Rey y Pastor responsables

Juristas de organismos de derechos humanos responsabilizaron ayer al gobierno por permitir gollerías al jefe terrorista Abimael Guzmán y culparon a los ministros de Defensa, Rafael Rey, y Justicia, Aurelio Pastor, así como a la Marina de Guerra, por la vulnerabilidad de las medidas de control del penal de máxima seguridad de la Base Naval del Callao, donde purga una condena de cadena perpetua.

| 15 setiembre 2009 12:09 AM | Política | 841 Lecturas
Rey y Pastor responsables
Se rasgan las vestiduras, pero de la Base Naval salieron los manuscritos de Abimael Guzmán.
Juristas responsabilizan a ministros por vulnerabilidad de centro de reclusión de Base Naval.

Más datos

El abogado de Abimael Guzmán, Alfredo Crespo, dijo que el libro contiene principalmente las notas que su patrocinado tomaba para preparar su defensa.

CIERRAN FILAS

Las bancadas del Partido Nacionalista, UPP, Unidad Nacional y AF rechazaron una eventual participación de Sendero Luminoso en la política nacional.
841

El secretario ejecutivo de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, Ronald Gamarra, responsabilizó al gobierno por la filtración de algunos manuscritos que aparecen en el texto “De puño y letra”, que la senderista Elena Yparraguirre compiló y que contiene en su mayor parte la estrategia legal del ex cabecilla terrorista en el juicio en su contra.

Dijo que este gobierno no puede evadir responsabilidades porque el Ejecutivo tiene el control del Centro de Reclusión de Máxima Seguridad (Cerec) de la Base Naval del Callao, que depende directamente del ministro de Defensa, Rafael Rey.

Por su parte, el jurista Carlos Rivera del Instituto de Defensa Legal (IDL), sostuvo que tanto la seguridad interna como la externa del centro de reclusión de la Base Naval, está a cargo de la Marina y no del INPE, que controla otras cárceles del país.

“Responsabilizo a la Marina de Guerra, como parte del Estado, y si el gobierno va a ser drástico lo correcto será que el procurador del Ministerio de Defensa investigue y establezca responsables del director del Cerec y los marinos que allí laboran a fin de que sean denunciados ante la Fiscalía y reciban el peso de la ley”, demandó Carlos Rivera.

Sostuvo que, así como hace poco el Instituto Nacional Penitenciario (Inpe) destituyó a un funcionario del penal San Jorge por permitir el ingreso de bailarinas al recinto carcelario, ahora el gobierno debe aplicar la misma severidad al jefe del Cerec, sancionándolo ejemplarmente por permitir la filtración de manuscritos con los que editaron el libro.

Gloria Cano, abogada de la Asociación Pro Derechos Humanos (APRODEH), culpó al gobierno por permitir que haya salido parte del contenido del libro del sanguinario ex líder senderista preso.

“Quien controla el ingreso y salida de personas a la celda de Guzmán es la Marina, que forma parte del Estado. Pero hay que tener presente que Vladimiro Montesinos, preso en el mismo recinto Cerec, editó y publicó en 2006 un libro contra el candidato opositor Ollanta Humala -el APRA, beneficiaria del texto, no dijo entonces nada- y ahora Abimael prepara un segundo libro y nadie investiga, todo queda en nada”, cuestionó la representante de Aprodeh.

Antonio Salazar, abogado del Instituto de Defensa Legal (IDL), dijo que el gobierno no debió permitir que parte del contenido del libro saliera del presidio que se dice es de máxima seguridad.

“Entonces no hay control eficaz de la Marina que es parte del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y del propio Ministerio de Defensa. También es responsable de estos hechos el ministro de Justicia porque tiene jurisdicción de todos los penales a nivel nacional a través del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe)”.

Por su parte, el ex presidente de la Sala Antiterrorista, y el constitucionalista Aníbal Quiroga coincidieron en que no hay apología del terrorismo en el libro ni en su presentación pública.

César Ascues Uribe
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD