Rojos corruptos

Si uno lee la columna de Aldo M de ayer, comprenderá todo.

Lo que jode no es que haya corruptos, y que en la derecha haya tantos, sino que la izquierda quiera pasar de honesta, como si fuera distinta a los demás.

| 20 mayo 2014 02:05 PM | Política | 2.2k Lecturas
Rojos corruptos
Qué bueno que los rojos también sean corruptos
Por: Raúl Wiener
2283

Eso ya se había dicho cuando empezó la campaña inmunda para destruir a Javier Diez Canseco, pero seguro pocos recuerdan que el tema de fondo no eran las acciones de inversión, que era una idiotez por la cual lo hubieran desaprobado en una clase de lógica en secundaria, sino el de la imagen del congresista de izquierda.

Eso es lo que produjo la felicidad de M, poder tirar eme sobre alguien que todos reputaban de decente y al que nunca podrán probarle un acto bochornoso como el que le acaban de destapar a su jefe, Fritz, que cambió la línea de El Comercio respecto a Petroperú cuando la empresa pública hizo un contrato de imagen con la consultora de la que su mujer es gerente, algo que también ocurría en Correo en la dirección anterior a la actual.

En fin, lo que ahora genera placeres en el muchacho es la “bien sustentada” denuncia contra Gregorio Santos. No porque la corrupción no esté por todas partes, sino porque le calla la boca a los rojos cochinos. Aunque como confiesa el mismo M, de repente esta denuncia pueda ser vista como una treta para desembarcar a un candidato y los campesinos que son “electarados” lo reeligen.

Y todo dicho con el mayor descaro.

A Santos lo quieren colgar por lo de Conga y para matar los gobiernos y municipios de izquierda y por eso le han investigado hasta el calzoncillo desde el 2012. Y ¡zas!, lo mejor, le sueltan la cosa cuando piden la captura de los de Áncash, le pisan los talones al de Tumbes, y ya hay los que escriben que la descentralización es una cueva de ladrones.

A mí me han dicho que estoy defendiendo a Santos para que lo reelijan. Pero es obvio que esta columna no sirve para ello, sino para desenmascarar una operación a la que se está montando el presidente que hace dos días dijo que no perdonará la corrupción de Cajamarca, cuando lo que no perdona es que lo hayan desafiado en su intento de sacar Conga a las patadas, luego de prometer respetar el agua.

Yo quiero un país sin corrupción, ni de derecha, ni de izquierda, ni de ningún color. Pero no voy a dejar de marcar la intención de usar los objetivos anticorrupción para fines políticos.

Para no ir muy lejos, ¿no fue M el que dijo que el “mayor error” de Susana Villarán fue investigar los actos de corrupción de Castañeda y denunciar varios de ellos, dicen que favoreciendo a Toledo?, ¿quién está usando algo tan delicado como la cautela de bienes públicos como petardos políticos?

Raúl Wiener


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital