mas de mil 800 distritos y sólo mil 200 comisarías”, puntualiza el experto.

Respecto al fracaso de los gobiernos en SC, Tapia recuerda que la Seguridad Ciudadana es un término nuevo que no figuraba en la Constitución de 1979 y que recién fue introducido en la fujimorista de 1993. “En todos esos años se involucró a la policia en la lucha contrasubversiva abandonando su servicio a la comunidad por lo que surgen los serenos que resguardaba a la ciudadanía pero sin usar armas”.

Creación del Sinasec
En el 2000 con el gobierno de transición de Valentín Paniagua, cuando Antonio Ketín Vidal es ministro del Interior y Susana Villarán ministra de la Mujer y defensora de la Policía, se da la ley del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana (Sinasec) con un Consejo Nacional presidido por el ministro del Interior y conformado por presidentes de gobiernos regionales, alcaldes y representantes del Poder Judicial, el Ministerio Público, el Ministerio de Salud y el Ministerio de Educación y una secretaría técnica.

“Entonces el poder real lo tiene el secretario técnico que es jefe policial o comisario. Lo cierto es que los consejos regionales, provinciales y distritales que forman parte del Sinasec se han convertido en entes burocráticos inoperantes y al que no dan importancia las autoridades locales. Es que tratar igual a las autoridades de La Molina, San Juan de Lurigancho y Saposoa no tiene mucho sentido, aparte que en muchas ciudades los demás representantes no asisten y la estrategia es diseñada por un oficial policial que sí se desempeña de manera inadecuada y no logra ganarse la adhesión, respeto y colaboración de los vecinos. Así es imposible resolver los problemas de inseguridad ciudadana”, explica Tapia.

“El informe de la defensora del Pueblo, Beatriz Merino acerca del calamitoso estado en que se encuentran nuestras comisarías, indicando que sufren la falta de infraestructura básica, escasez de combustible para el patrullaje y hasta hace poco falta de municiones, ha puesto el dedo en la llaga en un tema central que afecta la seguridad ciudadana. Sin embargo, es la llaga superficial que expresa una aguda infección subterránea que afecta al nervio del funcionamiento policial en las comisarías. Sin lograr el apoyo de la población será muy difícil que la PNP combata eficientemente contra la inseguridad ciudadana”, concluye.


Denis Merino
Redacción

Referencia
Propia



Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119379 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
Loading...

Deje un comentario