Sabotaje a campaña anti-armamentista de Alan García

Hoy ya nadie niega que hubo, lo que LA PRIMERA dedujo desde los primeros días y que algunos llamaron “hipótesis inverosímil”, una “filtración” desde Lima sobre el caso del espía Ariza que hasta entonces había sido tratado como alto secreto, que bien podría definirse como un sabotaje a la presencia del presidente en la reunión de la APEC en Singapur y a la programada cita con Michelle Bachelet en dicha capital asiática. El primer ministro y el canciller coincidieron el domingo en admitir que el presidente García fue “sorprendido”, por la noticia, es decir que tuvo que cambiar sus planes.

| 24 noviembre 2009 12:11 AM | Política | 551 Lecturas
Enfoque

Más datos

Cuando dijimos que todo lleva a pensar en una crisis gobierno-fuerzas armadas, sobre la política hacia Chile y la compra de armamentos, apuntamos lo que buena parte del país intuye y siente.
551

Obviamente ya no se sostenía la tesis de que el gobierno tenía todo bajo control y el presidente era el primero en enfrentarse con la “repulsiva republiqueta de la envidia”, porque si fuera cierto que había alguna coherencia entre la denuncia pública del espionaje y el plan de desarme que los ministros de García estaban promoviendo en Sudamérica, así como con los encuentros que se venían con la presidenta chilena, entonces la versión de Santiago de que todo era un montaje iba a parecer real. En realidad el presidente fue golpeado en su amor propio y en el desarrollo de una política que seguro creía que podía aproximarlo al Nobel de la Paz.

Pero alguien tuvo la puntería suficiente para disparar al corazón, y capacidad para documentar a los medios y seguir soltando información hasta estos días, sin ponerse en evidencia. La versión oficial insiste que la “filtración” debe haber venido de algún escalón bajo del Poder Judicial, ya que la Policía y la Fiscalía tenían el asunto desde hacía varias semanas y no trascendió. Habría una coincidencia entre la fecha en que el caso entra al juzgado y la fuga de información. Pero hay dos patas que cojean aquí: la primera, que la fecha que interesa es la del viaje de García y no la del trámite administrativo, lo que otorga eminente carácter político a la movida. La segunda, que no hay motivo aparente en funcionarios de baja categoría en organismos de justicia para meterse en un lío gordo como este y causarle problemas al gobierno.

Raúl Winner


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD