“Roba agua” implicado en estafa a un ministerio

El Poder Judicial constató que las 500 hectáreas de terrenos que adquirió el congresista Elard Melgar Valdez por “prescripción adquisitiva de dominio” están en abandono, por lo que habría incurrido en una estafa para apoderarse de esas tierras que originalmente le pertenecían al Ministerio de Agricultura.

| 28 agosto 2012 12:08 AM | Política | 2.8k Lecturas
Congresista fujimorista en aprietos.
Comisión de Ética debe ver el caso del congresista fujimorista Elard Melgar Valdez

Más datos

LOS INGRESOS DEL CONGRESISTA

Melgar Valdez declaró en octubre de 2005 ante el Departamento de Investigación de Estafas de Villa El Salvador que era empresario dedicado a la actividad agropecuaria y agroindustrial en la Agropecuaria San Ramón SAC desde el 2000, percibiendo una remuneración mensual de tres mil nuevos soles. Sin embargo, como publicamos ayer, el candidato Melgar Valdez declaró cero ingresos en su declaración jurada de vida ante el Jurado Nacional de Elecciones.
2862

Melgar Valdez, como publicamos ayer, había utilizado la figura legal de “prescripción adquisitiva de dominio”, para obtener mediante su empresa Agropecuaria San Ramón el título de propiedad de esas tierras, porque supuestamente estaban abandonadas por el Estado.

Sin embargo, el juez de la Corte Superior de Justicia de Huaura, Teodoro Espinoza Varillas, suscribió en un acta realizada el último sábado 25 de agosto que las tierras que Melgar Valdez dice acumular por “posesión pacífica, pública y continuada” están abandonadas y no existe una posesión real.

El abandono de las tierras supuestamente ocupadas por Melgar Valdez sería una prueba evidente de la actuación dolosa de este personaje, que desde 1994 ha logrado acumular tierra, agua y poder, en la provincia de Huaura, utilizando sus influencias políticas sobre entidades del Estado.

El acta elaborada por el juez Espinoza Varillas indica claramente que “los terrenos de propiedad de Agropecuaria San Ramón (…) se encuentran en estado de abandono, es decir nadie se encuentra en posesión, ni existen vestigios de que lo haya estado”.

Este documento demostraría que Melgar Valdez habría mentido a las autoridades para apoderarse de esas tierras, pero no sería la primera vez que el parlamentario fujimorista incurre en falsedades para lograr sus objetivos.



TURBIOS MANEJOS
Melgar Valdez renunció a la gerencia de su empresa Agropecuaria San Ramón supuestamente para adecuarse a la ley que demanda a los parlamentarios dedicarse a tiempo completo a su labor, pero se nombró “apoderado” con las mismas prerrogativas del dueño de una compañía.

Todos estos manejos del congresista fujimorista están en la partida 11204765 de la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (Sunarp).

El caso, según el congresista de Gana Perú Rogelio Canches, debe ser visto de oficio por la Comisión de Ética del Congreso.

En diálogo con LA PRIMERA, Canches, quien integra la Comisión de Fiscalización del Congreso, remarcó que los congresistas están prohibidos de hacer trámites u otras acciones en beneficio propio y sobre todo con el agua “que es el líquido vital que urge a toda la población”.

Recordó que existe una Autoridad Autónoma del Agua, encargada de regular el uso de este elemento, que debe ser respetada por todos. “Creen que porque son congresistas pueden usufructuar y pueden hacer lo que quieren y no es así”, dijo.

Enfatizó que, en su opinión, la denuncia de LA PRIMERA amerita una investigación en la Comisión de Ética que preside el congresista de Alianza por el Gran Cambio, Humberto Lay.

“Ningún congresista puede realizar algún trámite para beneficiarse de forma irregular”, insistió el parlamentario al agregar que existen muchos parlamentarios que creen que son elegidos para hacer lo que les “dé la gana” y no para trabajar en tareas legislativas.

Como informó ayer este diario, el congresista fujimorista como “apoderado” de la empresa Agropecuaria San Ramón SAC fue sancionado por la Autoridad Autónoma del Agua con 30 Unidades Impositivas Tributarias por la utilización del recurso hídrico sin contar con el derecho del uso del agua correspondiente y por destinar las aguas a uso o predio distinto por el cual fueron otorgadas, sin autorización de la Autoridad Nacional del Agua.


Raúl Wiener / Vilma Escalante
Redacción

Loading...


En este artículo: | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD