Salario discriminado para las mujeres

Las mujeres ganan en promedio salarios 30 por ciento menores que los hombres, dice la estadística.

Es bastante. Por ejemplo, si los hombres ganan en promedio mil quinientos soles, las mujeres apenas sacan mil. Quinientos soles de menos todos los meses suman 6 mil soles en 1 año. En 40 años de trabajo la diferencia suma 240 mil soles. Equivale a una vivienda completa, y eso entre quienes ganan menos.

| 14 marzo 2014 01:03 PM | Política | 1.6k Lecturas
Salario discriminado para las mujeres
Discriminación salarial contra las mujeres
Por: Pedro Francke
1608

Un análisis más detallado de esa discriminación indica que se produce en dos momentos. El primer momento es en el acceso a los puestos de trabajo: a las mujeres en general se les dificulta y frena la posibilidad de tener cargos de dirección y de supervisión, que tienen mayor pago. Sin importar que se trate de mujeres igualmente capacitadas y con los mismos estudios que los hombres, éstas son discriminadas. Desde luego, esto no es absoluto, claro que hay mujeres gerentas, directoras o con altos cargos; pero en promedio, la mayor parte de esos puestos los obtienen los hombres.

El segundo momento es que, por el mismo trabajo, a las mujeres se les paga en promedio menos que a los hombres. Aún logrando el puesto difícil de obtener, las mujeres tienen una menor remuneración. Nuevamente, esta es una verdad estadística: hay muchos casos en los que eso no sucede, pero hay muchos en los que sí.

Para algunas es aún peor. Las mujeres indígenas o afrodescendientes ganan en promedio 15 por ciento menos que las “blanquitas”. Son doblemente discriminadas; por mujeres y por no ser blancas.

El “libre mercado”, ese que les encanta a los neoliberales, es el que produce estos resultados. Bueno, en realidad no es el mercado quien discrimina: son los hombres machistas, dentro de un sistema en el que éstos tienen el poder y les es permitido el abuso. Porque en realidad, el “libre mercado” no es un lugar donde se encuentran compradores y vendedores libres con la misma capacidad de negociar y decidir; entre quienes contratan trabajadores y quienes buscan trabajo hay quienes tienen poder y quienes no lo tienen.

El salario mínimo, ese vilipendiado y rechazado por Castilla, Nadine y Humala, es igual para hombres y mujeres. La negociación colectiva que realizan los sindicatos, tampoco discrimina contra las mujeres. Dos pequeñas islas de igualdad. Pero es necesario un esfuerzo mucho mayor para acabar con la discriminación salarial contra las mujeres.

Pedro Francke


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital