Rey defendió contrato ilegal

El exministro de Defensa, Rafael Rey, se presentó ante el Congreso como un defensor de las Fuerzas Armadas para encubrir de manera prepotente y altisonante la suscripción del contrato irregular entre el Comando Conjunto y la empresa israelí Global CST, el cual fue suscrito en el gobierno de Alan García y es considerado una traición a la lucha en el Vrae.

| 28 febrero 2013 12:02 AM | Política | 1.2k Lecturas
Rey defendió contrato ilegal
Acudió al Congreso para defender a capa y espada cuestionado contrato de FF.AA. con firma israelí Global CST, suscrito en gobierno de García.
1217

Rey esquivó todas las preguntas incómodas formuladas por los miembros de la Comisión de Fiscalización. En sus intervenciones, llenas de prepotencia, no reconoció que este proceso, por tener un carácter de secreto militar o de orden interno, obligaba la presencia de tres postores de acuerdo al artículo cuarto del Decreto Supremo 052.

Tampoco dijo que sí había competidores interesados, pues en un inicio se presentó, junto a Global CST, la empresa norteamericana Armaz, que finalmente dio un paso al costado, de acuerdo a lo señalado a LA PRIMERA por el congresista de Acción Popular-Frente Amplio, Yonhy Lescano.


REY DE LA SESIÓN
Olvidándose de que era un invitado, el exministro de Defensa leyó por casi dos horas sus descargos, y planteó responder una por una las interrogantes de los congresistas y no esperar toda la rueda de preguntas para recién hacerlo, como se estila y a lo que debió ceñirse, si el presidente de la Comisión, Gustavo Rondón, hubiera sido menos complaciente con sus excesos.

Al ser aprobada su propuesta, que más sonó a una orden, no faltaron las protestas de los legisladores de Gana Perú y de Acción Popular-Frente Amplio, entre ellos, Teófilo Gamarra, quien reclamó por qué se acataba a pie juntillas los planteamientos de Rey, respaldado en todo momento por el fujimorismo y el Apra, que hasta pidieron la vacancia del contralor Fuad Khoury; el denunciante al que trataron como denunciado.

Esto era solo el principio, pues Rey mantuvo su soberbia y arrogancia, a lo largo de las cinco horas que duró su presentación ante la Comisión de Fiscalización del Congreso, cuyos miembros, a excepción de los apristas y los fujimoristas, tuvieron que soportar su temperamento altanero.



DEFIENDE CORRUPCIÓN
Durante la sesión se produjo una discusión entre Rey y los congresistas Yehude Simon y Víctor Andrés García Belaunde. Simon le increpó por ofender a los parlamentarios y llamar a los militares “mi gente” y pretender que el caso, que involucra a algunos oficiales retirados, es supuestamente una afrenta a las Fuerzas Armadas.

En otro momento, Rey le dijo a García Belaunde “no ofendas a gente que conozco”, cuando este hizo un recuento de los casos de corrupción perpetrados por miembros de las Fuerzas Armadas y mencionó que la empresa Global es acusada de haber defendido al régimen dictatorial de Kadaffi, entre otros.

“Sin ser abogado, pretendo ejercer la defensa de los oficiales por su honestidad y profesionalismo”, dijo Rey, en alusión a los militares involucrados en este presunto irregular contrato que habría generado una pérdida al Estado de unos 40 millones de soles.



ENCUBRIMIENTO
Rey justificó la contratación en el hecho que entre marzo de 2008 y noviembre de 2009 se registraron 57 muertos y 31 heridos entre los miembros de las Fuerzas Armadas en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene (Vrae).

Dijo que la compañía fue contratada porque tenía buenas referencias de los gobiernos de Estados Unidos, Israel y Colombia. Sostuvo que los militares contratados tenían preparación en terrenos selváticos y escarpados, como el Vrae, por su actividad en terrenos similares en Colombia.

Sobre la exoneración del proceso de selección, argumentó que esa decisión fue adoptada bajo el concepto de “secreto militar y de servicio personalísimo”, que la propia Contraloría –según dijo– autorizó para que procediera la contratación y que no se necesitaban bases porque no se trataba de un concurso público.

Aseguró que la empresa Global CST había cumplido con la presentación de la carta fianza para el pago de 9 millones 100,000 dólares. Dijo que tuvo el aval del Ministerio de Economía y Finanzas; aunque no supo qué decir ante el hecho que la carta fianza fue hecha a nombre del Ministerio de Defensa y no del Comando Conjunto, por lo que no tenía valor alguno, ni sobre el uso de una resolución falsificada para posibilitar el contrato.

Aseguró que la Contraloría estuvo al tanto del proceso de contratación, de que sería el CCFFAAs la que asumiría los impuestos, aunque el contralor Khoury ha aclarado que solo tuvo una participación preliminar e hizo algunas recomendaciones, sin involucrarse más en el caso.

Rey negó la presunta comisión de los delitos de colusión y falsedad genérica denunciados por la Contraloría ante el Ministerio Público, que ha abierto un proceso de investigación. Su defensa, llegó al extremo que, sin presentar pruebas, sostuvo que el contrato cuestionado significó un ahorro al Estado de aproximadamente 30 millones de dólares.



EVADE PREGUNTAS
Rey, haciéndose al ofendido y víctima de persecución política, evitó responder las preguntas incómodas de parlamentarios como Víctor Andrés García Belaunde, quien le consultó cómo llegó Global al sector Defensa, cómo seleccionaron a los alumnos a capacitarse y sobre la carta fianza. “No voy a reiterar las mismas respuestas a las mismas preguntas, sino ha escuchado porque está distraído o no ha estado, no es mi problema”, le contestó, al igual que a otros legisladores.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.738537073135