Se complica caso de Woodman

La gestión del exjefe del Instituto Peruano de Deportes (IPD), Arturo Woodman, no solo es cuestionada por la Contraloría a raíz de la irregular subvención otorgada a la Federación Deportiva de Billar por un monto de S/. 33,901 y haber transferido fondos a federaciones carentes de representatividad legal por S/. 747,540.86; sino, además, por no adoptar las acciones para obtener la rendición y/o devolución de subvenciones por S/. 309,892.

| 14 mayo 2012 12:05 AM | Política | 1.9k Lecturas
Se complica caso de Woodman
Tiene mucho que responder.
NUEVAS IRREGULARIDADES
1913

El órgano de control interno de la Contraloría efectuó una auditoría, en base a lo cual emitió el informe especial Nº 001-2011-2-0217, rotulado como “Irregularidades en el otorgamiento y posterior rendición de subvención a la Federación Deportiva de Billar”.

Este documento establece indicios razonables para proceder a denunciar por peculado doloso al exjefe del IPD y a un grupo de exfuncionarios por otorgar esta subvención, sin que dicha federación esté legalmente constituida y pese a que adeudaba dinero al IPD.

Pero, además, se determinó que el IPD entregó subvenciones por un total de S/. 747,540, mediante la suscripción del convenio Nº 139-2009-IPD-COP, denominado “Convenio de Cooperación Interinstitucional entre el Comité Olímpico Peruano y el Instituto Peruano de Deporte”, del 12 de octubre del 2009.

Estas subvenciones son cuestionadas por carecer del debido sustento técnico legal ni obedecer a un acuerdo del Consejo Directivo.

De este dinero aún se mantiene saldos pendientes de rendición por S/. 91,316. Al respecto, el extitular del IPD esgrimió que por su cargo suscribió dicho convenio y aseguró que sí contó con el sustento técnico legal aprobado por la Dirección Nacional de Deporte Afiliado, la Oficina de Asesoría Jurídica y la Secretaría General del IPD.

Sin embargo, la Contraloría detectó que la Dirección Nacional de Deporte Afiliado a la Oficina General de Administración del IPD no realizó las acciones pertinentes para obtener la rendición y/o subvenciones por S/. 309,892.

Al respecto, el presidente de la Comisión de Fiscalización, Rennán Espinoza, consideró que estos cuestionamientos demostrarían que dentro del IPD se armó todo un sistema mafioso que lucró con el dinero del Estado a través del deporte.

“Es un hecho bastante penoso lo sucedido”, dijo Espinoza al afirmar que a Woodman le corresponde una doble sanción de comprobarse los hechos que se le imputan. Una, por haber supuestamente permitido estos actos; y otra, por usar el sector Educación, que al igual que el área de salud es primordial para el desarrollo de las personas.


Vilma Escalante
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD